Denuncian que la justicia separó a una nena de 7 años de su madre

El letrado que representa a la mujer contó que la madre de la nena se separó de su esposo - madre de la menor- y ahora está en pareja con un obispo de la Iglesia Luterana, y precisamente a raíz de esa relación surgió la batalla judicial por la cual ahora está lejos de la niña.

Buenos Aires.Una mujer denunció que la Justicia decidió separarla de su propia hija, de 7 años de edad, a quien puede ver sólo una vez por semana durante una hora, porque
supuestamente sus "valores religiosos" afectan la psicología de la nena.

El letrado que representa a la mujer contó que la madre de la nena se separó de su esposo - madre de la menor- y ahora está en pareja con un obispo de la Iglesia Luterana, y precisamente a raíz de esa relación surgió la batalla judicial por la cual ahora está lejos de la niña.   El abogado Andrés Carvajal, quien representa a la desesperada mujer, relató que "se trata de un caso de pura ignorancia y preconceptos infundados en relación a creencias religiosas, lo que
constituye pura discriminación, sin lógica y, algo mucho más grave, sin el mínimo de humanidad".

Según contó el letrado, la decisión fue tomada hace tres meses por el Tribunal de Familia Nº 1 de La Matanza, a cargo del magistrado Daniel Di Tada. El abogado Carvajal, en declaraciones al matutino Diario Popular, explicó que "la separación de la nena se llevó a cabo en
la primera audiencia a la que fue llamada su madre, sin previo aviso y sin estudios ambientales concretos, como visitar el lugar donde vivía".  La dramática historia comenzó con el divorcio de los padres de Milagros, la pequeña que ahora está separada de su madre.

En ese sentido, el abogado expresó que "el progenitor tiene antecedentes de violencia  doméstica, incluso hay escritos de la nena presentados en esta causa, donde ella misma cuenta que fue víctima de maltratos físicos".

 En ese marco, como ocurre con muchas parejas que se disuelven, se llegó a una situación donde no se cumplían con los regímenes de visitas acordados judicialmente.  Así, la causa tomó un novedoso rumbo cuando la mujer formó una nueva pareja, con un obispo de la Iglesia Luterana, un desprendimiento de la iglesia romana que tiene 70 millones de seguidores en todo el planeta y fuerte presencia en la Argentina. 

 "A partir de esta relación, el padre biológico de Milagros comenzó a presionar con supuestos  abusos psicológicos, siempre relacionados a la creencia y práctica religiosa de su madre. Y
presentó una medida cautelar, presente en el artículo 53 del Código Procesal, donde se requieren apenas dos testigos, que fueron justamente dos vecinos de la parroquia donde ahora vive la mujer, quienes están molestos por la gran cantidad de gente que asiste al lugar y el volumen de la música", contó el letrado.

 "Para probar los supuestos abusos físicos como psicológicos, bastó con presentar las  declaraciones de estos vecinos, que nada pueden declarar respecto de las acusaciones por consecuencias psíquicas o físicas que padezca Milagros en torno a su presencia en un hogar creyente", dijo Carvajal.  El abogado agregó que "el magistrado decidió arrancar a Milagros de su hogar, de su colegio y de su entorno familiar, poniéndola bajo la guarda de su abuela paterna".

"Mientras se continúa con este dispendio, Milagros sigue alejada de sus afectos, de sus amigos y de su vida", fundamentó el abogado en uno de los escritos.  También recuerda que uno de los argumentos es que "la convivencia de la nena con su madre y su nueva pareja la afectan
en su salud, vida de relación y en sus estudios".   Sobre esto último, Carvajal presentó a la justicia un escrito firmado por la ex maestra de la nena, de segundo grado, donde -apoyando a la madre- textualmente manifestó que "Milagros es una buena alumna, cumple diariamente con sus tareas y se nota la dedicación del hogar", sostuvo que "se la nota una nena feliz, cariñosa con sus docentes y personal de la escuela" y precisó que "está muy bien educada, impecable en su presentación".

 "Mientras tanto -indicó el letrado-, Milagros sigue alejada de su vida feliz, de sus compañeros del colegio, de la dedicación que le brinda su madre y actual pareja. Ya no baila, ni juega. Ya no
tiene recreos. Le han arrebatado la vida".

Opiniones (0)
21 de septiembre de 2017 | 09:56
1
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 09:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'