Violación, marcha y testimonio de la víctima: "Trataré de seguir adelante"

En medio del debate desatado por el Gobierno por la "castración química", las palabras de la joven de 18 años abusada sexualmente cobran otro sentido. Cómo sigue la vida después de vivir un hecho aberrante. Sus vecinos protestaron para pedir desde luces para los baldíos hasta justicia para que nadie más sufra.

Los vecinos del barrio Jardín Sarmiento, Campo Papa y las zonas aledañas se reunieron cerca del mediodía para pedir justicia ante la violación de una chica de 18 años, que fue atacada cuando se bajaba del micro para regresar a su casa. Esa chica, quien se ha convertido en la octava víctima de una violación en menos de dos semanas, dio su testimonio –doloroso pero valiente- a MDZ.

Perdida en el centenar de personas que se congregaron para manifestar, la chica de 18 años caminaba abrazada y con la cabeza baja para no ser captada por las cámaras. Sin embargo, sus vecinos sabían que ella y su familia estaban allí presentes y con más ánimo pedían seguridad, reclamo que era apoyado en unos carteles con actualizadas frases de la coyuntura.



“No a las pastillas, sí a la condena” o “¿Jaque: usted le daría pastillas si violaran a su hija” fueron las frases que encabezaban la protesta vecinal que comenzó en el Centro Educativo Arco Iris hasta la esquina de Chuquisaca y Segundo Sombra –en la entrada del barrio Jardín Sarmiento-, donde la chica fue interceptada por un sujeto que la llevó, cruzando un descampado, hasta el barrio Los Cerrillos donde fue ultrajada.

El hecho ocurrió el martes y aún no hay datos del sospechoso. Posiblemente, porque las descripciones de la víctima fueron escasas ya que el sujeto actuó con el rostro semi tapado. La madre de la chica abusada sólo pide poder vivir tranquila: “Que lo encuentre porque sabe muchos datos nuestros ya que le preguntó a mi hija un montón de cosas mientras la llevaba caminando. Hoy me tocó a mí, pero puede pasarle a cualquiera”. En el video, la mujer cuenta cómo ocurrió todo:




La protesta fue encabezada y organizada por los docentes del Centro Comunitario Arco Iris, lugar donde se conoce a fondo la problemática por tratarse de un “barrio marginal”. La directora Liliana Villegas fue una de las pocas personas que se animó a dar su nombre y a dar la cara frente a los medios. Ella no vive en el barrio, pero trabaja más de hora enseñando a los hijos de los padres que salen a trabajar. Sabe lo difícil que es construir un futuro mejor para esas familias.

“Es hora que nos acostumbremos a reclamar. Hay una co-responsabilidadad de la sociedad. Pero el Estado tiene responsabilidades indelegables y tiene que salir a cuidarnos. Queremos trabajar en red porque lo que le pasó a ella, nos pasó a todos. Tener que conformarnos porque no la mataron es inconcebible”, señaló Villegas y mostró un petitorio firmado por las distintas asociaciones de la comunidad.

Al tiempo otra docente, que sí vive en el barrio, dijo: “Esto pasa por todo el entorno, es la sociedad que está torcida porque da vuelta la cara. Nos miran sólo cuando quieren un voto. Esa es la pobreza que sufrimos, somos dejado de lado”, fue la triste pero real reflexión de la maestra que hace más de cinco años se dedica a dar apoyo escolar a los “pibes” de las barriadas de Villa Marini.

El presente y el futuro, desde quien sufrió el abuso

“No caigo” fue la primera expresión de la chica de 18 años que es el caso de abuso sexual nº 8 de las últimas dos semanas, pero que, fuera de las estadísticas, tiene nombre –que queda reservado por ser menor-, una vida y un futuro. Mientras el gobierno y la sociedad hablan de la controvertida “castración química” para los violadores, la joven sólo dice y pide a las que pasaron por lo mismo: “Hay que seguir adelante”.

Ella tiene 18 años y se está preparando para el pre universitario de Medicina, la carrera con la que piensa ganarse la vida. Volvía de clases en un ómnibus del grupo 3 cuando fue sorprendida por el desconocido, que la abrazó y la hizo caminar 15 cuadras hasta un descampado del barrio Los Cerrillos, pasando el autódromo.

“Me imaginé que me iban a robar nada más. Nunca pensé que me iba a pasar eso”, dijo sencillamente la joven a MDZ y agregó: “Nunca lo había visto, pero igual mucho no lo vi porque estaba tapado”, recuerda aún muy perturbada la chica, quien aseguró que el hombre no le mostró un arma pero la agarró y le tapó la boca para que no gritara. Todo pasó a unas cuatro cuadras de su casa.

Sin embargo, el camino hacia su casa se hace largo y peligroso porque tiene que atravesar descampados con escasa iluminación. Eran las 20.30. Ella se había tomado uno de los últimos micros ya que después de las 21, queda una mínima frecuencia y, además, la parada queda a dos cuadras de la entrada del barrio, acceso que hoy estuvo cortado por la protesta vecinal.

“Pasaron dos horas o un poco más. Traté de ubicarme. No sabía dónde estaba. Llegué a mi casa y se lo conté a mi mamá”, relató la estudiante tratando de reconstruir el horror que vivió. Pero hoy estaba allí, en silencio, pero protestando porque ella es consciente de lo que a diario se vive y porque, con el sostén de su familia, quiere ser un ejemplo de que pudo seguir pese a lo que vivió para sus cinco hermanitos.

“Voy a tratar de seguir adelante y seguir estudiando. El lunes vuelvo. Hay algunas que se encierran y no cuentan, les diría que lucharan, que traten de seguir adelante”, se anima hasta aconsejar ella que sabe en carne propia lo que es ser víctima de un delito y saber que alguien se robó su intimidad.
Opiniones (5)
20 de agosto de 2017 | 06:25
6
ERROR
20 de agosto de 2017 | 06:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ojala que esto no quede impune,aunque ya me huele que ,desgraciadamente,no va a pasar nada.realmente esto tiene que terminar,yendose ciurca,castrando a los h.d.p.estos o de alguna manera.es envidiable la fueza de esta chica,que siga adelante.
    5
  2. ¿cómo van a castrar a los violadores si no agarran ni uno y cuando detienen a uno, lo sueltan por "errores de procedimiento" aunque su ADN lo identifique como el violador? ¿Han inventado un método para castrar por vía satélite, por internet o por celular?
    4
  3. Lamentablemente, todos somos violadores. Desde la Presidenta que viola las Leyes y Normas, hasta estos animales de violacion carnal. Es el producto de la falta de educacion, falta de respeto, falta de justicia y sobretodo, de los excesos de malos ejemplos. Si NK se muestra impune, la Jueza Parrili grita a los 4 vientos su impunidad, que se puede esperar de la mona chita con navajas...
    3
  4. A Ciurca y a Jaque ya los catraron no?? No se me parece por que no tiene las bolas para hacer algo.
    2
  5. DE QUE ESTAS VOS AL FRENTE DE LA SEGURIDAD SE A IDO INCREMENTANDO LA INSEGURIDAD.. NO SOS APTO PARA EL CARGO.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial