Deportes

Perú, otra vez el gran árbitro para Argentina

Hace 40 años, en Buenos Aires, Perú eliminó a la Argentina del Mundial de fútbol de México 1970. Los rioplatenses necesitaban ganar, pero apenas empataron 2-2 y su cupo fue para los "incas", que cumplirían luego una campaña destacada en tierras "aztecas". Oswaldo Ramírez, el delantero de 22 años que marcó los goles del Perú en aquel partido, lleva 17 años sin pisar un estadio de fútbol. Se alejó complementamente, molesto por el pobre rendimiento de sus sucesores en la selección.

Los tiempos cambiaron. El peruano no es el equipo brillante de aquellos tiempos, sino una selección débil, la peor en la actual eliminatoria sudamericana hacia el Mundial de Sudáfrica 2010. Pero el destino quiso que otra vez el Perú sea el juez de la suerte de Argentina, ésta vez no para provecho propio, sino de Argentina.

El Perú no tiene ya nada qué perder el sábado. Y quizás tampoco tiene nada concreto para ganar, eliminado como está de cualquier opción desde varias fechas atrás. Pero los jugadores saben que dejar a los argentinos fuera de un Mundial sería impactante y podría borrar en una pequeña parte la pésima campaña.

En ese marco, los rumores abundan. Unos dicen que rivales directores de Argentina en la lucha por la clasificación les ofrecieron incentivos a los peruanos. Otros dicen que el árbitro boliviano René Ortubé, por masndo directivo, estará preso a darle una mano a los "gauchos". Ninguno de los rumores tiene una prueba que lo respalde.

La suspicacia y la emoción vuelven a rodear entonces un partido entre esos dos equipos. De hecho, el que libraron los dos equipos en el Mundial de Argentina es uno de los cotejos más comentados y sospechados de todos los tiempos.

Argentina, cuya dictadura militar quería ganar el Mundial sí o si, necesitaba ganarle por cuatro goles de diferencia al Perú para acceder a la final, ya que en ese entonces se aplicó un sistema más complejo en lugar de las clásicas semifinales. La tarea no era sencilla, el cuadro albirrojo no era una pera en dulce.

Pero si no lo era, lo pareció. Cayó por 6-0 en una pésima actuación. El dictador argentina Jorge Videla en el camerino del Perú, las extrañas coordinaciones del dictador peruano Francisco Morales Bermúdez, los posteriores cariños políticos de Buenos Aires a Lima y los rumores de millones de dólares circulando por ahí. Todo se juntó.

Argentina ganó el Mundial y no se probó nada irregular. Tampoco se desvirtuaron las conjeturas. Parece que los secretos de lo que pasó, si pasó, irán a la tumba de los implicados, si los hubo.

En 1985 estuvo a punto de repetirse lo de 1969. Esta vez, también en Buenos Aires, a Argentina le bastaba un empate y, a falta de 10 minutos del final, el Perú ganaba por 2-1. Fue entonces que en una jugada con gran mérito de Daniel Passarella, Ricardo Gareca marcó el empate.

Muchos consideran que Gareca cometió falta y el gol debió anularse. Años después, el propio anotador insinuó estar entre quienes creen que era inválido. Pero lo validaron, el Perú volvió a Lima y Argentina se fue a México a ganar el Mundial de 1986.

En 1993, los dos equipos volvieron a ser protagonistas de una definición, pero en partidos distintos. Argentina fue apabullada en su casa por Colombia, 5-0. Parecía el acabose. Para llegar a un repechaje, los argentinos debían esperar que Paraguay no le ganara al eliminado Perú. Y no le ganó. Un gol agónico dejó las cosas 2-2.

¿Habrá incentivos para el sábado? "No son malos. Si los hay, que avisen", dijo el volante peruano Roberto Palacios. "Son buenos para ganar. Si es para 'echarse' (entregarse), nadie agarrará", añadió el goleador Johan Fano.

La prensa habla de llamadas sospechosas desde Colombia, Ecuador, Uruguay y Venezuela, rivales directos de Argentina. El presidente de la Federación Peruana de Fútbol, Manuel Burga, desmiente cualquier cosa subterránea. Como siempre, no hay pruebas.

Aficionados y comentaristas peruanos no les prestan atención a los rumores. El equipo nacional es tan malo, dicen, que hasta con una estrategia de Diego Maradona se le puede ganar sin trucos.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|13:26
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|13:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016