Secuestraron y drogaron a la esposa de un policía en Guaymallén

En un confuso episodio, la pareja del uniformado fue "levantada" frente al Hospital Notti por un vehículo en el que iban dos hombres y dos mujeres. En el interior del coche, obligaron a la mujer a tomar unas pastillas. Unas horas después la abandonaron en Los Corralitos y le dijeron: "Alejate de tu marido".

La esposa de un policía sufrió un secuestro express en Guaymallén, cuando cuatro personas la abordaron y la drogaron, para luego dejarla abandonada en Los Corralitos. Antes de irse, los malvivientes le advirtieron: “Alejate de tu marido”. Cabe mencionarse que el esposo de esta mujer,  trabaja en el Centro Estratégico de Operaciones (CEO, el 911).

El episodio es muy confuso y así lo manifestaron los colegas del uniformado que trabajan en la comisaría 25, de Guaymallén, quienes relataron sorprendidos, y con el entrecejo fruncido, lo que había sucedido este miércoles. Agregaron que alguien no está diciendo toda la verdad, siendo que los únicos que se han expresado es la mujer y su marido policía.

Esta mujer, de 36 años, se encontraba frente al Hospital Notti cuando un auto se detuvo frente a ella. Se bajaron tres personas, dos mujeres y un hombre, quienes a los empujones la hicieron subir al auto. El cuarto sujeto era el conductor del rodado, quien a penas subieron los ocupantes,  comenzó a dar vueltas por Guaymallén.

Durante ese trayecto, una de las mujeres sacó unas pastillas y le dijeron a la mujer secuestrada que las tomara, como ella se rehusó a hacerlo, con un arma de fuego la obligaron a tragárselas.

Los captores la llevaron hasta Los Corralitos, aprovechando que la mujer no estaba en sus cabales, debido a las pastillas. Antes de abandonarla, una de las secuaces le advirtió: “Alejate de tu marido”. Eso lo recordó muy bien la víctima y lo incluyó en su declaración cuando denunció el hecho, según confió un uniformado de la mencionada seccional.

Más allá de este relato estremecedor, la mujer fue liberada, pero quedó mareada y descompuesta. Después de la liberación, le enviaron un mensaje de texto a su esposo policía diciéndole donde estaba su pareja. Éste había ido hasta el lugar indicado para ayudarla.

Mientras la víctima debió ser llevada hacia la Clínica Santa Rosa para que le realizaran un lavaje de estómago, su marido les contó a algunos colegas que él cree saber quién es la autora del secuestro de su esposa.

Relató que una de las captoras sería una mujer con la que “tuvo hace tiempo una historia”; pero su esposa, al no poder reconocerla por efecto de las pastillas, no hay confirmación si se trata de la “ex” del efectivo.

A los policías de la 25 les resultó extraño que una mujer, por más despechada que esté, logre conseguir a tres cómplices más para realizar un secuestro y poner en riesgo la vida de una persona. Por otro lado, los uniformados que se enteraron del suceso y lo dejaron trascender, entienden que el marido de la víctima está callando algo, pero averiguar si esa hipótesis policial es fuerte será tarea del personal judicial de la Oficina Fiscal Nº 8, donde fue radicada la denuncia.
Opiniones (1)
20 de agosto de 2017 | 13:47
2
ERROR
20 de agosto de 2017 | 13:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Por ahí me levantan a mí y me dan el mismo consejo. Saludos a toda la gente del MDZ!!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial