La necropsia confirmó que el niño Marcos Cardozo murió ahogado

El chico desaparecido en Luján y encontrado sin vida en un cauce de San Martín no sufrió lesiones. Las pericias determinaron que la causa de la muerte del adolescente de 13 años fue asfixia por inmersión. Sin embargo, la investigación judicial sigue para determinar cómo la víctima cayó al agua y descartar si alguien lo empujó. Fue intensamente buscado durante 45 días.

Los resultados de la necropsia del cuerpo de Marcos Cardozo (13) se dieron a conocer este martes y establecieron que el chico desaparecido en Luján murió de asfixia por inmersión. Si bien las pericias confirmaron que el adolescente se ahogó, la Justicia sigue investigando para determinar si la caída al agua fue accidental.

El cuerpo de Marcos apareció el miércoles 23 de setiembre y el viernes pasado se confirmó, mediante las pruebas de ADN, que se trataba del adolescente que estaba desaparecido desde el 19 de agosto, día en que fue visto por última vez cuando iba en camino a la escuela.

Desde aquella fecha, Marcos fue intensamente buscado por los bomberos porque se presumía que había caído al canal San Martín, cauce que pasa por detrás de la escuela Romelio Villalobos, establecimiento al cual se dirigía el adolescente. Aunque nadie lo vio caer, el rastreo de los canes indicaba que el chico había llegado hasta el borde del profundo zanjón.

Pese a la intensa búsqueda, el cuerpo de una persona apareció en las inmediaciones de una finca de Tres Porteñas en San Martín. Se temía que se trataba de Marcos pues –aunque el cadáver era estructura ósea con restos de tejido- la madre del adolescente identificó un collar blanco que había sido regalado por una tía a su hijo.

Después de la certeza dada por el ADN, la autopsia determinó la causa de la muerte y el estudio radiológico especificó que no había lesiones traumáticas. El chico murió ahogado pero no fue víctima de una golpiza.

Si bien estos estudios acabados confirmaron la hipótesis inicial de la desaparición de Marcos, el fiscal Fernando Giunta seguirá instruyendo la causa para lograr rescatar alguna otra información sobre los últimos minutos del adolescente con vida. Aunque cobra más fuerza la versión de una caída accidental, hay acciones pendientes para descartar otras hipótesis.

El expediente es largo y suma numerosas declaraciones sobre personas que creyeron ver a Marcos aquel 19 de agosto cerca de la escuela, pero nadie pudo certificar fehacientemente que fue visto junto al canal. Los padres del chico insisten que su hijo no puede haber caído porque conocía muy bien el camino desde su casa y sabía el peligro de bordear el canal.

Otras tantas fojas del expediente corresponde a declaraciones de personas que aseguraron ver a Marcos después de que Missing Children difundiera sus fotos y el Ministerio de Seguridad ofreciera una recompensa de $20.000. Sin embargo, estos aportes que indicaban que el chico había sido visto hasta en Neuquén no condujeron a ningún lado.

Aparentemente, Marcos cayó al canal aquel miércoles, día en que el cauce tiene mayor caudal porque era el último día antes del corte de Irrigación. La corriente puede haber arrastrado al chico por un cauce natural que derivó en la marginal en el Este. El rastrillaje de los bomberos fue negativo porque el cuerpo habría quedado enterrado en un “banco de arena” y luego fue sumergido cuando se reanuda el agua para el riego.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 11:41
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 11:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial