Los muros que separan el bien del mal

Todos tenemos muros y todos tenemos miedo. Para nosotros, los muros: a fin de dejar resguardados la libertad y el sosiego hasta nuevo aviso. Con el correr de los años, cada vez nos importa menos ser libres y cada vez nos importa más sentirnos seguros. Dime cuán alto es el muro de tu casa y te diré cuán oneroso es el precio que estás pagando para sentir un poco menos de miedo.

Es notable el poder que tienen los muros. Lo noté principalmente, y a lo largo de diez años, en la cárcel de Boulogne Sur Mer, cuando, tomando mates o haciendo teatro en algún pabellón, de pronto y reiteradamente observaba a un preso paralizado por una evidente maravilla: las ramas de un árbol que se mecía del otro lado de la pared.

Ahí, separados por escasos metros, el cielo y el infierno se rozaban las yemas para desazón, o tal vez esperanza, del condenado. Ahí, del otro lado de la pared, estaba aún la vida esperándolo; de este lado, en el pabellón seguía intacta la mejor versión del infierno en la tierra que yo haya conocido.  

Las paredes son tan contundentes que consolidan la inequívoca evidencia de lo diferenciado: de un lado de ellas está el hogar, el abrigo, la intimidad y el sueño; del otro, lo ajeno y lo desconocido, el peligro, la otredad. En algún rincón de nuestra memoria, cada uno de nosotros tiene aún información de la tibieza y el abrigo que nos proveía el útero, el lado de adentro, antes de salir pavorosamente, con escándalo, al lado de afuera.

Todos tenemos muros y todos tenemos miedo. Y al mundo le pasa lo mismo: los norteamericanos tienen miedo de los mexicanos; los israelíes de los palestinos; los chinos de los que no son chinos, los alemanes de los alemanes, los coreanos de los coreanos, los rusos de los chechenios, los iraníes de los pakistaníes, los malayos de los tailandeses y los que viven en barrios privados, de aquellos que viven en barrios públicos.

Ante esto, amigos, los muros: para dejar resguardados la libertad y el sosiego hasta nuevo aviso. Dime cuán alto es el muro de tu casa y te diré cuán oneroso es el precio que estás pagando para sentir un poco menos de miedo.


Chavela


La evidencia parece ser clara: nadie en su sano juicio querría tener de vecinos a los habitantes del barrio La Gloria. Entonces, si vas a construir un barrio, la estrategia deberá ser la siguiente: primero cerrá el perímetro con un muro de cuatro metros de altura; después planteá el ingreso, coqueto, ampuloso, escenográfico, justo por el otro lado y, después, poné el cartelito “Se venden lotes”: listo.

El éxito de la empresa se medirá por lo sólida que resulte la pared.

Son tiempos difíciles, amigos. No estoy diciendo aquí, aclaro por si hace falta, que haya que salir a derribar todos los muros del reino. Pongo el acento, más bien, en el hecho de que, con el correr de los años, cada vez nos importa menos ser libres y cada vez nos importa más sentirnos seguros, sobre todo si, por querer ser libres, terminamos nuestro vuelo a dos metros del piso, pero del lado de adentro de la tierra.  

Creo, debo decirlo, que esta evidencia es universal, sistemática y plurisignificativa. Ayer, mientras hacía las fotos para esta nota sobre el muro que cada uno de nosotros construye alrededor de sí mismo, me acompañaba Chavela, una mujer maravillosa que ha dedicado su vida a ayudar a niños y abuelos de su querido barrio La Gloria.

Después de varios años sin vernos, la vida de Chavela es la misma y sus manos siguen dispuestas y marrones para amasar amor y parar la olla en el barrio para cientos de personas, día tras día, mes tras mes, año tras año. Si existiera el paraíso, seguramente Chavela estaría en un sitio de honor, a pocos metros del Gran Arquitecto.

No obstante, últimamente, una nueva e imposible tristeza la inunda: la inseguridad. Y es obvio que no habla de la inseguridad de aquellos infames, ignorantes y mal nacidos que desearían ver a todos los pobres acribillados, sino de una verdadera, grave, decisiva: ahora, en el barrio, es común que los delincuentes que viven en la zona no tengan el menor empacho en asaltar a sus propios vecinos. Ya mismo aclaro que ningún choreo es saludable. Es sólo que, antes, el barrio era sagrado para algunos. Ahora, no.

- Son muy poquitos los gusanos acá. Todos los conocemos, pero habría que hacer una denuncia colectiva, porque los vecinos tienen miedo de hablar y los policías hacen lo que pueden…

Prende un cigarrillo y mira el muro esta santa señora bajo la mañana de oro en La Gloria. Chavela es hermosa al pie de la pared. Y la pared es siniestra al lado de Chavela.


Mansa discriminación separatista


No me enteré del muro porque los habitantes del barrio La Gloria hayan puesto alguna objeción a esa cicatriz de casi un kilómetro. Es como si, para ellos, al menos por ahora, fuese un recurso comprensible, lo cual nos indica, una vez más, que estamos en el horno.

Cuando una provincia naturaliza la irregularidad, cuando una comunidad observa la irregularidad como regular, es porque el barco sobre el naufragan nuestros destinos va directo al despeñadero.

- Nadie ha dicho nada por la pared. No creo que nadie vaya a decir nada. Acá en el barrio los vecinos están más preocupados por la inseguridad dentro del barrio y por la falta de trabajo que hay.

Chavela tiene que irse porque se le viene el mediodía encima y a esa hora la gente, también la del barrio La Gloria, tiene hambre.

En realidad, me enteré del muro por Lea, un chico que tiene un flamante blog llamado “Luzuriaga on line”. En él, en el único posteo concretado, nos dice acerca del muro: “Me dijeron personas del lugar que el muro es financiado por los vecinos del barrio lindante enclavado en el departamento de Maipú debido a los robos. Llama la atención que en terrenos públicos se permita mansa discriminación separatista, tanto la Muni de Godoy Cruz, como la de Maipú que es donde se encuentra la muralla. Lamentable es reflejo de una sociedad en nuestros días y de gobiernos que parecen ajenos a la realidad. Mientras más muros hagamos, más marginalidad”.


El enemigo


Cuentan que, durante la construcción de la Gran Muralla China, murieron diez millones de personas. Por suerte en este caso, los tiempos han cambiado y difícilmente mueran personas en el levantamiento de los muros con que hemos elegido protegernos los unos de los otros. Lo que agoniza, ahora, es, por caso, el concepto de ciudadanía y el espacio común como espacio de desarrollo social.

Igualmente, ahora, como antes, las grandes murallas se construyen para que no pase el enemigo. Ejemplos sobran y los hemos dado: para los chinos, el enemigo eran los nómadas xiongnu de Mongolia y de Manchuria; para los israelíes, en Cisjordania, el enemigo son los palestinos; para los árabes, los yemeníes; para los yanquis, los chicanos; para los coreanos, los coreanos y para los españoles de Melilla, los insólitos marroquíes. Y así podríamos seguir, trazando un muro que rodee el planeta y que, finalmente, separe como tantos quieren el Hemisferio Norte del Hemisferio Sur. 

Está claro: para nosotros, para todos nosotros, el enemigo somos nosotros mismos. Lo peor que nos puede pasar al enfrentarnos al espejo, es vernos reflejados en él con nuestras íntimas intenciones a la vista.

 

 

Opiniones (15)
13 de diciembre de 2017 | 15:06
16
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 15:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La realidad es irrefutable. El paredón es un límite, evidente. Veamos la parte buena. Este muro de un kilómetro, servirá para que cientos de chicos apoyados por profesores, desarrollen el arte de pintar, este puede ser un gran lienzo donde los pibes maravillosos ,todos, saquen de adentro sus penas y alegrías y sea el muro, el que les hizo descubrir la vocación . Este trabajo se ha hecho en villas de Buenos Aires Y río de Janeiro y han salido artistasos. El medio vaso lleno. Espero que hagan un barrio muy bonito y las personas del La Gloria, tengan trabajo.
    15
  2. A la ignominia de la pérdida de la libertad física, condicionada por la coyuntura cada vez más grave, hay que sumarle la próxima y evidente pérdida de la libertad de expresión. Sólo podrá manifestarse cosas como la importancia del agua en la navegación y del pedal en el ciclismo. Aparte se podrán manifestar loas a la administración oficial.
    14
  3. y ahora tengo una pared que divide el pasillo que conduce a la pieza de mis hijos varones en dos, por un lado va mi hijo varón mayor y por el otro el menor, sin que puedan pegarse como lo estaban haciendo, dejando a mis otras dos hijas divididas en su cuarto con una minipared porque se peleaban mucho y una le desordenaba las cosas a la otra. Además en la habitación que ocupamos con mi esposa pusimos un tabique que parte la pieza y nuestra cama en dos así no nos pateamos al dormir. En el baño hice un tabique que separa el inodoro del lavamanos para que pudieramos usarlo de a dos a la vez. En el comedor la mesa está separada y en el medio pusimos un mueble separador, de un lado estamos los varones y del otro las mujeres y cada uno tiene su televisor, así no nos peleamos a la hora de comer y ver tele. Cada uno tiene, además un televisor en su cuarto y un minicomponente, entonces si Ud. entra a mi casa puede escuchar hasta 6 temas musicales a la vez o ver 6 canales de tv diferentes y todo con volúmen fuerte. He tenido que comprar 6 PC para que cada uno navegue por internet en lo que quiera así no se pelean y tengo 3 heladeras, una para los varones, una para las mujeres y una para nosotros los papás, hay 2 aparatos de cocina para que se puedan hacer 2 platos de comida a la vez y tengo 6 baños porque es imposible coordinar los horarios. Como todos estaban enojados con la empleada del servicio doméstico, ahora tengo 6 empleadas a gusto de cada uno de los integrantes de mi hogar que hacen lo mismo pero de distinta forma, según quién se los pida. Como no todo lo de mi esposa me gusta y a mis hijos también había algo que les molestaba de ella, decidimos tener 6 esposas o mamás y cada una de ellas complace a los otros, también tenemos 6 papás y 12 hijos para complacernos todos. ASI DE RIDÍCULO SE VE ESTA PARED.
    13
  4. Desde que tengo un paredón en el frente de mi casa, después de varios sustos sin consecuencias en la seguridad física de mis hijos y mía tuve un experiencia notable. Un grupito de rugbiers, varios vecinitos de 16 años fueron expulsados de una fiestita. Como estaban "frustraditos" rompieron todo lo que pudieron (no robaron) causando daños de consideración. Hasta se subieron a algunos techos y arrancaron tejas. Ellos son los hijos de mis iguales, maldito espejo. Ya no se trata de marginales ¿Qué estaremos haciendo tan mal?
    12
  5. EL ÚNICO Y VERDADERO MAL SON LOS GOBIERNOS QUE LE DAN LA ESPALDA A LA POBREZA. LA INIQUIDAD ES SABER QUE HAY NIÑOS DESNUTRIDOS Y MOSTRAR DESIDIA TOTAL POR EL TEMA.
    11
  6. La verdad es que es jodido ver la casa dividida. Para ser honesto en el comentario, esto no tiene vuelta.Los de afura más afuera y los de adentro más adentro. Y no sabría especificar que lado ocupo, lo jodido es que pase a revistar en el metro ochenta, subterraneo.
    10
  7. Estos muros, son como los brazos que cruzamos, señal del cierre de nuestro corazon. Los muros no separan el bien y el mal. Solamente la educacion, la disciplina, la equidad y la humildad hara posible la no proliferacion de estos muros de lamentos. Entonces, cada uno de nosotros debemos aportar un granito de arena, ayudando y exigiendo ese objetivo social y responsable. Saludos.
    9
  8. ESTIMADO ULISES, COINCIDO PERO LAMENTABLEMENTE DADA LA SITUACION DE MARGINALIDAD Y POBREZA ESTOS SERES HUMANOS TIENEN QUE ESTAR ADENTRO DE SU BARRIO. HAY QUE HACER COMO SE HACE EN SUDAFRICA, EN DONDE LOS BARRIOS SON CERRADOS Y LOS SANITARIOS ESTAN EN LA ENTRADA DEL BARRIO, Y EL TRANSPORTE PUBLICO NO ENTRA. ME GUSTARIA QUE REGISTREN A LAS PERSONAS QUE ENTRAN Y SALEN DE ESTE BARRIO, DE ESTA MANERA SE ELIMINARIA EL INGRESO DE DROGA Y OBJETOS ROBADOS. SI UNA PERSONA TRABAJA Y ES HONESTA SEGURO VA A PODER ACCEDER A LA REQUISA. CON RESPECTO A LOS BAÑOS ME PARECE MUY BIEN, ASI DE ESTA MANERA LA GENTE APRENDE A HACER SUS NECESIDADES EN SANITARIOS ADECUADOS Y NO EN LAS LETRINAS QUE SE TRANSFORMARON SUS BAÑOS. NO ESTAMOS HABLANDO DE DISCRIMINACION, ESTAMOS HABLANDO DE DARLE A LA GENTE EL LUGAR QUE LE CORRESPONDE DE ACUERDO A SU POBREZA Y MARGINALIDAD. HASTA QUE NO SE TOQUE FONDO ESTA SITUACION VA A IR DE MAL EN PEOR.
    8
  9. Si apenas tiene unos 500 metros, encima podes ingresar por Juan B. Justo o por Rawson... por favor, Ulises deja de vender humo...!! P.d. El Bº Soberanía Nacional esta sobre el departamento de Maipú.
    7
  10. A ver si leemos bien antes de salir con los tapones de punta. Ulises contesta antes de que Uds. pregunten, porque es el típico pensamiento mediocre mendocino de "sálvese quien pueda". Dice U: "La evidencia parece ser clara: nadie en su sano juicio querría tener de vecinos a los habitantes del barrio La Gloria. " Y agrega: "...No estoy diciendo aquí, aclaro por si hace falta, que haya que salir a derribar todos los muros del reino. Pongo el acento, más bien, en el hecho de que, con el correr de los años, cada vez nos importa menos ser libres y cada vez nos importa más sentirnos seguros..." Todo bien, cerremos todos los barrios marginales, todas las villas. La sociedad sigue siendo una mierda si los que podemos y tenemos, no ayudamos a los que no pueden o no tienen. Con muros o sin muros: el mugriento que esconde la basura debajo de la alfombra, sigue siendo mugriento aunque todo brille.
    6
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California