El "meteorito" sería en realidad chatarra espacial rusa que cayó al océano

El astrónomo Jaime García sostiene que el fenómeno ocurrido el domingo fue en realidad la caída del cargador ruso Progress M 67, que fue desorbitado el domingo y cuyos restos cayeron al Océano Pacífico. Y da sus explicaciones al respecto. Agencias rusas de noticias espaciales confirman la información.

El meteorito que cayó el domingo por la tarde presuntamente entre Alvear y Santa Isabel, generando todo tipo de especulaciones en todo el país, podría ser –en realidad- un satélite ruso que falló en una caída programada, según el astrónomo sureño Jaime García, de acuerdo a una entrevista publicada hace instantes por Media Mza en San Rafael.

García dijo que el fenómeno del “meteorito” fue en realidad la caída de chatarra espacial. Y que pertenece a un cargador espacial que fue separado de la estación orbital rusa el lunes 21 de setiembre y “desorbitado” el domingo por la tarde. Esta información fue publicada por el Centro de Control de Vuelos, situado en la ciudad de Koroliov, cerca de Moscú.

El doctor Jaime García afirmó en una entrevista que difundió el programa “Tal Cual” de FM 95.7, en San Rafael, que su hipótesis respecto de lo que ocurrió el domingo con el “meteorito” sostiene que “son restos de la estación rusa Progress M-67 y no cayeron sobre la faz de la tierra sino muy probablemente en el Océano Pacífico en lo que se conoce como el Cementerio de los Rusos”.

García es doctor en matemáticas aplicadas y rindió su tesis sobre astrofísica. Es el Director del Instituto Copérnico, que se dedica a la observación astronómica y que tiene sede en San Rafael. Dice que el fenómeno que avistaron multitud de testigos en el Oeste de nuestro país especialmente en la provincia de La Pampa y en Mendoza se debió a la presencia en la atmósfera de un “cuerpo evidentemente metálico” y que se hizo visible por la hora del crepúsculo en que sucedió.

Su razonamiento considera dos opciones básicas. Una es que puede ser un cuerpo natural circulando en el espacio, con lo cual su denominación técnica sería meteoro, ya que sólo se transforma en meteorito cuando toca la superficie de la tierra. La segunda posibilidad es que se trate de lo que se conoce como “chatarra espacial” y ésta es la opción que cree más acertada.

García funda su hipótesis en tres puntos. El primero es la nube que quedó como rastro en el cielo, “porque eso indica que había mucho gas en el objeto”. El segundo es la gran altura en la que se observa en La Pampa, con lo cual no cree que haya caído en la Tierra sino en el mar, por la trayectoria que revela el rastro del cielo.

Y el último punto, es que tiene información de que el fenómeno fue avistado en Concepción en Chile a una hora correlativa con el momento en que se vio en nuestro país, con lo cual, este dato constituye un trazo evidente en la trayectoria del cuerpo que lo llevó a caer seguramente en el Océano Pacífico.

“Al llegar a casa verifiqué una información que tenía acerca de que el carguero ruso Progress M-67, que fue lanzado el 24 de julio y es una instalación que abastece a la Estación Espacial Internacional (EEI) y que además es la última herramienta analógica, porque desde ahora ya todo es digital, fue separado de la misma el pasado lunes 21 de setiembre”, dijo.

Y explicó que después de ser separado, el siguiente paso es “desorbitarlo” esto es dejarlo “suelto” para que derive y sea atraído por el fenómeno gravitacional de la Tierra y termine estrellándose en lo que se conoce como el “cementerio” de naves espaciales que está en el Pacífico Sur, en un lugar a mitad de camino entre Nueva Zelanda y la Isla de Pascua.

“Esta operación estaba prevista para el domingo 27 y muy probablemente, lo que se vio en el cielo mendocino sean restos de ese aparato que al caer se desintegró o tuvo desprendimientos en su rozamiento con la atmósfera”.

García considera que el aparato puede tener un tamaño aproximado a lo que sería un furgón o una camioneta como una “Traffic”

Un comunicado confirmaría la información

El sitio Media Mza pudo corroborar un comunicado que confirma la explicación ofrecida por el científico, y que dice que la última nave automática espacial rusa analógica, Progress M-67, se sumergió en las aguas del Océano Pacífico, según informó el Centro de Control de Vuelos, situado en Koroliov (en las afueras de Moscú).

También el sitio especializado ruso RIA Novosti confirmó la información.

Opiniones (1)
20 de agosto de 2017 | 12:10
2
ERROR
20 de agosto de 2017 | 12:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. la columna de humo puede verse como comienza a deformarse, siendo que primero era casi recta, por tanto està en zona con viento, por debajo de los 12.000 mts, sea lo que sea, cayò al sur de Alvear. quizàs una parte de la nave.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial