Deportes

Obama, Lula y la disputa política por los Juegos Olímpicos 2016

Los presidentes de EEUU y Brasil comandarán las delegaciones de sus países que defenderán en Dinamarca ante el COI las candidaturas de Chicago y Río de Janeiro, respectivamente, a sede de los Juegos de 2016.

Rio de Janeiro, apostando por llevar los Juegos Olímpicos por fin a Sudamérica, y Chicago, con el espaldarazo que acaba de darle Barack Obama, parten como favoritas frente a Madrid y Tokio en la elección de la sede olímpica de 2016, el 2 de octubre en Copenhague.

Rio alega que el Comité Olímpico Internacional (COI) tiene una deuda histórica con su subcontinente y Chicago cuenta más que nunca con la inestimable baza del presidente estadounidense, que hará una visita relámpago a la capital danesa el viernes para intentar influir en la votación.

La elección se ha convertido en los últimos días en un duelo cada vez más cerrado entre Rio y Chicago, que salieron algo mejor parados que Madrid y Tokio del informe no vinculante pero sí orientativo, que presentó la comisión evaluadora del COI hace casi un mes.

A Madrid, candidata por segunda vez consecutiva tras perder en su puja por los Juegos de 2012, le perjudica que dentro de tres años sea Londres, otra ciudad europea, la sede olímpica. Y Tokio, defendiendo su buena organización y su ínfima criminalidad, también padece la proximidad de Pekín-2008.

En cambio, Rio de Janeiro recuerda que el COI tiene una asignatura pendiente en Sudamérica, donde nunca ha habido unos Juegos Olímpicos (en América Latina sólo México los organizó en 1968), y Chicago parece superar todos los obstáculos gracias al carisma de Obama, que la ha hecho subir en los sondeos.

El presidente estadounidense, demasiado ocupado con la reforma sanitaria de su país y otros asuntos urgentes, se iba a limitar a enviar a su mujer Michelle. Pero a última hora, este mismo lunes, la Casa Blanca anunció que hará un hueco en su agenda para estar el viernes por la mañana en Copenhague.

Una apuesta clara por llevarse los Juegos, sin duda siguiendo el ejemplo del ex primer ministro británico Tony Blair, decisivo en 2005 al viajar a Singapur para apoyar a Londres-2012, que terminó imponiéndose por un escaso margen de cuatro votos a París.

"Estoy muy agradecido a Barack y Michelle Obama, ciudadanos de Chicago y líderes de nuestra delegación, por su apoyo", decía el martes Pat Ryan, el presidente de la candidatura estadounidense.

Ninguna de las candidatas ha querido descuidar el aspecto político, que puede resultar "decisivo" en la votación, como admitía en una reciente entrevista el propio presidente del COI, Jacques Rogge.

Madrid contará con la presencia del rey Juan Carlos I y el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, Tokio con la del nuevo primer ministro nipón, Yukio Hatoyama, y Rio con la del presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, implicado a fondo con Rio-2016.

"Durante estos dos últimos años ha hecho una gran campaña dentro de esta candidatura", decía el martes el presidente de la candidatura carioca, Carlos Nuzman, intentando contrarrestar el duro golpe del efecto Obama. "Es uno de nosotros y el viaje de Lula estaba previsto desde hace mucho".

Lastrada únicamente por el alto índice de criminalidad contra el que promete hacer "un esfuerzo especial", Rio lo tiene todo para ganar: instalaciones e infraestructuras, apoyo popular, innegables atractivos turísticos y culturales y una ocasión única para hacer historia.

Madrid, que frente a la regla no escrita de la rotación de continentes apuesta por una "rotación cultural" para organizar unos Juegos "latinos, mediterráneos y en español", se queda atrás, bajo el peso de esos dos gigantes, en su segundo intento
consecutivo tras fracasar ante Londres-2012.

Y Tokio, que presume de las instalaciones más compactas y de una gran organización, no responde a las expectativas del COI en cuanto al entusiasmo popular se refiere. Además, parece demasiado pronto para que los Juegos vuelvan a Asia tras la experiencia de Pekín.

Pero, como en todas las elecciones de sedes olímpicas, los votos de los delegados del COI son impredecibles.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|21:34
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|21:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016