Entrevista casual con una reina del Siglo XXI

Alexandra Kosteniuk es rusa, modelo, actriz… y Campeona del Mundo de Ajedrez. Cómo es la vida de una mujer que compite en un planeta de hombres. Una soberana 2.0 que descubrimos en Twitter, y el contacto que terminó en una entrevista con MDZ.

Es modelo por pasión, actriz por curiosidad… y -a los 25 años- fue coronada Campeona del Mundo de Ajedrez luego de un durísimo match con un prodigio chino. Juega desde que tenía sólo cinco años en su Rusia natal, cuando su padre descubrió que esa niña tenía algo especial.

Ella es Alexandra Kosteniuk, una figura del ajedrez mundial en plena actividad. La contactamos hace poco a través de Twitter, y concertamos una entrevista para MDZ Online. Es que encontrar una mujer capaz de ser la mejor ajedrecista del mundo, modelo, actriz, madre de una niña de dos años, blogger y esposa, -todo a la vez- es motivo al menos de curiosidad. Digamos que no entra en los estereotipos –machistas o no-  que la gente “compone” en su cabeza, casi siempre con una sarta de prejuicios en la mochila, cuando imagina a una jugadora profesional de ajedrez.

Chess player profesional y soberana, Alexandra fue la décima mujer en la historia del ajedrez mundial en obtener su título de GM entre los hombres. ¿Cómo puede con todo? Tiene su secreto, pero lo contaremos al final de esta nota.

En el mundo de Internet a Alexandra se la conoce como Chessqueen (Reina de ajedrez). Se trata de una soberana moderna, muy “interactiva”, muy 2.0, y en contacto permanente con miles de seguidores, alumnos, y otros ajedrecistas alrededor del mundo. Tiene su página personal, blogs, colabora en varios sites, y utiliza la red como fuerte herramienta de promoción. En diversas páginas hay miles de videos, fotos, comentarios, y entrevistas a la reina del tablero. Posee su propio canal en Youtube, donde es muy popular.

Antes de seguir, confieso un pecado. Como ajedrecista, desde adolescente; jamás consideré a las mujeres seriamente como rivales del tablero. Por una razón u otra, siempre pensé que ganarles –por más que militasen en categorías de elite- sería más o menos sencillo, como si en el ajedrez, como en muchos deportes; los hombres pudiesen imponer su fuerza física, o alguna habilidad extraña y oculta de la que ellas carecen, porque por múltiples motivos aún no han logrado ganar los torneos más importantes del planeta contra los hombres, ni destronar a un Anatoly Karpov, un Garri Kasparov, o un 'Vishy' Anand, por ejemplo. Vaya en mi descargo: No fui el único ignorante. Cuando las mujeres empezaron a jugar torneos, fue célebre un certamen en el que el premio era una máquina de coser. Y el genial americano Bobby Fischer abandonó un certamen una vez porque participaba una mujer, la campeona de EEUU Lisa Lane. Hay más. Muchos países, sobre todo en Europa Oriental, prohibieron a las mujeres competir en torneos de hombres. Un verdadero acto de discriminación.

Como sea, jamás le presté demasiada atención al ajedrez femenino, ni al estudio de partidas de las damas del tablero, salvo en alguna línea que me interesara especialmente. Muy pocas veces me tocó enfrentarlas, -jamás jugué profesionalmente- y sólo perdí una vez, en febrero de 2003 contra Anahí Meza, que era campeona argentina, en un Open en Colón, entre Ríos.

Alexandra, la Campeona del Mundo, tiene algo que decir con respecto a los hombres, las mujeres, y la competencia en el tablero, uno de los pocos deportes en los que las diferencias físicas o la fuerza bruta no desequilibran la balanza.

-¿Cómo sentís la diferencia entre hombres y mujeres en el ajedrez? ¿Por qué una de ustedes jamás fue campeona del mundo entre los hombres?

-No hay diferencias en las capacidades intelectuales entre hombres y mujeres. Pero las competencias de ajedrez suelen ser muy duras, muy tensas, y llevan muchas horas. Cuando gané el match por la corona del mundo, fueron tres semanas muy intensas en las que perdí cinco kilos. En esto los hombres pueden tener una pequeña ventaja. Para jugar ajedrez de manera profesional, hay que entrenar unas diez horas diarias, todos los días. Los hombres pueden pensar en sus familias más tarde. Para ellos, eso es más sencillo. Las mujeres no podemos. Tenemos muchas cosas más en qué pensar.

Su historia

Alexandra (a la izquierda, en una producción para Vogue) juega desde muy pequeña en su madre Rusia. Fue su padre, Konstantin Vladimirovich, quien descubrió las aptitudes de la niña. Veinte años después de ello, la pequeña prodigio se convirtió en una mujer Campeona del Mundo. Una larga carrera. “Nací en Pern, Rusia, el 23 de abril de 1984. Estoy muy agradecida con mi padre, que me enseñó a jugar a los cinco años. Y desde entonces he mejorado rápidamente. Mis primeros grandes triunfos fueron en torneos junior. En 1994 fui campeona europea sub-10” cuenta en su página oficial. Más tarde, fue campeona mundial sub-12 (1996), en 1997, a los 13 años obtuvo el título de Woman International Master (el equivalente femenino de un MI, según las reglas discriminatorias de la FIDE). En 1998, a los 14 años, consiguió el título de Woman Grandmaster, y en 2004, se convirtió en la décima mujer en la historia en obtener el título de Grandmaster (Gran Maestro) entre los hombres. La primera había sido una compatriota, Nona Gaprindashvili, en 1978. Y durante cierto tiempo, fue otra mujer –Judith Polgar- quien obtuvo el título de GM a más temprana edad: Fue a sus 15 años y 150 días en 1991. Un récord incluyendo a los hombres.

Como se puede ver, las chicas en el tablero son un asunto serio.

Pero Alexandra Kosteniuk no se dedica sólo al ajedrez. Escribe poemas, modela, participó en una película y se quedó con ganas de más cine, a los 14 años escribió un libro (“Cómo ser Gran Maestro a los 14 años”) que fue publicado en ruso, inglés y español. Y acaba de terminar un nuevo libro, “Diario de una reina del ajedrez”. Días atrás, cumplió un año en su reinado mundial, ya radicada en Miami con su esposo Diego -un joven colombiano criado en Suiza- y su pequeña hija de dos años. Desde allí, esta soberana que maneja las redes sociales y las potencialidades de Internet como muy pocos, irradia su magia al mundo.

-Aunque en algunos deportes es habitual, en ajedrez resulta novedoso hallar a una GM, campeona del mundo, y además, modelo… ¿Influye esto en tus rivales masculinos? ¿Les intimida de alguna manera la belleza femenina en el tablero?

-Sólo juego ajedrez con los Grandes Maestros. Por supuesto, yo soy un Gran Maestro también. Ellos no tienen tiempo de pensar en ninguna otra cosa, ni de distraerse. En la alta competencia sólo puedes pensar en las piezas que tienes enfrente, bailando en el tablero.

-Desde los 14 años, Gran Maestra entre las mujeres. Con el título de GM entre los hombres en 2004. Ahora, Campeona del Mundo. ¿Cómo se maneja el balance entre el ajedrez y la vida, o el ajedrez es la vida, como decía Bobby Fischer?

-El ajedrez es una parte muy importante de mi vida. Estoy muy agradecida con papá por darme este juego maravilloso, que me ha ayudado mucho. Te enseña a concentrarte, a trabajar duro, y te dice que los resultados obtenidos son consecuencia de los esfuerzos. Eso te ayuda a mejorar.

-A los 25 años, has conseguido casi todo lo que se puede desear en el mundo del ajedrez. ¿Por dónde pasan tus intereses ahora?

-Esto ha sido maravilloso. Hice mi mejor “gol” al convertirme en Reina del Ajedrez. Ahora voy a mostrar que el ajedrez es el mejor juego, y la mejor herramienta educacional para los niños. Claro que tengo otros intereses, como modelar, y mi sueño es convertirme en actriz. Acabo de filmar una película en Rusia. Es una bonita profesión.

-Sos una estrella internacional del deporte desde los 14 años. Invertís mucho tiempo en la educación de niños y en ajedrez infantil. ¿Qué les dirías a los padres de los niños que empiezan a jugar…?

-Que el ajedrez es el mejor juego, y que les va a dar muchas horas de entretenimiento y placer. Cuando estén jugando ajedrez, sus hijos aprenderán a resolver problemas y estarán adquiriendo habilidades que le van a ayudar en su crecimiento.

-Hablemos del juego en sí… ¿En qué fase te sentís más peligrosa? ¿Apertura, medio juego, final…?

-Una debe ser muy dura en todas las fases del juego. Y lo más importante es el resultado. De nada sirve estar mejor en la apertura o el medio juego si uno pierde el final. Mi padre siempre me impulsó a estudiar medio juego y finales cuando era una niña. Esa es la mejor manera de estudiar ajedrez cuando estás empezando. Ahora, debo actualizarme en aperturas y estudiarlas mucho.

-¿Tenés tiempo libre? ¿En qué lo invertís? ¿Hay tiempo suficiente para familia, amigos, esposo, diversión...?

-Por supuesto, después de un juego tenso es muy bueno relajarse unas horas, ir a caminar, hacer algún deporte… El ajedrez es un deporte intelectual y es muy bueno combinarlo con actividades físicas. “Mens sana in corpore sano” es un buen dicho. Estoy casada desde hace siete años. Mi esposo y yo tenemos una niña, Francesca, de dos años y medio. Me convertí en campeona del mundo poco después del cumpleaños de mi hija. Pueden ver que la vida familiar es compatible con el ajedrez. Claro, una necesita la ayuda de su familia con la bebé… También tengo una hermana tres años menor que yo, que vive en Moscú, y mis abuelos en los Urales. Nosotros nos hemos trasladado a Miami ahora.

-En diversos deportes hay diferencias entre los premios que reciben los hombres y las mujeres… En ajedrez, sucede… ¿Qué pensás de eso?

-La competencia de ajedrez es igualmente dura para hombres y mujeres. Salvo que las mujeres pelean más para ganar, y no hacer tantas tablas. Usualmente, los premios para los hombres son mejores. Claro que me gustaría que esto cambie, y estoy trabajando en ello.

-¿Alguna vez te sentiste agotada del ajedrez, pensaste en abandonarlo?

-Después de terminar un juego, es probable que te sientas agotada. Pero sólo espera unos días, y morirás por jugar otra vez. La emoción que se vive jugando ajedrez es maravillosa.

-¿Lloraste alguna vez al perder una partida? ¿Cómo has superado los malos momentos?

-Solía llorar al perder algún juego. Pero no me ha sucedido nunca más. Ahora, cuando pierdo, entiendo que he cometido un error, y entonces necesito estudiar ese error para no repetirlo. Disfruto la competencia, aunque ésta sea dura y debas esforzarte para ganar. Estoy agradecida de haber crecido en Rusia, donde están los mejores maestros y las clases más exigentes del mundo, que me permitieron estar en el equipo nacional. 

-Vimos en tus partidas que tomás riesgos, y los resolvés con mucha solvencia… ¿Cuál es tu línea de juego favorita?

-Juego muchas aperturas diferentes y he ampliado mi repertorio. Pero debo decir que mi favorita es la Ruy López, porque con ella he obtenido mis victorias más significativas, incluyendo el Campeonato del Mundo.

-¿Qué argentino te ha impresionado más?
 
- Miguel Najdorf. Él ha creado una línea de la Defensa Siciliana, y la he jugado muchas veces. Su nombre es conocido prácticamente por los jugadores de ajedrez de todo el mundo.
 
- ¿Qué les dirías a las mujeres que juegan ajedrez?

-Que no tengan miedo de jugar ajedrez con los hombres. Sus chances de ganar son del 50 por ciento. Es relativamente sencillo para las mujeres que juegan ajedrez llegar a los equipos nacionales de sus países, lo que les permitirá viajar alrededor del mundo… hacer nuevos amigos… Y los hombres no deberían temer jugar con mujeres, al contrario, deberían animarlas a hacerlo más…

-Ajedrecista, Gran Maestra, Wolrd Champion… blogger a tiempo completo... Madre, y esposa… Modelo, e incipiente actriz… Todo al mismo tiempo. ¿Cómo lo hacés?

-No miro TV. Pero ese es mi secreto. No se lo cuenten a nadie.

 

(*) Ricardo Montacuto, el autor, es director periodístico de MDZ Online y ajedrecista aficionado de la Federación Mendocina de Ajedrez.

Opiniones (0)
17 de diciembre de 2017 | 12:26
1
ERROR
17 de diciembre de 2017 | 12:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho