Ya hay una ciencia que estudia lo inútil, la "patafísica"

"La patafísica es desubicación programática: tiene un plan de desubicar. A mí me gusta esa función del arte: provocar, no replicar la vida cotidiana". Como vemos, hay ciencia para todo y para todos, inclusive para hablar de lo que a pocos les interesa. ¿O será al revés, que ésto es lo que nos interesa?

"Podemos hablar de bidones locuaces o de marmitas vandálicas", dice Rafael Cippolini. Algunos asienten con una media sonrisa, otros fruncen el ceño, pensativos. El maestro explica cómo del cruce de dos imaginarios surge un vínculo que marca la singularidad objetual: la locuacidad de un recipiente hermético o la maldad desatada de una olla con tapa. Y explica, también, cómo no hay labor más loable que dedicarse a pensar sobre la inutilidad. Bienvenidos al Curso Superior de ‘Patafísica en 4.290 segundos, en el que filósofos, artistas y curiosos (como esta cronista) investigan "El sex appeal de las soluciones imaginarias".

Según el portal Mexicowebcast, esa es la propuesta de la charla y la de la ciencia que no figura en los diccionarios y se escribe así, con un apóstrofo antes de la primera letra, por puro capricho de su padre fundador. Alfred Jarry, se llamó el hombre. Transitó las calles de París cuando el siglo XIX estaba a punto de acabarse, traje oscuro, sombrero bombín y eterna bicicleta. Antes de morir -borracho y tuberculoso- escribió una obra que la historia señalaría luego como "fundacional": "Gestas y opiniones del Doctor Faustroll, ‘patafísico".

Faustroll y Jarry sedujeron a los artistas de vanguardia de la época y juntos dieron origen a uno de los movimientos filosóficos más disparatados del siglo XX: dícese de la ciencia de los estudios imaginarios. Así definió Jarry a la patafísica, y lo confirmó su criatura: Faustroll nació en 1898 con 63 años y falleció el mismo año a la misma edad y a ningún patafísico que se precie se le ocurría pensar que tal proeza temporal no es plausible. De eso hablan los asistentes al taller en Buenos Aires, donde por estos días se organizaron las Primeras Jornadas Patafísicas Universales. Una buena ocasión para celebrar los 19.141 días de existencia del instituto patafísico porteño, el más antiguo en el mundo después del colegio madre de París. Hablan de eso, y de la vigencia de esta filosofía alternativa que es, para muchos, una forma de vida. La de ejercitar la mirada en busca de la rareza que reside en lo cotidiano, a sabiendas de que lo extraordinario está allí, listo para ser descubierto.

La sesión de patafísica se ajusta a reglas muy precisas porque, si algo tienen los patafísicos, es que no permiten que la improvisación del mundo real se les cuele en sus ejercicios filosóficos. Para empezar, es cronometrada: 4.290 segundos, ni uno más. Los controla atento el monitor Nicolás, reloj en mano para la cuenta regresiva. Todos estamos aquí sentados en el día 11 absoluto del año 137 de la era patafísica, a contar desde el nacimiento de Jarry. Los que se rigen por el calendario vulgar dirán que es un día casi a finales de septiembre. Rafael Cippolini, quien descubrió a Faustroll en un libro usado de mercado callejero allá por los años ochenta y ahora devino director del Longevo Instituto de Altos Estudios Patafísicos de Buenos Aires, desgrana objetivo y método de la patafísica: procurar entender la singularidad de las cosas. No son pocos los que lo intentaron: nacido en 1948, este movimiento cultural tuvo socios ilustres de a montones como Joan Miró, Marcel Duchamp, Eugéne Ionesco o Jean Dubuffet. Lo citaron Los Beatles en la cara A de "Abbey Road" y Julio Cortázar en "La vuelta al día en 80 mundos" y el rockero argentino Charly García y Groucho Marx.

Pero, ¿tiene hoy alguna vigencia? Me lo pregunto hasta que Cippolini cita las noticias que leyó, precisamente, en BBC Mundo: la prohibición de levantar los brazos impuesta en un parque de diversiones para evitar el mal olor en las montañas rusas, el pánico entre los pasajeros de un avión tras hallar a bordo un cocodrilo bebé, un sendero exclusivo para caminantes nudistas que quieren hacer turismo sin más atuendo que sus mochilas. Lo insólito, lo impensable, está en todos lados… si uno entrena el ojo patafísico para hallar lo extraordinario en lo vulgar. Ejercicios de la imaginación ¿De qué se ocupa, entonces, la "ciencia" de las excepciones?

De buscar soluciones imaginarias. Que podrían servir para resolver un problema o saciar una necesidad, pero no necesitan hacerlo. Podrían, si quisieran. O no. Imaginar, por caso, la construcción práctica de dispositivos que no van a existir. Quizás el ejemplo más claro sea el concebido por el mismo Jarry en su obra-Biblia: la máquina para descerebrar. Una cuchara de hierro con dos puntas, una afilada para rajar cráneos y otra redonda para extirpar sesos. Una herramienta que jamás empuñará un descerebrador. Quedan menos de 1.000 segundos y los asistentes discutimos sobre qué hubiera pasado en el devenir del arte moderno si, en 1917, Marcel Duchamp hubiera exhibido un caballo embalsamado en lugar de su célebre mingitorio, elegido en 2008 como la obra artística más representativa del siglo XX. Nadie sabe qué hubiera pasado y todos podemos jugar a imaginarlo: es un análisis inagotable que contempla todas las excepciones. Un verdadero festín patafísico.

"La patafísica es desubicación programática: tiene un plan de desubicar. A mí me gusta esa función del arte: provocar, no replicar la vida cotidiana", dice Cippolini a BBC Mundo. En la provocación, la patafísica construye una realidad paralela. Con su calendario, con un lenguaje propio plagado de esdrújulas y juegos de palabras, con una estructura jerárquica estrictísima ordenada desde el Colegio Patafísico francés que tiene a Faustroll como líder espiritual y como autoridad ejecutiva a Lutembi, el gran cocodrilo del Lago Victoria. Utilidad de lo inútil Ahora, ¿cuál es la meta? Los patafísicos tienen un único mandato: dedicarse a la "exploración profunda de la inutilidad".

A esta altura, muchos aquí sentados pensarán que han perdido el rato y que quizás les iría mejor charlando en un café o dedicados al ocio en sus casas. O quizás no: basta leer entre líneas al "maestro" que dicta clase cronometrada para descubrir que la patafísica, de tanto abrazar la inutilidad, encuentra una justificación para su vigencia. Buscar lo insólito y lo extraordinario obliga a distinguir lo que se ha vuelto estándar y "normal", por costumbre o por mandato. Estudiar lo inútil permite comprender lo que una sociedad considera valioso e indispensable. Pasaron los 4.290 segundos y filósofos, artistas y curiosos salimos a la calle sintiendo que hay todo un mundo por descubrir a la vuelta de la esquina. La patafísica, como experimento provocador, bien puede decir "misión cumplida". Eso, si le importara: para los hijos dilectos de Faustroll no debe haber deshonra mayor que la de saber que su ejercicio lúdico se ha vuelto hoy más útil que nunca.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (1)
3 de Diciembre de 2016|00:00
2
ERROR
3 de Diciembre de 2016|00:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esta ciencia debe estar buscando a Kake como voluntario
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016