Deportes

Godoy Cruz no debe morir con las botas puestas

El Expreso perdió en casa ante Argentinos y sigue sin ganar en el Malvinas Argentinas. Hay errores que se repiten y el entrenador se volvió a demorar con los cambios.

Godoy Cruz no era el Barcelona de Guardiola la semana pasada tras vencer aun pálido Boca en la Bombonera ni es hoy el peor equipo del planeta por perder en el Malvinas antes Argentinos 4 a 2.

El Expreso es un equipo más, de este mediocre fútbol argentino actual. Ayer ante el Bicho de Borghi volvió a cometer errores que no se han podido corregir a lo largo de la temporada y perdió con todo éxito ante un equipo que fue claramente superior.

Por el nivel de la mayoría de los equipos de hoy, da la sensación que ajustando algunas piezas, el Expreso puede realizar una temporada digna e incluso pelear de la mitad para arriba, por que hay cuadros que muestras su peor cara en los últimos años, Gimnasia y Boca entre ellos, equipos que justamente fueron superados por el equipo de Cocca.

Son varios los baches que el equipo mendocino deberá remediar lo más rápido posible para no dejar escapar más puntos:

Cambiar implica crecer

Da la sensación desde un tiempo a esta parte Diego Cocca está dispuesto a morir con las botas puestas, pero esa no es la cuestión. No es necesario morir. Por eso desde los cuatro costados del estadio se pedián a los gritos los cambios, pero otra vez el adiestrador se demoró demasiado.

Aguirre, Torres y Chávez entraron con el marcador abajo y se les hizo difícil dar vuelta la historia.

Salomón, no le encuentra la vuelta al esquema que le proponen desde el banco y ayer pasó casi desapercibido, con una de las mejores actuaciones de Olmedo, el Turco estaba perdido como si hubiese bajado una espesa neblina.

Higuaín no siente la marca y las llegadas más punzantes del rival se generaron por su sector. El segundo gol fue una pifia clara del ex Independiente, que no se encuentra como carrilero, porque evidentemente es delantero.

La defensa indefensa: Venía siendo el sector menos vulnerable del equipo y parecía ser la parte más sólida del esquema, pero en dos partidos recibió 6 goles y esa estadística preocupa.

Ayer pereció que por abajpo a Curbelo se le complica mucho, ante un Hauche inspirado no jugó su mejor partido. Valles perdió la marca varias veces y si bien aportó mucho desde lo anímico estaba muy sólo por que Higuaín no le sirvió nunca ni de reelevo ni de contención.

La salida de Formica abrió una ventana grande para el ingreso de Sosa, Hauche y compañía. No se pide cambiar la extrema línea, simplemente corregir algunas incongruencias que cuestan caro.

Cuidar el resultado

Es preocupante para los hinchas saber que su equipo no puede ganar en Mendoza, pero peor aún. Los tres partidos disputados en la provincia comenzaron con resultado a favor para el Expreso y nunca pudo ganar. Sobre la hora se lo empató Huracán y San Lorenzo y ayer lo venció Argentinos.

¿Por qué no se puede mantener la ventaja? ¿Por qué el equipo se desarma en el segundo tiempo? Son algunos de los cuestionamientos que el amante del fútbol no se puede responder.

Faltó un poquito de actitud


Cuando el equipo perdía 3 a 1 se vio un equipo liviano con falta de voluntad y animo para dar vuelta el resultado. Sólo los embates de Aguirre y Torres mostraban que el Expreso estaba con vida. Olmedo y Valles aportaban lo suyo, pero con intentos aislados es imposible. Sobre el final y con el gol de Sigali el equipo mostró ese fuego sagrado que se le pedía desde el minuto 22 del complemento.

Hay tiempo para corregir, trabajar y mejorar, pero es clave ver los partidos anteriores y buscar lo errores. No para destruir sino para construir y seguir en desarrollo.

Esta claro que ajustando un poco las tuercas el equipo puede ser protagonista o al menos salir rápidamente de la zona conflictiva de los promedios. En el país de los ciegos el tuerto es rey y el Tomba debe aprovecharlo.
En Imágenes