Llegan agentes del FBI para investigar la desaparición de Sofía

El fiscal que tiene la causa de la desaparición de la niña de un camping de Río Grande, confirmó que los pesquisas de la Oficina de Investigaciones Federal de EE. UU. colaborarán en la investigación. Luego de que las sospechas recayeran sobre el padre de la niña, a raíz de sus contradicciones en una reconstrucción de los hechos, ahora se apunta a un equipo de elite para investigar dónde está Sofía.

El fiscal que lleva adelante la investigación por la desaparición de Sofía Herrera de un camping de Río Grande confirmó el arribo de agentes del FBI a la ciudad, apenas tres días antes de que se cumpla un año de la ausencia de la nena.

La llegada de los integrantes de la Oficina de Investigaciones Federal (Federal Bureau of Investigation), que había sido anunciada hace un mes por las autoridades fueguinas, fue confirmada hoy por el fiscal Guillermo Garone, quien no dio precisiones respecto a la modalidad de trabajo ni del tiempo que podrían permanecer en la ciudad.

Fuentes muy cercanas a la causa confirmaron que los agentes que llegaron a la ciudad son los mismos que estuvieron en la localidad cordobesa de Río Cuarto para realizar una inspección ocular relacionada con el asesinato de Nora Dalmasso en noviembre de 2006.

Se trata de Jennifer Eikin y Jolly Kramer de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI, quienes se reunirán durante el día de hoy con el juez y con el fiscal.
(Foto) La madre de Sofía en el estadio de River Plate.

"Después veremos cómo continúa la intervención de ellos y su colaboración", dijo Garone a la prensa.

En paralelo a la llegada del FBI, la División Policía Científica continúa realizando trabajos periciales en el camping John Goodall, ubicado a unos 55 kilómetros del sur de Río Grande, donde desapareció Sofía el 28 de septiembre de 2008.

De acuerdo con las fuentes, los agentes de la División Policía Científica, quienes comenzaron su tarea hace poco más de una semana, han recolectado del interior de la vivienda de Alberto Faustino Urrutia, de 73 años, cuidador del lugar, escasas muestras de sangre, cabellos y otros elementos de interés para la causa.

Urrutia se encuentra detenido desde el pasado 20 de agosto, y se le imputa el delito de "sustracción de menor", aunque la justicia no pudo determinar aún qué es lo que ocurrió con la nena.

Las muestras de sangre encontradas fueron enviadas a la provincia de Córdoba para su análisis, por lo que se deben esperar varias semanas para conocer los resultados.

Diego Juré, abogado que representa a Urrutia, el único detenido y sospechoso, minimizó el hallazgo de la sangre.

"Urrutia me contaba que él trabaja adentro con hierros, además de cuidar el camping, hace tareas como todo hombre de campo. Era de esperar que algo iban a encontrar", justificó el abogado.

Para el letrado, "todo este tipo de pruebas que se han recolectado en nada comprometen a Urrutia", porque "lo hubieran encontrado el primer día de los rastrillajes, hace un año atrás".

Opiniones (0)
21 de agosto de 2017 | 04:50
1
ERROR
21 de agosto de 2017 | 04:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial