Deportes

Otro capítulo de Palermo y su "maleficio" con los penales

El delantero de Boca desperdició tres penales durante la práctica de esta mañana. Los yerros trajeron a la mente el recuerdo del partido frente a Colombia por la Copa América de Paraguay.

El delantero de Boca Juniors Martín Palermo falló hoy tres tiros penales en una práctica en Casa Amarilla, lo mismo que le había sucedido en la Copa América de Paraguay 1999 y cada vez que se dispone a rematar desde los doce pasos los fantasmas sobrevuelan.    

El 'Loco' remató tres veces en el predio 'xeneize' y mientras dos tiros fueron atajados por el arquero suplente Javier García, el restante salió desviado, en medio de la crisis futbolística que atraviesa el equipo y de la necesidad de contar con sus goles para repuntar en el Apertura.    

Al atajarle García el primer penal del ensayo futbolístico, el técnico Alfio Basile, quien dirigió la práctica, ordenó repetir la acción y el delantero disparó afuera.

El técnico dispuso un tercer remate, que el mediocampista Nicolás Gaitán transformó en gol.   

En un posterior ensayo futbolístico, Palermo tuvo la oportunidad de redimirse pero el nuevo penal fue contenido otra vez por Javier García.    

El atacante marcó un solo gol en la competencia oficial del semestre: fue en la segunda fecha del Apertura 2009, en el 2 a 1 frente a Lanús, en la que fue la única victoria del equipo de Basile.    

La cuenta llega a dos si se considera el tanto que el ex delantero de Estudiantes de La Plata le marcó al AEK Atenas (2-0), en la pretemporada europea.   

Hace diez años, en la Copa América de Paraguay '99, Palermo también falló tres remates desde los doce pasos, con la salvedad que dos fueron desviados y el otro fue atajado por Miguel Calero. 



Aún se recuerdan los gritos del por entonces entrenador del seleccionado argentino, Marcelo Bielsa, quien rogaba que Palermo no intente tomarse revancha en pleno partido. Pero la insistencia del "optimista del gol" pudo más.    

Esa terquedad le significó, nada menos, que su marginación de la Selección por una década.    

Frente a Platense, por la novena fecha del torneo Clausura 1999 (en el que Boca logró  el bicampeonato), jugado el 25 de abril de ese año en el estadio José Amalfitani, Palermo convirtió un penal luego de resbalarse e impactar la pelota con las dos piernas. Increíblemente, el gol fue convalidado. 

En Imágenes