Carta de Oikos a los legisladores

En virtud de la reunión que ustedes mantendrán el día lunes 21 de setiembre con representantes de la empresa Minera San Jorge s.a., nos dirigimos a fin de responder de antemano a algunos cuestionamientos que seguramente surgirán por parte de la empresa a nuestra labor ciudadana.

Oikos red ambiental lleva en esta provincia más de 9 años promoviendo la participación ciudadana, el libre acceso a la información y la resolución de conflictos socio-ambientales, a través de la sensibilización y educación ambiental, el monitoreo de políticas públicas y el acceso a la justicia como estrategias primarias para el logro de sus fines.

Sin lugar a dudas, nuestras intervenciones en algunos casos han originado rechazo por parte de grupos con intereses específicos, sea de orden económico, político, etc., al haber defendido el interés público por sobre el privado, utilizando los mecanismos democráticos que nos provee la Constitución Nacional y la legislación ambiental vigente. Sin embargo, más allá de estar o no de acuerdo con nuestras estrategias y acciones, nadie puede alegar que no hayamos abordado la problemática y la conflictividad social y ambiental con la seriedad que los temas se merecen. Cada vez que fuimos a la justicia en busca de corregir comportamientos alejados del cumplimiento de la ley y los intereses ciudadanos hemos ganado, acumulando numerosas sentencias que han restituido a los mendocinos los derechos ambientales lesionados. De más de 100 casos que hemos gestionado a lo largo de nuestra historia, apenas un puñado han llegado a la instancia judicial, lo que habla de nuestra capacidad para evitar la judicialización de los casos, apostando al consenso y a los acuerdos intersectoriales.

En relación al caso del proyecto megaminero metalífero ubicado en Uspallata, el mismo actualmente se encuentra en el trámite del procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental, nuestra institución solicitó la suspensión del proceso de consulta establecido por el decreto N° 820/06, porque consideramos que viola el derecho al acceso a la información ambiental y lesiona gravemente el derecho a la participación, ya que en el mismo solamente puede accederse a la información proporcionada por la empresa, siendo que en los últimos 15 años el procedimiento general puso en su etapa de consulta y participación la información de la empresa junto con la de los científicos y organismos públicos, lo cual le brinda al interesado una visión más completa del proyecto, sus pro y sus contra. Si bien la empresa tanto como el gobierno provincial cumplen la ley, es la misma norma la que está viciada de inconstitucionalidad y contra ella es nuestro reclamo. El Gobierno de Mendoza denegó nuestra solicitud hace más de un mes.

Recientemente, y luego de analizar una porción de información fundamental dentro del Informe de Impacto Ambiental presentado por la empresa (las aguas subterráneas) encontramos serias inconsistencias entre lo que afirma la empresa, y las citas bibliográficas que incorpora en el mismo documento que, según ésta, afirman sus dichos. Las aguas subterráneas -según afirma la empresa minera- están confinadas y separadas del resto del sistema de la cuenca del río Mendoza. Para ello ofrecen estudios propios y artículos científicos que apoyan esta hipótesis. Sin embargo, los artículos que propone en el mismo documento indican que la cuenca no estaría completamente cerrada, lo cual, pese a la pequeña diferencia idiomática, establece una enorme brecha en cuanto al riesgo del proyecto, ya que no es lo mismo el comportamiento de la contaminación que eventualmente pudiera provocar alguna operación minera si la misma queda confinada en la región, que si comenzara a fluir en dirección al valle de Uspallata y llegar al río Mendoza. Si ésta última fuera la conclusión a la que arribaran los científicos, entonces sería muy peligroso aprobar un emprendimiento minero aguas arriba del dique Potrerillos, ya que el riesgo de contaminación involucraría a 1 millón de personas en el Gran Mendoza.

Esto debería ser conocido por la empresa, pese a ello, el estudio presentado no menciona la abundante bibliografía que afirma la necesidad de realizar mayores estudios en el área o que directamente, afirma que la cuenca no está cerrada, documentos que se encuentran en nuestro poder y que hemos presentado ante las autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente.

Asimismo, la empresa basa sus temerarias presunciones en un artículo aparecido en una publicación sin referato científico, cuyas citas contradicen nuevamente lo anunciado por sus autores, mientras que nuestra investigación se basa no solo en artículos científicos con referato científico y reconocidos a nivel regional, sino en las afirmaciones de los propios autores intervinientes, que sin duda estarán dispuestos a ratificar sus dichos y afirmaciones científicas ante un juez o ante la autoridad administrativa en caso de que se lo requiriese.

Además, la empresa minera afirma que el dictamen técnico favorable emitido por la Universidad Tecnológica Nacional el pasado 8 de setiembre, es garantía suficiente de la calidad de los estudios presentados. Al respecto, y luego de analizar concienzudamente el proceso, estamos en condiciones de afirmar que el mismo no ha cumplido las reglas del buen arte, y que los dictaminantes -en el caso del análisis de la información hidrogeológica-, solo se basaron en la información remitida por la empresa confiando en que la misma era veraz, lo cual ante este hecho nuevo presentado por OIKOS sobre la posible tergiversación de la información proporcionada por la empresa, impone una nueva revisión por parte del ente dictaminante.

Por ello, es nuestra conclusión preliminar, de acuerdo al análisis que hemos realizado, que la empresa habría omitido información relevante o habría tergiversado las interpretaciones de las conclusiones de los estudios que presenta, con la finalidad de favorecer la aprobación rápida del proyecto. Ante este hecho de gravedad institucional, además de hacerle conocer a la ciudadanía nuestra presunción, presentamos ante la autoridad de la Secretaría de Medio Ambiente la información necesaria para que tome las decisiones pertinentes tendientes al esclarecimiento de los hechos, a fin de asegurar la transparencia del proceso. SOLICITAMOS QUE LA EMPRESA MINERA PRESENTE TODOS LOS ESTUDIOS DE BASE HIDROGEOLOGICOS QUE CORROBOREN SUS DICHOS EN EL INFORME DE IMPACTO AMBIENTAL. Con esta información, solicitamos que se conforme una comisión científica y de legisladores que analice la rigurosidad científica de la misma, a fin de aclarar todos los aspectos que hagan a la denuncia de nuestra institución.

Todos conocemos la sensibilidad social que trae la cuestión minera en nuestra provincia, por ello, no tomar todos los recaudos que hagan a que la ciudadanía se sienta protegida por los tres poderes del Estado, sería apostar los valores democráticos a la suerte del mejor postor, donde las empresas con su poder económico y sus alianzas están en franca ventaja respecto de los ciudadanos.

Oikos red ambiental ha apelado a lo que sabe hacer, estudiar los problemas, requerir acciones a la autoridad ambiental, informar a la ciudadanía sobre los acontecimientos relevantes para sus vidas, y apoyarse en las instituciones para alcanzar su objetivos. No nos mueve el interés mediático, no recibimos subsidios del Gobierno, ni somos financiados por partidos políticos o por empresas, no somos fundamentalistas en nuestras acciones ni temerarios en nuestras afirmaciones, solo trabajamos por el interés público, en defensa del ambiente y la calidad de vida.

Vendrán tiempos muy duros para la provincia. La minería puede ser una actividad económica importante, pero debe estar acompañada por transparencia, por empresas social y ambientalmente responsables, por gobernantes que atiendan prioritariamente las demandas ciudadanas, y por instituciones fuertes y capacitadas para efectuar controles imparciales. Si una actividad restringe la habilidad para que las generaciones presentes y futuras puedan satisfacer sus propias necesidades, entonces esa actividad no es ni será nunca sustentable. Hoy la minería se presenta con una promesa de empleos e inversión, pero paralelamente fuertes sospechas se ciernen sobre la relación entre funcionarios públicos y empresarios mineros, además de la preocupación sobre los impactos ambientales negativos, fundamentalmente los impactos sociales, que no han sido desmentidos por la empresa para el caso del Uspallata.

Por ello, es fundamental que las empresas que quieran ejercer su actividad en la provincia, encuentren una institucionalidad que no permita el corporativismo de Estado, ni tolere la corrupción o la falta de transparencia en los procesos administrativos relacionados a la aprobación de los emprendimientos o el control de las actividades. Y esencialmente, necesitamos que los legisladores se transformen en el resguardo moral de los ciudadanos ante posibles atropellos del Poder Ejecutivo o de las empresas. También necesitamos que sepan enfrentar las presiones de aquellos grupos que solo conocen del lobby corporativo y no respetan las opiniones de la ciudadanía.

Señores legisladores, no tenemos dudas que sabrán estar a la altura de las circunstancias que la situación les imponga. Adjuntamos un informe técnico que explica en detalle la situación planteada por nuestra isntitución en relación al Informe de Impacto Ambiental presentado por la empresa.
Opiniones (7)
14 de diciembre de 2017 | 18:53
8
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 18:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Yo lectora: ¿En todo es ente "certificador" de veracidad de las propuestas de impacto ambiental de cada proyecto que pretende instalarse en la provincia, la UTN reg. Mendoza? ¿No hay más voces para que dictaminen? UTN, bien. Pero una sociedad de tan vasto alcance intelectual como Mendoza, no puede quedarse con sólo una opinión de un cuerpo de "erudit@s". Me parece que es necesario poner todas las cartas sobre la mesa y barajar probabilidades, como la información siempre traducida, para que tod@s puedan leerla. (Dirán que poc@s se interesan, y quienes se interesan, comprenden inglés; pero es precisamente, una actitud a cambiar en la mayoría votante; la actividad ciudadana). De acuerdo con OIKOS.
    7
  2. de las industrias que usan cianuro que consumen mucho más en total que lo que utilizaría hipotéticamente una mina de oro produciendo en Mendoza (no es el caso de San Jorge porque allí no se usará esa sustancia)? ¿Por qué sólo la industria minera tiene prohibido usar cianuro siendo que tiene muchos más controles que otras industrias que lo utilizan a diario casi sin controles? Aquí hay gato encerrado. Sería saludable que OIKOS responda a estas preguntas para empezar a creer que no son fundamentalistas.
    6
  3. Me sorprende notablemente las palabras del señor Sosa, ya que se muestra como un simple colaborador que lucha por nuestra provincia desinteresadamente. Personalmente permítame dudar de sus intenciones. Ya que Mendoza ha tenido y tiene gravísimos problemas ambientales que no son "socialmente condenbles" como la contaminación agrícola y usted NADA HA DICHO. Tengo la "presunción" que sus acciones siempre se dirigen a esquilmar al hijo bobo del Estado, que somos todos y pagamos siempre. Creo en algunas instituciones benéficas pero de seguro no es Oikos. Me causa gracia escucharlo defender al minería porque se que eso está en sus atípodas y no existe ningún proyecto de ese tipo que usted respetaría. Lo de la minería de antaño debe ser una broma, porque fue la más contaminante al no tener la tecnología que hoy existe. Habría Sosa que sincerarse y si realmente quiere apoyar esta actividad critíquela constructivamente, no con oportunismo ni esperando saquear al Estado en un juicio. Ayude a controlar, haga creibles los controles, aunque de seguro sus financistas no estarán de acuerdo con ello y le seguirán pidiendo que la ataca para así defender a aquellas actividades que HOY contaminan y cuentan con su asalariado silencio. Muchas gracias.
    5
  4. Respeto su opinión, como Ud. a respetado la mía. Creo como Ud. que la industria minera debe ser controlada, como debería ser controlada toda industris con posibilidades de contaminar. Lea Ud. que dije posibilidades, no que "es contaminante". Creo también que en la Argebntina hay profesionales capaces y probas para realizar esa tarea. Sin embargo me sigue preocupando el ataque a la UTN, ya que de esa institución salen muchos profesionales que luego formaran parte de nuestro staf científico en la industria, el comercio y la industria. Yo lamentablemente egresé en un muy mal momento de la UBA y es una cruz que he llevado toda mi carrera. (1973)
    4
  5. Estimado señor, leo con atención sus comentarios que me parecen del todo correctos y atendibles. Comparto con usted la percepción de la gravedad que poseen las denuncias que hemos realizado. Puedo decirle que hemos revisado cada trozo de prueba que hemos conseguido, ya que también conocemos nuestras limitaciones, y estamos convencidos de que nuestras presunciones son acertadas. Y decimos presunciones porque tal vez no hemos encontrado toda la información suficiente y la empresa sí, por ello hemos solcitado a la Secretaría de Medio Ambiente que solicite dicha información. El estudio de base hidrogeológico ya lo tiene la empresa, es aquel con el cual elaboró el Informe de Impacto Ambiental. En relación a la UTN, solo podemos decir que hemos encontrado información relevante que queremos mostrarles a los dictaminadores, para ver la posibilidad de re-evaluar la situación en el dictamen presentado. Sobre los impactos sociales, el informe que presenta la empresa los menciona y no son menores, pero no hay medidas correctivas que minimicen las consecuencias negativas de los mismos, habría qu epreguntarle a la sociedad de Uspallata si vana a tolerar tales impactos. Creo que a pesar de todo, tenemos un punto importante en común usted y yo: ambos ansiamos una Mendoza que avance a partir de la convivencia y el respeto, respeto a la minería y su enorme y positiva contribución a lo largo de la historia de Mendoza, pero añoro sus épocas, donde la minería desarrollaba pueblos, vías de comunicaciones y contribuía al desarrollo regional. Precisamente lo que no hace esta clase de minería. Todo esto motivó el pedido de OIKOS, ojalá sepa comprender, amamos tanto a Mendoza como usted y por eso nos animamos a actuar. Lic. Eduardo Sosa, OIKOS.
    3
  6. A benjalufe...
    Antes que nada decirle que respeto su posición como geólogo y además aclararle que no estoy en contra de una industria como es la minería, muy por el contrario, no podríamos comunicarnos si no utilizáramos materiales provenientes de esa industria. Es cierto que de lo escrito por el presidente de Oikos, se desprenden graves acusaciones, pero entiendo, por casos anteriores que deben tener fundamentos en donde apoyar sus dichos. Por otra parte, que el gobierno provincial pueda iniciarle una causa penal, realmente me causaría gracia, porque no está en condiciones éticas, morales y políticas de contradecir nada de lo que pueda decir cualquier ciudadano. Volviendo al tema de la minería, de el por qué se ha vuelto un tema tan conflictivo en esta provincia y no en otras, más allá de que hay informes a favor y en contra del impacto ambiental, creo que se debe a que la sociedad mendocina en su conjunto es más conciente de sus derechos que en otros lugares del país -aclaro que no defiendo con esto a la multitud de charlatanes que opinan sobre el tema sin saber nada- Pero como dice el dicho: "La culpa no es del chancho sino de quien le da de comer". Si tuviéramos gobiernos que se ocupen efectivamente de controlar lo que deben controlar; si no fueran públicas las relaciones que hay entre empresarios y funcionarios que muchas veces han trabajado juntos; si tuviéramos una ley minera como la de Chile por ejemplo, entiendo que entonces que la minería no encontraría tantas campañas en su contra, sobre todo de empresas como la Barry Gold, culpable en su país de haber contaminado el lago Victoria que es desde donde se abastece la ciudad de Vancouver y ni hablar de los desastres en África. En síntesis, así como ha sucedido con la actual crisis mundial, en donde todo el mundo ha salido a salvar los bancos, por una crisis que ellos mismos produjeron, todo por falta de control gubernamental, tampoco podemos confiar en empresas que no están debidamente controladas o volviendo a los dichos: "el ojo del amo engorda el ganado".
    2
  7. Me preocupa que, al parecer, Oikos, refuta el dictamen de la UTN, diciendo:" no ha cumplido las reglas del buen arte". Esta es una grave acusación contra los profesionales y la UTN y no puede mejorarla diciendo "solo se basaron en la información remitida", ya que estaría acusandolos de inocentes (léase tontos), por dejarse "embaucar". Creo que son muy atrevidas sus acusaciones y pueden traerle un problema judicial, que no creo que se sume a los juicios que afirma haber ganado. Asimismo les diría que es casi imposible presentar todos los estudios de base hidrogeológica y aclararle que la Geología no es una ciencia exacta y no siempre se encuentra en el subsuelo lo que se espera (sino pregúntele a las empresas petroleras porque es una empresa de riesgo). Respecto a" los impactos sociales, que no han sido desmentidos por la empresa", posiblemente la misma no encuentra impactos sociales negativos y no tiene entonces nada que desmentir. También me parece que sus afirmaciones respecto a los "atropellos" del Poder Ejecutivo, es una frase temeraria ya que daría a entender que el mismo no se ocupa de la moral de los ciudadanos, lo que podria costarle el inicio de otra acción legal. Aclaro a los lectores de MDZ, que no soy peronista, kirchnerista, radical o cobista. No trabajo para ningún empresa, ni minera ni de otro tipo. Soy un geólogo jubilado que ve con sorpresa las campañas contra la minería, en una provincia que debería ser el ejemplo de convivencia de distintos emprendimientos económicos, con el debido respeto. Solicto a los que acostumbran a contestar con insultos que se abstengan y si tienen algo que decir lo digan con altura y conocimiento de causa. Gracias
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho