Las trampas de Internet: ¿cómo evitar ser víctima de un delito on line?

Los investigadores policiales en la Argentina diferencian dos grandes grupos de delitos llevados a cabo a través de la web: los sexuales (especialmente contra menores de edad) y las estafas. Un informe sobre las claves para no ser víctimas, la responsabilidad de los padres para controlar a los chicos y las trampas en las que caen quienes buscan aprovechar las ofertas insólitas de negocios.

Desde hace más de una década, Internet abre un universo de posibilidades al común de los usuarios, pero a su vez los expone a complejos delitos perpetrados por individuos que pueden atentar contra su patrimonio al igual que su integridad personal, especialmente la de los más pequeños.

Público de todos las edades, especialmente menores que sienten la atracción motorizada por su natural curiosidad, navegan por la red, se relacionan y se mueven por un mundo virtual con desparpajo, sin tener en cuenta los peligros que pueden acechar.

Los investigadores policiales en la Argentina diferencian dos grandes grupos de delitos llevados a cabo a través de la web: los que se relacionan con la pedofilia y las estafas vinculadas especialmente a las ventas fraudulentas.

En el primero de los casos, gracias al anonimato que permite usufructuar la red, el acceso casi universal plasmado en las computadoras hogareñas y los locutorios, los pedófilos encontraron un terreno fértil.

"Cualquier adulto puede ponerse un alias como ‘pablito14’ y aparecer como un pibe más para seducir a un menor y cualquier chico, por más humilde que sea, puede acceder con 1,50 (pesos) a un locutorio", señala un investigador de la división Delitos en Tecnología y Análisis Criminal de la Policía Federal, un cuerpo que permanentemente se adapta a los complejos caminos que plantea el delito a través de la web.

Además la seducción y la corrupción de los menores, Internet también facilita los delitos sexuales contra adultos, especialmente mujeres, porque potencia los engaños y el arreglo de citas con personajes anónimos.

En cuanto a la distribución de pornografía infantil, los pedófilos encontraron en la red un medio para el intercambio de imágenes y la posibilidad de hacer infinitas copias.

En la mayoría de los casos, los individuos actúan para la satisfacción de su perversión y no tanto con fines lucrativos, a pesar de que las redes de pedófilos se generalizan y se extienden a otros sitios del planeta como varios países europeos, donde se encuentran en constante crecimiento.

Uno de los principales consejos emitidos desde la Policía Federal para que los padres puedan prevenir ese tipo de delito es no tener computadoras en los cuartos de los niños, para poder, de esa manera estar al tanto de lo que hacen en la red.

También, los adultos tienen la necesidad de tener un nivel de manejo de las nuevas herramientas que plantea Internet similar al de sus hijos.

Mientras que es útil, además, tener presente cuáles son las cuentas de los amigos de los menores, para detectar la presencia de personas extrañas y a su vez no invadir la privacidad de los niños.

Por otro lado, la red se presenta para los usuarios como una tentación para hacer negocios y comprar bienes a precio de "ganga", situación que es aprovechada para los delincuentes dedicados a cometer estafas.

"Las personas ven en la red un medio para hacer grandes negocios. Hay casos de personas que compraron automóviles de lujo en Italia por diez mil dólares, un valor muy inferior al real.

Transfirieron el dinero y el auto nunca apareció", resume con un caso extremo el mismo investigador que, en diálogo con Noticias Argentinas, prefiere mantener el anonimato.

En ese plano, aparecen como un medio para cometer el delito los sitios de subasta, en constante crecimiento desde la última década, en los que se comercializa toda clase de bienes a través de la red.

En muchos casos, el usuario se expone a pagar por ejemplo una computadora, o un electrodoméstico y recibir una caja rellena con piedras, o cualquier otro elemento.

Los investigadores aclaran que los sitios de subastas, especialmente los de renombre y confiabilidad, no son el problema, porque cuando son requeridos por la Justicia prestan entera colaboración, y en cambio los problemas se originan en delincuentes que entran como oferentes.

A los usuarios interesados en realizar compras a través de Internet se les recomienda entrar en los sitios de mayor trayectoria y tener en cuenta la antigüedad de los vendedores, además de la confiabilidad, ya que la misma puede ser aportada por allegados e inclusive integrantes del mismo grupo delictivo, en los días previos a la concreción de la estafa.
Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 17:45
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 17:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial