"Las rescatadas" cumplen un año fuera de la rutina

Son mujeres, en su mayoría del Barrio Paraguay, de Guaymallén, y se reúnen semanalmente para compartir problemas y buscar soluciones. Violencia familiar, adicciones -no sólo a las drogas- y soledad son los principales tópicos que las motiva soñar con un mundo mejor, sin financiamiento del Estado. Mirá el video.

Son unas 15 mujeres, todas mayores de edad. Ninguna transita siquiera cerca de los 25 años. Una, la más joven, es oriunda de Canadá y está tratando de que “las chicas” tomen un ejemplo que en el país del norte ha dado resultado.

Se llaman así mismas “las rescatadas” y cumplen un año en octubre próximo.

Básicamente “nos reunimos con el fin de salir de la soledad, de la rutina, de la violencia familiar, nos ayudamos unas a otras, a combatir entre otras cosas los problemas de adicciones de la gente del barrio, la que nos rodea”, dijo “la Pichi”, menos conocida por su nombre de pila: “Cristina”, revela.

“Las rescatadas” se juntan todos los jueves “desde las dos de la tarde”, dicen a coro, y se capacitan en varios talleres, de pintura, de cerámica, y en sus tiempos libres, pero en comunión, hablan de sus problemas más cercanos.

“Gael –por la chica de Canadá- nos está enseñando un proyecto en el que trabajó durante nueve años allá. La idea es tratar de ver la posibilidad de armar un refugio para mujeres maltratadas. Porque las mujeres tienen que abandonar el lugar donde sufren violencia, sicológica o física”, explica “la Pichi”.

Si bien la mayoría del grupo “vienen desde más allá del Cerro de la Gloria, otra de Ciudad y una de cerca del Puente de Hierro”, detalló.

Con el fin de que los más chiquitos tengan un ámbito de diversión colectiva “lejos de la rutina de violencia y frustración que genera el desempleo” organizan las matinés para chicos.

“A las matinés infantiles vienen chicos de siete a 13 años. Vienen con sus padres. Se organizan entre las nueve de la noche y la una. Después cada uno para su casa”, resume la rescatada.

En este momento están evaluando la realización de talleres sobre adicciones. “Nos vamos a capacitar, vamos a salir a las calles”, anuncia Cristina.

Junto a Cristina están Silvia, Lidia, Patricia –la coodinadora-, Patricia –la trabajadora social-, Ana y Mirta. Todas tienen en común la pobreza económica aunque la virtud de vivir a pleno un proceso de socialización.

“Ahora queremos seguir cultivándonos más socialmente. Esperamos poder juntar ahora entre todas el dinero para ir al encuentro de mujeres que hay en Tucumán. Aquí uno de nuestros principales problemas son los chicos con adicciones. Los famosos de la esquina. Y por su puesto la violencia”, remarca “la Pochi”.

Sin embargo en la zona donde viven no hay paco. “No, aquí no hay paco, hay marihuana, muy poca cocaína, y violencia. Pero la violencia del desempleo”, justifica.

Para el grupo la sociedad está basada en la ley del más fuerte. Por eso quieren avanzar con el refugio para mujeres maltratadas “hasta que judicialmente se dictamine la exclusión del violento”, expresa.

Tienen el espacio del CIC, Centro Integrador Comunitario en el Barrio Paraguay, Guaymallén, y por el momento no buscan financiamiento de parte del Estado.

“Todas trabajamos y tratamos de superarnos. No hemos necesitado, aún, pedir la ayuda del Gobierno”, se ufana “la Pochi”.

Video: Con sus palabras, "la Pochi" invita a las mujeres que necesiten unirse al grupo "Las Recuperadas"

Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 20:20
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 20:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia