Por qué volverá a salir agua negra de los surtidores en las casas de Godoy Cruz

A pesar de las tareas de limpieza que lleva adelante Obras Sanitarias en la red de distribución domiciliaria de agua potable, en los próximos meses podría repetirse la presencia de óxido de manganeso en el líquido elemento. ¿Ausencia de inversión? ¿Falta de previsión? ¿Es sólo manganeso? Claves a tener en cuenta por los usuarios.

“Por más que ahora el agua no salga negra, tiene un gusto espantoso. No se puede tomar”, asegura Mabel García, vecina del barrio Obras Sanitarias (que a esta altura parece una ironía). Mabel señala que “hay gente que se compró filtros, porque cuando te subís al techo y ves como quedan los tanques no se puede creer la mugre que deja, pero hace unos días estuve preguntando precios y cada filtro cuesta 775 pesos y una vecina, que se lo compró, al mes tuvo que sacarlo porque estaba tapado”.

"Mi hija -de tres años de edad- estuvo cinco días internada en el Notti el año pasado con una gastroenteritis, después de un montón de análisis los médicos me dijeron que era por el agua", apuntó por su parte, Mariela Rodríguez del Barrio Trapiche.

Los testimonios patentan una situación que no ha cesado, en todo caso ha menguado, en la zona de los barrios del Oeste de Godoy Cruz. El presagio de que las aguas bajarán turbias otra vez es un final anunciado de las familias que el verano pasado fueron los damnificados de la contaminación con manganeso.  

Dependiendo del uso que pretenda dársele (agrícola, estético, pecuario o para consumo humano) el agua debe cumplir ciertos requisitos en cuanto a su composición y concentración de elementos, producidos por procesos naturales o actividades humanas, establecidos por normas internacionales. Si bien, pueden variar de un país a otro, generalmente, esa variación es mínima y se encuadra en esos valores referenciales.

En nuestro país, es el Código Alimentario Nacional el que establece las características de calidad del agua potable para consumo de las personas, señalando límites máximos permitidos en función de determinaciones de la Organización Mundial y la Panamericana de la Salud.

Teniendo en cuenta que es un bien escaso, y a pesar de que se requiere sólo de un tratamiento convencional, a veces, en busca de un mayor rédito económico, no se aplican esos métodos, no se invierte en infraestructura y hasta se llega a desestimar los índices de agentes o sustancias presentes en el agua, en algunos casos de manera implícita, que en cantidades no controladas alcanzan niveles de toxicidad realmente alarmantes.

El agua de nuestra provincia no escapa a las generalidades de la ley y, obviamente, presenta gran cantidad de minerales y sustancias inorgánicas que arrastra desde los suelos cordilleranos.

La presencia de óxido de manganeso en el agua mendocina, el año pasado, que merced a tan altos valores del mineral llegó a cambiar de una manera radical su color, no tendría que llamar la atención si no fuera porque esta vez llegó a los surtidores domiciliarios de una gran cantidad de usuarios del departamento de Godoy Cruz. Y, llama la atención porque demuestra que así como no se controló los niveles presentes de ese metal tampoco se estaría haciendo con otros, de quizás mayor toxicidad.

Luego de análisis pedidos por el Ente Provincial del Agua y Saneamiento (EPAS), Obras Sanitarias Mendoza (OSM) determinó que el material presente en el agua era óxido de manganeso. Pero, ¿cuál es el nivel real de manganeso que contiene el agua en nuestra provincia? ¿Cuáles son las proporciones de otros minerales presentes, como níquel, aluminio o hasta arsénico?

Ante estas interrogantes, el Concejo Deliberante de Godoy Cruz decidió solicitar los correspondientes informes  a OSM sobre la calidad del agua suministrada en la provincia. “Pedimos un informe de agua para que no se evalúe sólo manganeso sino cualquier otro elemento tóxico o contaminante y que ese análisis se haga en un organismo oficial. Queremos estar seguros, porque es función del Concejo velar por la seguridad y la salud de los habitantes del departamento”, resume Graciela Escardini, asesora técnica del cuerpo deliberativo godoycruceño.

Escardini es ingeniera Química, especialista en Medio Ambiente, y asegura que “si bien no se había detectado anteriormente exceso de manganeso en el agua, la construcción de un nuevo acueducto, los movimientos de suelo a causa del embalse Potrerillos y, aguas arriba, los aportes que recibe el río Blanco, puntualmente del glaciar Plomo, que ha perdido casi un 60% de su volumen en 10 años, provoca que el deshielo arrastre este tipo de minerales naturales”.

Esta aseveración es similar a la que hace Gonzalo Dávila, el interventor de OSM, pero agrega un dato más: “El río Blanco recibe aportes del arroyo La Angostura, que históricamente ha tenido fluctuaciones de manganeso”.

Ahora bien, a raíz de la presencia de este material en el agua fue el EPAS quien recurrió a la Justicia para denunciar penalmente a la empresa, en su anterior gestión de capitales privados, por la falta de mantenimiento de la red de agua potable.

Dicha presentación se hizo allá por julio de 2008 y, en un primer momento, recayó en manos del fiscal de Delitos Complejos, Luis Correa Llano, quien se encontraba de turno, para pasar después bajo la órbita de la fiscal Fabiana Ríos, quien instruye actualmente en la causa.

De todos modos, desde OSM argumentaron en aquella ocasión que el agua negra que salía en las casas de los barrios Trapiche, Fuchs, Palumbo y en las zonas de Benegas, Vistalba y Chacras de Coria, “no era objetable desde el punto de vista de la Salud sino de las características que confiere al agua -específicamente en lo que se refiere a turbidez-“.

Por su parte, el EPAS recomendó a los vecinos depurar el agua con un filtro de papel, para separar los materiales sólidos, y no hervirla, ya que al evaporarse concentra aún más el manganeso presente y se vuelve más pesada y desagradable para el consumo. Incluso, el ente aconsejó “utilizarla sólo para sanitarios, riego y limpieza”.

Estas indicaciones fueron las que causaron la alerta en el seno del Concejo Deliberante de Godoy Cruz y que, a pesar de las respuestas que recibieron a su petitorio a OSM –que argumentó que ese cuerpo deliberativo no tiene incumbencia en el tema y que el contrato de concesión no se basa en el Código Alimentario sino por lo establecido en el anexo de dicho contrato y que parte de una ley determinada-, la asesora técnica Escardini señale también al EPAS como responsable de la situación. “No sabe si las cantidades de metales en el agua se cumplen o no, ya que no solamente el óxido de manganeso produce coloración negra sino que también lo hace el de arsénico. Obras Sanitarias dice que es manganeso y ¿tenemos que confiar? Además, tampoco el EPAS está cumpliendo su función porque presentar una denuncia a causa de un daño no significa evitar el daño. Lo que realmente debería hacer”.

Escardini también señala que “cuando el agua lleva un determinado metal existe lo que se llama oligoelementos, necesarios a nivel metabólico, pero cuando hay exceso de oligoelementos, no cumplen esa función y se transforman en un tóxico. OSM podría solucionar este problema, ya que es posible bajar los niveles de cualquier metal que arrastre el agua. Pero, sólo a través de una inversión que nunca estuvo, ni está, dispuesta a hacer, que es la instalación de un aparato denominado Catalizador selectivo de cationes”.

La visión actual de Obras Sanitarias

El interventor de la empresa, designado por el gobernador Celso Jaque debido a las irregularidades detectadas en el manejo de OSM, Gonzalo Dávila, señala como responsables de la crítica situación a la gestión anterior del suministro provincial de agua potable, al asegurar que se llegó al escenario actual “debido a una mala operación de la planta potabilizadora. El manganeso viene en forma soluble pero si a la entrada de la planta se le agrega los químicos al agua cruda, en sus dosificaciones correspondientes para lograr la oxidación, ese óxido precipita en las piletas y no sale por las cañerías. Pero, pretendiendo ahorrar en productos químicos, se operó cada vez con menos dosificación de elementos y al agregársele el cloro al agua, que es oxidante, el óxido quedó depositado en los caños. Era una forma de tener cada vez menos costos operativos, como históricamente se hizo en esta empresa”.

Igualmente, Dávila afirma que el elemento que oscureció el agua “es manganeso”, que “tiene un índice de toxicidad muy bajo” y que es prácticamente imposible que haya presencia de arsénico, aunque reconoce que puede haber otros metales, como aluminio, por ejemplo.

A pesar de mostrar una postura crítica con respecto al proceder de la gestión privada al frente de la empresa, el interventor gubernamental también argumenta que “aunque el agua sale de un color oscuro por las cañerías, no es tóxica. No cumple con las condiciones de potabilidad, ya que sale turbia. Pero, puede salir clara y tener otro elemento mucho más tóxico que el manganeso”.

Las soluciones y lo que puede pasar este verano

Hace unos días, OSM interrumpió el normal suministro de agua para proceder a tareas de limpieza de las cañerías y, asegura Dávila, que pudo retirarse una gran cantidad de óxido de su interior, aunque no todo el material.

“Se intentó sacar todo el residuo pero sólo se limpiaron los 11 kilómetros de red mayormente afectados. Ese tramo es medianamente nuevo -se construyó tras la habilitación del embalse Potrerillos-, se hizo de un material más poroso (hormigón con una cubierta interior especial), y, precisamente, esa porosidad permite que se alojen bacterias que colaboran con que la oxidación se acumule en las paredes y se desprenda progresivamente”, admite el actual responsable de OSM.

Aunque existe un proyecto que podría ponerse en funcionamiento este verano, que permitiría detectar niveles de metales aguas arriba y por medio de una comunicación telefónica automática dosificar la cantidad de químicos oxidantes a agregarle al agua previo al ingreso a la planta potabilizadora, Dávila reconoce que el agua negra podría salir nuevamente por las cañerías domiciliaras esta temporada estival.

“Son 31 kilómetros de cañería con óxido en su interior”, asegura y se excusa advirtiendo que “por más que me asegure que desde la planta salgan concentraciones más bajas, el caño sigue estando sucio. Todas las medidas que implementaremos -entre las que se cuentan tres puntos estratégicos en los que se purgará la red, posibilitando no interrumpir el servicio sino solo aminorar la presión del suministro- son para evitar que el líquido con óxido llegue al usuario. Es mucho menos probable que ocurra pero la posibilidad de hacer tareas como las de la semana pasada existe”.

En el largo plazo, en tanto, estaría prácticamente descartada la posibilidad de construir una nueva red de distribución e inutilizar la actual, en caso de no llegar a purgar el óxido en su totalidad. “Costaría millones”, aventura Dávila y señala que “si los tuviera, haría otras obras mucho más urgentes. Como, por ejemplo, hacer nuevas plantas potabilizadoras aguas abajo que mejoren la producción de agua y dejar la planta actual sólo para abastecer Potrerillos. Al descomprimir, no se utilizaría tanta agua del río Blanco y abasteceríamos la nueva planta con agua del río Mendoza”.

Qué puede hacer el usuario

En caso de presentarse una situación similar a la del año pasado, y aunque desde OSM admiten la disposición a reconocer en las facturas los días sin servicio o con servicio deficiente, el usuario está en todo su derecho de recurrir a la Justicia para reclamar por las irregularidades del suministro.

Si bien, en principio, el consumo del agua con óxido de manganeso no produciría un perjuicio a la salud humana, el no conocer los valores en que se haya presente tanto ese contaminante como cualquier otro, tal perjuicio sólo dependería de las cantidades de ingesta diaria y el tiempo de exposición.

Repasemos los comentarios que fueron la introducción de este informe. Mabel García del Barrio Obras Sanitarias: “Por más que ahora no salga negra, tiene un gusto espantoso. No se puede tomar hay gente que se compró filtros, porque cuando te subís al techo y ves como quedan los tanques no se puede creer la mugre que deja, pero hace unos días estuve preguntando precios y cada filtro cuesta 775 pesos y una vecina, que se lo compró, al mes tuvo que sacarlo porque estaba tapado”.

El simple hecho de presentar una coloración irregular estaría transgrediendo los parámetros establecidos el Código Alimentario Nacional, que determinan de manera precisa, en su capítulo XII, que “el Agua potable de uso domiciliario no deberá contener substancias o cuerpos extraños de origen biológico, orgánico, inorgánico o radiactivo en tenores tales que la hagan peligrosa para la salud. Deberá presentar sabor agradable y ser prácticamente incolora, inodora, insípida y transparente”.

Pero la posibilidad de presentar quejas formales o denuncias parece no tentar a los vecinos. “Me quejé por todos lados pero ya bajé los brazos. El otro día tiré las botellas que tenía guardadas con las muestras. Estoy cansada de promesas, si nadie hizo nada en la campaña política, imaginate ahora”, dice Mabel.

Por su parte, Mariela Rodríguez, del barrio Trapiche, vivió una situación un tanto más compleja a causa del 'agua negra'. “Mi hija –de tres años de edad- estuvo internada cinco días en el Notti, el año pasado, con una gastroenteritis. Después de un montón de análisis, los médicos me dijeron que era por el agua”, sostiene.

Ella tampoco parece encontrar respuestas en los canales de reclamo formales,  ya que se pregunta: "¿A quien me voy a quejar?".

"Ni siquiera vinieron cuando denunciamos que el agua salía negra. No nos queda otra que comprar agua en bidones. Ni para lavar sirve, vos vieras como queda el lavarropas después de cada lavado”, advierte Mariela.

De todos modos esta semana se conoció se presentó una acción de amparo contra Obras Sanitarias de parte de un vecino del Barrio Trapiche impulsado por una asociación defensora de los consumidores.

El reclamante y quienes lo acompañan en el recurso señala que se ha visto "obligado a comprar agua potable y dejar de utilizar parcialmente el agua de red", por lo que reclama un resarcimiento de parte de la empresa ahora intervenida. 

El manganeso y sus valores

Usado principalmente para aleaciones de hierro, el manganeso es uno de los 12 elementos más hallados en la corteza terrestre. Las aleaciones ferromanganosas (compuestas en hasta un 78% por manganeso), utilizadas para fabricar aceros, y las aleaciones spiegeleisen (de un 12 a un 33% de manganeso), son las más importantes.

También se añade manganeso al acero, aunque en pequeñas cantidades, como desoxidante. Pero, en grandes cantidades pueden formarse materiales extremadamente resistentes al desgaste.

Por ejemplo, las cajas fuertes están hechas de acero de manganeso (con un 12% del mineral en su composición) y, gracias a su resistencia a la salinidad, también se fabrican hélices de barcos y torpedos.

De todas maneras, este mineral es absolutamente necesario para el organismo humano. Se relaciona con la formación de los huesos, el desarrollo de los tejidos y hasta con la coagulación de la sangre.

Las frutas secas, las semillas de girasol y de sésamo, la yema de huevo, legumbres y verduras de hojas verdes, son algunas fuentes naturales de manganeso.

Su carencia en el organismo provoca lentitud en el crecimiento de uñas y cabellos, malformaciones óseas y puede llegar a disminuir la tolerancia a la glucosa o capacidad de eliminar excesos de azúcar en sangre.

Ahora bien, el exceso de manganeso por alimentación no ha demostrado tener efectos adversos, y aunque su ingesta no es tan peligrosa como la de arsénico, cadmio, cromo o zinc, los límites máximos permitidos a nivel mundial representan el 50% de los aceptados de amoníaco, se encuentran al mismo nivel de los límites recomendados de cianuro y son diez veces menores a los aceptados de cobre.

Según el artículo 982 del Código Alimentario Nacional, estos son los valores aceptados, expresados en miligramos por litro, de algunas de las sustancia inorgánicas permitidas en el agua potable.

Amoníaco (N) 0,20
Arsénico (As) 0,05
Cromo (Cr) 0,05
Cadmio (Cd) 0,005
Cianuro (CN-) 0,10
Plomo (Pb) 0,05
Manganeso (Mn) 0,10
Cobre (Cu) 1,0

Es decir, si el manganeso viniese presentado tal como un sobrecito de edulcorante, esa cantidad (1 gramo) es el máximo permitido en 10 mil litros de agua.

Opiniones (2)
23 de septiembre de 2017 | 03:54
3
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 03:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A ver, los señores "interventores" (título que tienen ahora por cuenta y orden de los satrapas mayores), no solo admiten que el agua no es agua, sino que también no van a hacer nada para solucionar este inconveniente, entonces tienen la cara BLINDADISIMAAAAA por diosssss. Soy un vecino del oeste y verdaderamente el agua tiene un gusto espantoso y como no tenemos presupuesto para instalar un laboratorio en casa y poder comprobar las concentraciones permitidas, no sabemos que CARAJO estamos tomando. Ahora bien, lo del aumento no se les escapo y no perdieron tiempo ya que muchos lo hemos recibido (claro tenemos que bancarlos por 10 años mas), esto sí lo aprobaron rápido. Pregunto: por que nos quejamos tanto de los que matan con revolver?, si estos ejemplares nos estan matando con el agua. Que contrariedad no, unos de los elementos vitales por excelencia esta siendo nuestro certificado de defuncion tarde o temprano, y sí la culpa de todo la tiene el SISTEMA o mejor dicho: LA SOCIEDAD, o mejor dicho: LA GESTION ANTERIOR, en estas tres palabras se escudan todos estos para tapar la inoperancia y la ineptitud que los supera en los cargos que tienen, por que rapidez para mandar a limpiar un caño parece que no la tiene nadie. Estimados, hagan los honores por lo que mas quieran de dar un paso al costado y dejar a gente que actue, ya que de lo contrario pasaran a ser una lacra mas de esa parte de la sociedad que se divierte matandonos. SAY NO MORE.
    2
  2. El agua empezó a salir negra en julio de 2008 y no sólo en los barrios del oeste. El 4 de julio suspendimos las clases dos días por el tema de si el agua era potable en la escuela que está ubicada en el este de Godoy Cruz, en el Bº La Gloria. Ese día trataron de patotearnos los inspectores de OSM y de presionarnos, las autoridades escolares. Ese día hicimos la denuncia en el EPAS. Fueron y tomaron muestras, volvimos a llamarlos cada vez que el fenómeno se repetía. Todos dicen que el agua es potable, pero por lo menos los que fueron a la escuela, nadie firmó tal aseveración. De hecho. yo aprendí y enseñé por años, que el agua potable es incolora, traansparente y de sabor agradable. La solución que nos propinían era dejar que decantara, imagínense, decantar la olla de cien litros para la leche de los chicos , que después hay que revolver para disolver la leche. Irresponsables.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'