Deportes

Tras el US Open, Del Potro apunta ahora al Masters y al Nº 1

"El número uno es otro de los sueños que tengo, y cada vez estoy más cerca, pero al mismo tiempo todavía lejos de lo que es Roger hoy y además hay varios arriba mío", dijo el tandilense.

Al día siguiente de su gran golpe en Nueva York, el argentino Juan Martín del Potro apunta ya a sus próximos objetivos: el Masters de Londres de fin de temporada y el número uno del mundo, en poder su más reciente víctima y ex "rey" del US Open, el suizo Roger Federer.

"Sí, el Masters es mi próximo objetivo", señaló Del Potro en una entrevista concedida a medios de prensa en un hotel neoyorquino, horas antes de regresar a Buenos Aires.

"Entrar al Masters en esta época es porque hiciste una gran temporada y estar seguro en septiembre me da tranquilidad para jugar el resto de la temporada, para tratar de disfrutar un poco más y no estar pensando cómo salió tal y que pasa si gana tal", agregó el argentino de 20 años, quien se aseguró un cupo en el torneo de Londres al haber ganado uno de los cuatro Grand Slams del año.

Si bien no lo ve inmediatamente al alcance, el número cinco del mundo reconoció también que tras ganar sobre el cemento de Flushing Meadows su certamen preferido, ahora tiene como uno de sus objetivos convertirse en el primer tenista de su país en alcanzar la cima del escalafón.

"El número uno es otro de los sueños que tengo, como era ganar el US Open y cada vez estoy más cerca, pero al mismo tiempo todavía lejos de lo que es Roger hoy y además hay varios arriba mío. Pero sé que mientras yo esté bien puedo tener oportunidad con todos".

"Lo bueno es que soy joven para aprender, mejorar y en un futuro, cuando ya esté todo listo, en todos los aspectos, voy a poder aspirar a pelear el número uno", agregó Del Potro, quien sacudió al mundo del deporte al evitar el lunes que Federer ganara su sexto título al hilo en la Gran Manzana, con un triunfo por 3-6, 7-6 (7-5), 4-6, 7-6 (7-4) y 6-2.

Del Potro se convirtió además en el primer jugador que logra vencer a los tres primeros del ranking durante el año en curso: Federer, el español Rafael Nadal (en semis del US Open) y al escocés Andy Murray.

"¿Si ya estoy dentro de esa elite? No sé si ya soy uno más de ellos, la realidad marca que hay cuatro arriba mío (el otro es el serbio Novak Djokovic) con gran nivel, que son grandes jugadores que tienen más experiencia que yo. Necesito tiempo para ver si puedo seguir estando metido entre ellos", afirmó Del Potro, el segundo argentino entre los varones que ganó en Nueva York, tras Guillermo Vilas en 1977.

El flamante campeón del US Open sabe que a partir de ahora las presiones serán diferentes, pero agregó: "También son presiones lindas, si uno está 100 o 50 en el ranking lo mismo tiene presiones. Y también es algo muy lindo que la gente venga a ver mis partidos y se interese por mi juego".

Ante la consulta sobre cuál es su techo, aseguró no saberlo. "Eso puede ser bueno, porque me permite seguir creciendo. Yo no me conformo y sigo con la misma línea de trabajo, tratando de mejorar, sabiendo cuáles son mis sueños y mis objetivos, tanto yo como mis entrenadores".

Del Potro reiteró el valor que le da a su primer título de Grand Slam: "El sueño que tenía de chico se me cumplió ayer, ahora a seguir para adelante". El tenista reconoció estar exhausto, tras otra noche en la que durmió muy poco, ya que tras los festejos debió madrugar para presentarse en varios programas matutinos de emisoras de televisión neoyorquinas y luego fue al edificio Empire State para tomarse unas fotos con su nuevo "juguete", el trofeo del US Open.

"Fue una mañana agitada, pero es parte de todo esto y me pone muy feliz. Nunca había estado en el Empire y me pareció muy lindo. Creo que se me hace difícil tomar conciencia de lo que pasó", describió el argentino, quien además de la copa se lleva de Nueva York un cheque de 1,85 millones de dólares (1,6 millones por el triunfo y 250.000 como bonus por haber sido el tercero en el US Open Series, torneos previos al último Grand Slam de la temporada), además de un auto de lujo entregado por uno de los auspiciantes del certamen.

Cuando se le comentó acerca de la gran repercusión que tuvo su hazaña en la Argentina, Del Potro agradeció el apoyo y señaló: "Yo a la gente no le puedo garantizar triunfos, pero sí que cuando entro a la cancha corro hasta lo último, sea quien sea el rival".

Y ante la reiterada pregunta de cómo está viviendo las horas posteriores a la victoria más impactante de su carrera, narró que cuando tiene cinco minutos libres se le vienen a la mente "imágenes del último punto" ante Federer y siente "escalofríos".

"Cuando terminó el partido Roger me dijo palabras que me emocionaron: 'Disfrutá que es tu momento'. Todavía no caigo", dijo con una sonrisa cansada y feliz, antes de irse a su habitación para tratar de recuperar el sueño atrasado, tras su gran sueño cumplido.
En Imágenes