Deportes

Messi, Del Potro y las malditas costumbres argentinas

Hoy Juan Martín del Potro es el mejor de todos. El pibe de Tandil entró en la historia al ganar el US Open tras derrotar en la final al mejor tenista de todos los tiempos, Roger Federer, en cinco apasionantes sets.

Hoy Lionel Messi es el peor de todos. El chico de Rosario es el jugador más criticado de una selección que humilla la historia del fútbol nacional, que perdió el clásico contra Brasil en el Gigante de Arroyito y que está a un paso de quedar afuera del mundial.

Hace menos de un año, Del Potro era el peor de todos. El gigante de casi 2 metros decidió ir a jugar el Masters en Shangai a pocos días de la final de la Copa Davis en Mar del Plata contra España. No llegó lejos en el torneo de maestros, volvió lesionado para jugar por la Ensaladera de Plata, perdió un partido ganable ante Feliciano López y el sueño argentino de la Davis tendrá que seguir esperando.

Hace pocos meses, Messi era el mejor de todos. La "Pulga" fue la figura del Barcelona que ganó la Champions League, la liga española y la Copa del Rey. Su juego deslumbraba, los rivales le tenían miedo y en Argentina casi inventamos nuevos adjetivos para calificar al heredero de Maradona, a la joya que nos haría ganar el mundial "caminando".

Hay algo más argentino que el dulce de leche. Es nuestra facilidad para convertir en héroes o en villanos a nuestros deportistas, de acuerdo a los resultados. No es una cuestión exclusiva de Messi o Del Potro: pasó con Maradona, Vilas, Reutemann, Sabatini, Nalbandian, Coria, Riquelme, entre otros tantos. Lo mismo hubiera pasado con Ginóbili si la selección de básquet no clasificaba al mundial, o seguramente pasará con Los Pumas si pierden por paliza en el Tres Naciones ante Sudáfrica, Nueva Zelanda o Australia.

Están bien los elogios para Del Potro. Logró un triunfo impresionante ante el más grande. Emocionó con su juego, asombró con su potencia y deslumbró al mundo entero con una madurez que lo llevó a lo más alto del tenis.

Están bien las críticas a Messi. Defraudó con la camiseta de la selección, no se convirtió en el líder futbolístico que Argentina necesita y no ha demostrado con la albiceleste ni un poco del brillo que lo hizo grande en Europa.

Lo que no está bien es nuestra exagerada falta de equilibrio con dos jóvenes figuras que apenas superan los 20 años y donde depositamos nuestras grandes esperanzas.

Del Potro tiene un gran presente y un futuro mejor. Pero hay que esperarlo, tenerle paciencia. No es Federer, Nadal ni Vilas. Su camino por la cima del tenis mundial recién comienza, y seguramente se encontrará con obstáculos que lo harán tropezar. Posee la capacidad de ser el mejor de todos, y lo demostró con creces en Nueva York. Nuestro desafío como hinchas será apoyarlo en las malas porque halagarlo en las buenas es lo más fácil.

Lo mismo ocurre con Messi. No es Maradona, Pelé ni Cryff. Es un pibe que la rompe en el Barcelona y que sufre en Argentina. Hoy lo criticamos con dureza, y tal vez en un año lo llevemos nuevamente al Olimpo de los elegidos si conduce a la selección al título mundial en Sudáfrica. Esperemos que así sea.

A Messi le pedimos que ponga en la cancha los "huevos" de Del Potro. En noviembre, le pedíamos a Delpo el compromiso de Nalbandian. Al cordobés le pedimos que cuide su cuerpo como Ginóbili. Al Manu le pedimos que juegue todos los partidos con la selección, como lo hacía Maradona. A Diego le pedimos que sea el Nº 1 adentro y afuera de la cancha. A Reutemann y Sabatini no le toleramos que fueran el Nº 2.

Comparaciones odiosas, inútiles, estériles. Si le pidiéramos a gobernantes, políticos, empresarios, maestros, médicos, policías, periodistas que pusieran más "huevos", que tuvieran más compromiso, que estén siempre y que sean los mejores, seguramente tendríamos un país diferente.
Opiniones (4)
8 de Diciembre de 2016|17:32
5
ERROR
8 de Diciembre de 2016|17:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Coincido con adribeat y con ambientalista. Ni somos solamente los argentinos y ni siquiera está mal. Si Del Potro arruga jugar en la Davis, lo puteamos; cuando gana nos alegramos. ¿Qué tiene de malo criticar cuando hay que hacerlo y felicitarlos cuando hacen las cosas bien?
    4
  2. Y obvio a quién le gusta los fracasos, me parece que está re bien...nos tenemos que agrandar en cada victoria y repudiar los fracasos jejeje, así es el deporte....nadie aplaude y reconoce un segundo lugar....
    3
  3. Es la prensa que hoy te idolatra y mañana te entierra,nosotros los ciudadanos comunes leemos ,escuchamos y miramos los que nos quieren mostrar la prensa o el poder ,pero los titulos de los diarios y noticieros no los ponemos nosotros,casi todos el periodismo responde a algo o a alguien,por eso dije no somos los argentinos,son algunos ,y a veces ni siquiera son periodistas
    2
  4. Los argentinos nos caracterizamos por estas malditas costumbres y coincido que cuando más apoyo hay que darle a estos fantásticos deportistas es cuando tienen traspiés para ayudar a levantarlos y sostenerlos en el Olimpo. Por otro lado tenemos que estar claros que no siempre los héroes deportivos se destacan en otras actividades, lastimosamente para la Argentina diego fue un extraordinario futbolista (el mejor de todos los tiempos), pero como técnico deja mucho que desear. Igualmente espero que tengamos suerte en el futuro próximo. Felicitaciones por la nota
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic