Deportes

Del Potro resaltó la mística argentina que muchos no entienden

Con 20 años, el tenista tandilense dio una lección de coraje, tenis y amor propio. Venció al mejor del mundo y se quedó con el torneo que soñó desde chiquito, el video de ayer debería repetirse en varios vestuarios del fútbol mundial.

No es la idea comparar el tenis con el fútbol. Sería imposible debatir entre un juego colectivo y otro sumamente individual, pero sí podemos resaltar el amor propio, el coraje y las ganas de entrar en la historia de Juan Martín Del Potro.

En la arena del Arthur Robert Ashe y mientras conversábamos de los premios que el deportista nacido en Tandil se llevaría a casa tras ganar el Grand Slam, reparamos en un dato no menor. Delpo juega por la gloria, por entrar en la historia; el premio económico está más allá, suma pero no parece ser su prioridad.

Del Potro con el trofeo del US OpenNo dejó hasta la última gota de sudor por un par de dólares más. Lo hizo por su camiseta, por su orgullo y con eso el de todo un país.

Lo que hizo ante Federer en la final de US Open, no lo hace cualquiera. Tenía enfrente al número uno; al ganador de las últimas cinco ediciones; a un tenista querido por todos, un jugador respetado y admirado por sus rivales... y él estaba ante su primera final de Grand Slam con los nervios que eso implica.

Tras un primer set donde le tomó el pulso al juego y tardó en acomodarse logró hacer pie en la pista centra y no se arrugó nunca, jugó como lo viene haciendo hace dos semanas: con un tremendo servicio, con una de las mejores derechas del circuito, con la cabeza fría y el corazón caliente en los puntos claves del partido. Sólo así, con mucha testosterona, se puede ganar a Roger Federer. Y él lo consiguió.

Repitiendo hasta el hartazgo el cierre del 4 set donde Delpo dejó la vida, no hago otra cosa que revisar en mi cabeza las ultimas dos presentaciones de la selección nacional de fútbol. La cara de Messi, los errores de Heinze y los cambios desesperados de Maradona. Me digo mil veces que no debo comparar, pero el subconsciente es más fuerte.

El mismo temple que mostraron los Pumas en el mundial de 2007, lo exhibió Juan Martín en la jornada de ayer, una manera elegante y fuerte de llevar nuestro deporte a los más altos planos. Tal vez sería una buena iniciativa ahora que están de moda los videos motivacionales repartir pasajes de la hazaña de Del Potro en varios vestuarios de fútbol, entre ellos el de la selección nacional.

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|14:09
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|14:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic