Las esposas de "El Chacal"

"El Chacal" se casó una vez legalmente y luego vivió en concubinato, hasta su detención, con otra mujer: la oficial de justicia. Ésta es la madre de quien fue abusada por más de 20 años, quien a su vez tuvo siete hijos de su padre. Pero cuando le reprochaba lo que hacía con su hija, le respondía: "Vos sos gorda y fea, no me servís".

A mediados de la década del ’60, cuando “El Chacal” tenía 23 años, contrajo matrimonio -como no podía ser de otra manera- con una adolescente de 14. Con esta mujer, quien será identificada como R., tuvo ocho hijos: tres hombres y cinco mujeres (también abusó de tres de esas hijas).

Sin dudas las esposas del “monstruo” jugaron un papel importante en las vidas de sus hijas, aunque sea por omisión. Además de las conjeturas que cualquiera puede realizar sobre las responsabilidades que por ser adultas les caben, es importante conocer qué manifestaron cada una de ellas ante la Justicia, siendo que fueron citadas como testigos.

Aunque R. no fue la primera en ser citada, la cronología de la vida de “El Chacal” amerita comenzar con la declaración de ella, su primera esposa.

Esta mujer se presentó ante el fiscal diciendo que su ex marido “era muy agresivo, me pegaba siempre, aparentaba ser una persona muy educada, muy centrada, un señor, pero que siempre me trababa mal y rebajaba”. Sin embargo, aunque estos dichos concuerdan con los de todos los testigos de la causa, ella lo aguantó varios años, hasta 1971 que la dejó por otra (la oficial de justicia).

Para R. el detenido tiene doble personalidad, y en esa impostura de parecer un buen tipo ante los extraños, en su casa era mantenido por ella, pero no por estar desocupado sino porque no aportaba dinero.

Según su ex esposa siempre fue infiel. Mientras vivían juntos “tenía novias y había tenido hijos con estas”, dijo, aunque por el momento se desconocen otras paternidades que las consignadas en este informe.

R. se enteró hace no mucho tiempo que “El Chacal” había violado a una de sus hijas cuando era una niña, porque ésta se lo reveló. Pero sí supo, en su momento, que cuando su hija mayor “tenía doce años su padre abusó de ella”, y según dichos de su la menor, “El Chacal” la había “amenazado con un arma de fuego” para concretar la violación.

Cuando esto ocurrió, R. se dirigió a hacer la denuncia a la Comisaría 27°, de Godoy Cruz, “pero el médico que la revisó indicó que no había penetración por lo que la denuncia quedó en la nada”, declaró.

La convivencia fue hostil porque, además del maltrato, su marido siempre estaba armado. Pero no sólo ella sufrió la violencia; en su declaración manifestó que otra de sus hijas también le contó que luego de violarla la había amenazado con matarla si decía algo, y asesinaría a sus hermanos y luego se suicidaría.

Las dos familias que conformó “El Chacal” vivieron prácticamente como rehenes de él y bajo amenazas constantes, además de las violaciones contra sus hijas, a quienes desde edad muy temprana (siete u ocho años) les pedía que le llevasen los cuadernos de la escuela al baño y allí las manoseaba mientras él se masturbaba.

Ese matrimonio se terminó en 1971. Dijo que para “ese entonces él ya estaba de novio con N.”, la oficial de justicia. De todos modos, cada tanto volvía a la casa de R. y “teníamos relaciones de prepo, es decir me obligaba a tener relaciones sexuales. De esas relaciones nació F., J. M., E. y L.”, expuso ante los investigadores.

Pero también contó cómo fue la última vez que mantuvo una relación con su ex marido: “Me pegó y me llevó al autódromo de Godoy Cruz. Allí volvió a pegarme porque no tenía ganas de hacerlo con él”.

Como expresó R., “El Chacal” ya estaba con otra mujer, con quien tuvo siete hijos. Las hijas mujeres de esta nueva unión también sufrieron los abusos de su padre, particularmente una de ellas, a quien violó por más de 20 años y con quien tuvo siete “hijos-nietos”.

N. (foto) declaró que tomó conocimiento de que su pareja violaba a su hija C. tiempo después de ocurridos los hechos ya que cada vez que “le preguntaba quien era el padre de sus hijos, me decía que eran sus hijos y nada más”.

De todos modos, es posible que la oficial de justicia haya declarado lo que le convenía. Porque, según dijo: “Suponía que el primer hijo de C. era de su novio y no advertí ninguna situación extraña en ese tiempo respecto de ella y de su padre”.

Pero sí había algo extraño: su hija no tenía novio, casi no salía de la casa y cuando lo hacía “El Chacal” la seguía a todas partes.

Incluso, ella misma lo afirma en su declaración. Según reza el expediente judicial: “Actualmente la situación entre su pareja y su hija se había vuelto insostenible debido a que éste la perseguía y no la dejaba vivir tranquila”.

Pero mucho antes de esto, ya que N. se refiera al último tiempo, contó que cuando discutía con su marido y “le manifestaba que cómo podía ser que C. estuviera nuevamente embarazada, él decía que no eran hijos suyos”. Agregó que esas respuestas las daba de modo muy agresivo con ella pero que no era agresivo con C., siendo que anteriormente había dicho que sí la maltrataba.

Así, cada vez que le preguntaba a su marido de quién estaba embarazada su hija, éste le respondía que “estaba loca y seguro te han llenado la cabeza los otros hijos”. Sigue siendo al menos extraño que primero manifestara no saber sobre los abusos y que luego declarara: que sus otros hijos le decían que conocían toda la situación pero no se iban a meter mientras su padre no le hiciera nada a ella.

N. también expresó, sin ningún tapujo, que le decía a su hija que la culpa era de ella porque “tenía que hacer la denuncia y se negaba”.

Insistió en que C. “nunca me contó acerca de las violaciones” pero finalmente se enteró que su marido abusaba de su hija aunque cada vez que le tocaba el tema, “mi hija se ponía mal y decía que no quería denunciarlo, lo defendía y que no quería que me metiera en esos problemas”. No obstante, confirmó ante las autoridades judiciales que a pesar del silencio sabía que los hijos eran de su pareja.

En su declaración N. buscó en todo momento dejar en claro que ella no podía hacer nada porque su hija consentía los abusos. Argumentó nuevamente al decir que cuando discutía con su esposo “C. se metía en el medio y lo defendía”.

Y siguió: “Cuando C. tuvo a su primer hijo intenté sacarlo de la casa y así cada vez que se quedaba embarazada, pero ella no quería que se fuera y me decía que él no tenía nada que ver en eso”.

También puso en boca de su hija que, de alguna manera, esos hijos eran bienvenidos porque “total el gobierno pagaba”. Es decir, la oficial de justicia expresó que C. le respondía que no se hiciera problemas por sus hijos porque el Estado le brindaba ayuda económica por cada uno de ellos.

Declaró que fue ella quien les brindó una obra social a sus nietos y que había pensado en denunciar a “El Chacal” debido a que “en el último tiempo había estado muy obsesivo con C. porque la perseguía a todas partes”

Agregó que su esposo siempre le decía que si a él le pasaba algo los iba a matar a todos, y que cuando lo echaba de la vivienda, “El Chacal” la amenazaba con llevarse a los niños, es decir a sus hijos, aunque no lo blanqueaba explícitamente.

Seguramente este hombre victimizó a todas las personas que tuvo cerca. Pero sus hijas, casi todas, además de ser abusadas por él vivieron amenazadas. Siguiendo esa lógica, quien fue más cantidad de veces violada fue más veces amenazada, no sólo en cantidad sino también por la intensidad. Y como declaró C. desde que era pequeña su padre la golpeaba durante las violaciones.

Pedirle coraje a quien le quebraron la dignidad, la autoestima y la vida desde niña, es mucho, más bien ella necesitaba ayuda, y no la tuvo. Sin embargo, un día denunció a su padre; es imposible saber durante cuánto tiempo procesó esa decisión, hasta que finalmente lo hizo el pasado mayo.


(Próxima nota, las declaraciones de dos hijos de “El Chacal” y de sus vecinos)

Opiniones (5)
21 de agosto de 2017 | 16:19
6
ERROR
21 de agosto de 2017 | 16:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. espero que el cacique del pabelló 8 ya tenga cierta simpatía contigo, para que puedas volver a dormir calentito, abuelito cariñosoooo
    5
  2. NO TAPEN EL ENTORNO, TAMBIEN ES COMPLICE
    4
  3. sólo Dios le puede dar a C esa contención que necesita para proseguir con su vida.......... FUERZA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Y ADELANTE QUE VALÉS MUCHO!!!!!!!!!!!
    3
  4. Por favor, esta mujer no es inocente...! Una madre dá la vida por sus hijos...! Esto de las violaciones venían en la pareja anterior de éste, y al principio cuando comenzó a "ver y a sospechar" que hizo...? Yo quiero saber, cómo quedó su situación, me imagino que está en la cárcel como mínimo...!
    2
  5. La verdad la madre es una cara dura, tapo y apaño todo por tener un tipo al lado, ojala que algun dia se arrepienta esa hija de p.....
    1
En Imágenes