Deportes

Nadal, enredado de nuevo en su laberinto físico

En Nueva York, el postergado sueño del español se hizo añicos con los pelotazos de Del Potro. Nadal aseguró que todavía no está para ganarle a los jugadores con mayor forma del circuito.

"La verdad es que él está jugando a un nivel superior al mío en este momento. Estando perfecto del abdominal tampoco hubiera ganado ninguno de los tres partidos que he perdido desde mi vuelta -ante Del Potro, en Montreal y Nueva York, y contra Novak Djokovic en Cincinnati-, porque aún no estaba para competir con éstos en este momento", dijo Nadal tras el trago amargo de la inapelable derrota por un triple 6-2 que le infligió el argentino.

Un momento antes, ante la prensa de todo el mundo, Nadal había revelado con más detalles las características de su lesión en el abdomen, que durante las dos semanas de disputa del US Open había tratado de minimizar -o incluso negar- tanto como fuera posible.

"Hace tres semanas que no me hago pruebas. Tenía un edema en el abdominal, líquido. Por lo tanto, es una micro rotura porque si no, no habría líquido. Siendo realista, ese problema me ha limitado desde la primera semana que regresé. Teniendo que jugar partidos durante dos semanas a tres sets, imagino que mejor no estará", señaló el español, que sobre todo se vio afectado en el servicio.

De vuelta en su país, se someterá a nuevos tests médicos y se dispondrá a afrontar el reposo y la recuperación que no hizo por priorizar el US Open, su única cuenta pendiente a nivel de Grand Slams. En principio lo efectuará en Murcia, con los doctores del equipo de Copa Davis que se medirá con Israel el próximo fin de semana.

Nadal argumentó que como el torneo neoyorquino es uno de los más importantes del año, lo quería jugar "como fuera", aun corriendo el riesgo de que su nueva lesión se agravara. Pero por otra parte, admitió que tal vez no fue lo mejor regresar al circuito en agosto justo en dos Masters 1000, tras una pausa de dos meses y medio por lesión.

"Este año no es muy afortunado para mí. Primero fue la pausa en la rodilla. Volví perfecto de eso, pero después de estar tanto afuera me lesioné de nuevo. Tal vez fue demasiado jugar en Montreal y Cincinnati, quizá hubiera sido mejor empezar con otros torneos menos pesados".

Al ser un tenista cuyo juego necesita imperiosamente de los partidos para tomar ritmo, ésa es una de las disyuntivas a la que se enfrenta Nadal, cuándo y cuánto jugar mientras su físico no esté al cien por ciento. "Sé que para tener opciones ante los jugadores 'top' tengo que estar en condiciones físicas perfectas y además jugar más partidos, que es lo que te da más confianza y más decisión para los momentos claves", reconoció.

La buena noticia que se lleva Nadal de su gira norteamericana es que no hay rastros de la tendinitis de inserción y un edema óseo en ambas rodillas, y que su espíritu competitivo está intacto. Así, logró hacer cuartos en Montreal y semis en Cincinnati y en Flushing Meadows, pese a que según él ya desde el partido con Del Potro en Canadá viene arrastrando su problema en el abdomen.

La mala es que hoy por hoy no está para luchar en la cima de la cima, es decir, que cualquiera de los "top five" -Roger Federer, Andy Murray, Djokovic y Del Potro- está algunos escalones por encima de él y llevan las de ganar ante este Nadal de segunda mitad de 2009.

También el ranking le ha dado una sastisfacción al hombre que en junio perdió el número uno a manos del suizo Federer. "He recuperado el dos, que no es lo que más me importa, pero siempre es positivo", señaló.

Aun en un discurso de despedida de Nueva York que intentaba ser positivo, Nadal dejó entrever que se siente frustrado y que espera tener su revancha aún en 2009.

"Está claro que con todo lo que me ha pasado este año, que en general no ha sido positivo, sigue siendo un año fantástico para mí. He ganado un Grand Slam y tres Masters Series".

"Ahora lo que queda del año espero hacerlo lo mejor posible, pero pensando en intentar coger ese nivel (de antes), volver a jugar con alegría, para empezar el año que viene con suficientes garantías como para volver a aspirar a todo".

A pesar de su problema abdominal, Nadal piensa manener su planificación original, que incluye disputar Bangkok, Pekín, Shanghai, París y el Masters de Londres.

"Yo creo que todo lo malo que tenía que pasar ha pasado", dijo Nadal, con un rostro a medio camino entre la confianza y la amargura.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|23:38
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|23:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016