En los últimos 20 meses, 900 policías fueron heridos en Buenos Aires

La cifra ha implicado un récord histórico en la provincia. La mitad de los uniformados que recibieron lesiones durante el cumplimiento de sus funciones debieron alejarse de la fuerza por la gravedad de sus cuadros médicos. Muchos de estos agentes no reciben contención psicológica.

Unos 900 policías bonaerenses resultaron heridos en cumplimiento del deber en los últimos 20 meses, y cerca de la mitad de ellos tuvieron que alejarse de la fuerza por la gravedad de sus cuadros médicos.

Los datos, que constituyen un récord histórico en la provincia, fueron revelados por la entidad que agrupa a uniformados que sufrieron todo tipo de situaciones complejas y pone de manifiesto la violenta realidad actual.

"La sociedad genera situaciones de violencia a cada momento y la Policía como institución no está afuera de esta realidad, por lo que se debe trabajar muchísimo para reducir las consecuencias y al mimo tiempo ofrecer al herido todas las posibilidades de una vida digna que seguramente tenía antes del hecho", señaló el titular del Centro de Policías Heridos bonaerense, Raúl Rodríguez, en declaraciones a Diario Popular.

El informe revela que desde enero de 2008 hasta la fecha, los efectivos heridos en cumplimiento del deber fueron 900, discriminados en 400 casos de policías en tratamiento, alejados de la fuerza por la gravedad de sus heridas, y otros 500, que resultaron reincorporados en tareas secundarias.

"El Centro de Heridos tiene un doble trabajo, porque luchamos para que se respeten los derechos de los heridos en actividad y, al mismo tiempo, los de aquellos efectivos retirados. Apuntamos, fundamentalmente, a disminuir las penurias de ellos y de sus grupos familiares", indicó Rodríguez.

El informe también describe que en los últimos 15 años, los heridos y caídos contabilizaban 1.600 casos de gravedad.

"Cuando terminamos baleados en algún enfrentamiento y logramos sobrevivir no dicen héroes, a veces nos premian con medallas al valor, pero al poco tiempo todo se vuelve una pesadilla para nosotros y nuestras familias", mencionó Antonio Fernández, del Centro de Policías Heridos de La Matanza.

El efectivo recordó que él recibió un disparo en la cadera en 1997, mientras trabajaba para la Brigada de San Justo y aseguró que no tuvo "asistencia psicológica, ni nada parecido".

Por último, Rodríguez sostuvo que "está comprobado que un trabajador, en este caso policía, que está bien atendido y que tiene sus necesidades básicas satisfechas, tendrá un mejor rendimiento, pero en la actualidad esta situación se aleja de la realidad".
Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 22:08
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 22:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México