¿Te imaginás tu auto funcionando con basura como combustible?

No es una escena de “Volver al futuro”, sino una posibilidad muy remota que ya se está probando en algunos países de Europa, donde se utiliza el biogás. Los vehículos son propulsados con energía a partir de residuos de materiales orgánicos biodegradables. España lleva la delantera en el experimento.

Autos circulando con energía a partir de basura. No es una imagen futurista. Ya hay prototipos de vehículos propulsados con biogás. Por ahora son sólo eso, prototipos, pero el potencial de esta energía es casi ilimitado y sus ventajas ambientales muy atractivas, ya que no entra en conflicto con los alimentos, como los biocombustibles.

El biogás es un combustible renovable que se obtiene de la fermentación de materiales orgánicos biodegradables, como basuras domésticas y residuos agrícolas, ganaderos, pesqueros y de la industria agroalimentaria. En la actualidad, una parte de estos desechos agrarios se emplean en alimentación ganadera y en compost, pero la mayoría van a vertederos, sin tener ningún aprovechamiento.

El biogás obtenido en vertederos es el más extendido en España, y la energía se destina a producción de electricidad o de calor, a través de plantas de cogeneración. Ahora los investigadores buscan nuevas aplicaciones y se han fijado en los transportes, ya que el aumento del precio del petróleo incentiva a buscar alternativas.

El Grupo Hera puso en marcha en 2005 la primera planta de biogás a partir de vertedero para suministro a vehículos, con una capacidad para abastecer a 40 coches al día. El reto ahora es obtener biogás de residuos agroalimentarios, y que los coches se muevan con él.

Gasolina de naranjas

En las plantas de generación de biogás se pueden tratar todos los tipos de residuos, pero unas mezclas funcionan mejor que otras. Una de las que tiene buena producción de biogás es subproductos de la industria de transformación de cítricos y estiércol, según un estudio realizado en Ainia. Por el contrario, los alpechines de las aceitunas no funcionan bien en porcentajes altos, y los residuos forestales y leñosos y las cáscaras de frutos secos se degradan muy lentamente y no son rentables.

El biogás necesita una depuración antes de poder ser utilizado como combustible. Su composición es de un 65% metano, un 35% dióxido de carbono (CO2) y el resto agua, amoniaco e hidrógeno. Y para elevar el valor energético del biogás, se le retira el CO2, dejando un 95% de metano, que se denomina biometano, y es técnicamente equivalente al gas natural en producción energética.

 "Los coches propulsados con gas natural no necesitan adaptar sus motores, y la ventaja frente al gas natural, que es un combustible fósil, es que el biometano es renovable, no hay que cultivar campos para producir combustible y se valorizan residuos", destaca jefe del Departamento de Calidad y Medio Ambiente del centro tecnológico Ainia, Andrés Pascual.

Argentina es el país con mayor número de vehículos que se mueven con gas natural, con 1,6 millones, seguido de Pakistán (1,5 millones) y Brasil (1,4) millones, y todos ellos podrían circular con biometano, sin necesidad de adaptaciones. En España circulan 1.493 coches con gas natural.

Suecia, Suiza, Alemania, Austria y Dinamarca cuentan ya con plantas de depuración de biogás y están apostando por promocionar los vehículos impulsados por este combustible, ya que el recurso para obtenerlo es local, los motores generan menos ruido y emite menos gases de efecto invernadero que la gasolina o el diésel.

En el caso de los coches con gas natural, las emisiones son un 20% menores que en los de gasolina. Además, según un estudio desarrollado en Alemania, los coches con biometano recorren tres veces más distancia que los que utilizan biodiésel. Además el tiempo de recarga del biogás en el vehículo sería similar al de la gasolina.

Los dos retos pendientes para la implantación definitiva del biogás en el transporte es que el coste de la depuración se reduzca, que la industria del automóvil se convenza de su potencial y que se implanten surtidores. Pascual confía en que a medida que la ley ambiental sea más exigente, el biogás sea una verdadera alternativa.

Fuente: Madri+D

Opiniones (1)
22 de septiembre de 2017 | 18:54
2
ERROR
22 de septiembre de 2017 | 18:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ya lo probo el Dr. Emmett Brown
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'