Insólito, un hombre vive con 4.600 escorpiones

Es un tailandés que tiene 38 años, al principio los vendía y luego pasaron a ser sus mascotas más preciadas. Tuvo que adaptar su casa para albergar a estos curiosos animalitos.

Suang Puangsri, un tailandés de 38 años que vive en la provincia de Uttaradit, a 600 km al norte de Bangkok, ha tenido que adaptar su casa para poder atender en condiciones a sus insólitas mascotas.



Vive con más de 4.600 escorpiones como parte de su particular “expiación” para con estos bichos, después de venderlos fritos durante una década en un tenderete en el mercado. En aquellas latitudes los escorpiones, saltamontes y langostas están muy demandados a la plancha, un manjar que los oriundos toman en espetos como las sardinas en Málaga.

Ahora, los artrópodos depredadores se han convertido en sus mascotas favoritas. El ex-vendedor diseñó su casa de dos pisos de madera para adaptarla a ellos, que viven en un espacio de 30 metros cuadrados en el primer piso. La zona está decorada con ramas de árbol, piedras y muy poca luz, manteniendo la temperatura perfecta para que los escorpiones se sientan a gustito.

La gente dice que Suang Puangsri no está bien de la sesera, pues además de cuidar de los alacranes también se dedica a hacer, con ramas y semillas, figuras de hormigas en bicicleta que luego vende a los turistas. Así gana unos 400 €, lejos de los 600 € que obtenía de la venta de estos invertebrados a los restaurantes.

Esta es la forma en que explica sus sentimientos encontrados: “tenía miedo de mi pecado, porque yo había vivido de su venta durante mucho tiempo. Aunque yo estaba feliz por tener dinero, sentía un profundo sufrimiento interior de culpa”. Y así explica los suyos su señora esposa, Lampoon Pimtoom: “No tengo miedo de los escorpiones, pero no me atrevo a tocarlos”.



Para mantenerlos Suang los alimenta con cigarras y otros insectos vivos (alrededor de un kilogramo diario). A continuación, se pasa una hora de meditación, mientras que sus amigos se arrastran a su alrededor. Y está tan decidido a expiar su pecado, que incluso les compra los escorpiones a otras personas que los venden a restaurantes.

Cuando el número de sus mascotas se pasa de la raya, se acerca a un bosque cercano con su hijo para liberar los excendentes.

Esta fijación con los escorpiones es rara, pero no totalmente única en Tailandia. A principios de este año, una mujer, Kanchana Ketkaew, estableció un récord Guinness por haber permanecido con 5.000 escorpiones vivos durante 33 días. También tiene la marca de resistencia, al mantener un escorpión de siete pulgadas en la boca durante 2 minutos y 3 segundos.

Suang espera superar ese número (quiere llegar a los 9.000 escorpiones en su propio domicilio) y también se prepara para batir el récord de alacrán en boca.
Fuente Blog La información.com

Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 21:41
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 21:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'