"Es inevitable que la Vendimia sea para el turismo"

Guionista y director de la Fiesta Nacional de la Vendimia 2008.

Alejandro Conte y Nora Meirani fueron elegidos, junto al resto de su equipo, como los responsables de llevar a cabo la puesta en escena de la próxima fiesta vendimial. “Nacida del río y de la tierra” será el nombre que llevará la fiesta de los mendocinos.

Tanto Conte como Meirani, han sido muy solicitados desde que se anunció que su guión era el elegido. Desde ese momento, ambos se han mostrado juntos frente a los micrófonos, uno para encabezar las respuestas, como es el caso del director; y ella, para vigilar justamente las respuestas, que no se escape nada que no se deba contar de antemano y de esa manera asegurar la sorpresa de la próxima fiesta.


- Parecen muy unidos. ¿Desde cuándo trabajan juntos?

- Conte: Seis años, nos hemos presentado cinco años en la central y realizamos la elección de Capital del 2005. - Meinari: Sí, en ese tiempo hemos hecho cosas muy insólitas, muy kamikazes. Es un suicidio elegir trabajar juntos pero está bueno, somos capaces de pasar 9 horas trabajando pero quedamos felizmente agotados siempre.

- ¿Qué se siente haber sido los ganadores frente a figuras com Golondrina Ruiz y Vilma Rúpolo, quien trabajó en base a un guión del propio Arístides Vargas?


- Conte: Se siente como una cosa fuerte, porque uno sabe que son referentes de Vendimia. Creo que somos todos referentes de Vendimia, porque tiene que ver con que todos somos hacedores desde el lugar que nos tocó. Vilma ha sido hacedora de Vendimia muchos años desde lo coreográfico, igual que Golondrina que lo ha sido desde las letras y yo desde la posición de bailarín.
- Meinari: Ha sido un honor para mí tener de rival a gente tan conocida y tan afamada, en realidad es un honor haber ganado.

- Pero ahora (a Conte) estarán en un lugar diferente…

- Conte: Ser director es una responsabilidad mucho mayor que salir a bailar, es fuerte porque la Vendimia tiene una mezcla de cambios de ánimos, la euforia de saber que ahora te toca a vos, que después de mucho tiempo de presentarnos como staff nos dieron esta responsabilidad. Ahora tenemos que mostrar que todo lo que planteamos lo podemos hacer, qué tenemos esa capacidad de lograrlo.

- ¿Creés (a Conte) que se te hará difícil dirigir a tus colegas actores y bailarines?

- Conte: No, yo ya tuve una experiencia con Capital y tengo una experiencia previa de dirigir grupos de teatro. Hay un respeto muy mutuo con mis colegas, entienden el rol que les toca cada uno. Yo también entiendo, las veces que me ha elegido un colega, he estado en el rol que me corresponde estar, aportando y apoyando todo lo que pueda dar. En ese aspecto es donde menos miedo tengo, porque somos todos muy respetuosos del lugar que nos toca y eso hace que el 50% de la fiesta de la Vendimia esté garantizada.

- Nora, ¿De qué trata “Nacida del río y de la tierra”?

- Meinari: El guión ronda en dos elementos claves de la naturaleza, como son el agua y la tierra. En este caso el río como hacedor de Mendoza, el agua transformada en río. Y el hombre que es el que hace todos los cambios. Mendoza es lo que es por el cambio que hace el hombre en el río y en las tierras, pero el hombre no sería quien es si no existiera el río y la tierra.

- Hace poco tiempo atrás, introducir una canción de León Greco levantó muchas críticas a favor y otras en contra. ¿Con el espectáculo de ustedes pasará lo mismo?

- Conte: Las críticas a favor o en contra van a estar, la subjetividad de las miradas es multitudinaria, hay gente que le gusta un estilo de Vendimia, hay personas que les gusta otro estilo y el periodismo que tiene una mirada desde otro lugar. Sabemos que al espectador desprevenido, que es el que no conoce y que espera algo, ya por el tema de Vendimia el espectáculo le fascina mientras que el crítico mira más profundamente.

- ¿Qué novedades habrá en la fiesta?

- Conte: La única novedad que planteamos es la música en vivo, que va a ser el 60%. Gracias al esfuerzo y a la lucha constante de los hacedores vendimiales tenemos la posibilidad, que antes no se nos daba, de tener música en vivo. Es un elemento fuertísimo tener a los músicos en escena que serán todos locales. Hay un respeto muy grande en relación al qué y al cómo se relaciona con la Vendimia. Más allá de la interpretación, es consecuente con la escena que se plantea.

- En los últimos años se ha dado la crítica de que la fiesta está hecha más para el turismo que para los mendocinos. ¿Cuál es su opinión?

- Conte: En realidad es inevitable que la Fiesta de la Vendimia sea para el turismo, porque vienen los turistas y la compran. Lo que si se puede evitar y tiene que funcionar es que el espectáculo no pierda su esencia, la raíz.
En eso somos “conservadores”. Hay que conservar el espíritu de la raíz, del ritual como Vendimia. Yo creo que casi nadie lo pierde, lo que suele pasar es que como la ve tanto el turismo y se la proyecta a nivel internacional, existe esa contradicción, pero los temas que tratan las vendimias son bien mendocinos.

- Volviendo al tema del guión, ¿hay cosas que fueran tradicionales que quisiste sacar y no lo hiciste para no armar polémica?

- Meinari: No, en realidad lo que escribo es algo en lo que creo. No me parece que nada de lo que uno saque o que ponga y que esté justificado dentro de la ideología que uno quiere presentar arme una hecatombe, por ahí hay hecatombes sin sentido. Soy una ferviente admiradora de los ritos, por lo que no me fue posible. Hablo de un rito que funciona más o menos del mismo modo hace 71 años. En realidad pasa por cuál es el enfoque que se use.

- ¿Cuándo hablás de ritos, a qué te referís?

- Meinari: Me refiero a contenidos, la Virgen de la Carrodilla es un contenido fuerte, creo que no puede faltar, no podés dejar de hablar de la cosecha, no podés dejar de hablar de lo histórico social, de la falta de agua en Mendoza.

- Con respecto a la música, ¿habrá un estilo en particular?

- Conte: La Vendimia de por sí tiene el mestizaje de estilos, no se puede utilizar un estilo único, es imposible. Si pones todo folclore, estás limitado. El tema es cómo lo vas combinando, la música va a tener folclore, rock, tango, todo interpretado por músicos locales. El estilo va a ir variando, hay una música que es incidental, que tiene que ver con algo universal que no se puede perder. También habrá música enlatada, que es inevitable porque son referencias concretas a cosas que queremos decir y a los músicos como que les parece muy fuerte copiarla. Hay intérpretes que merecen ser escuchados.

- ¿Ya hay algún músico seleccionado?

- Conte: (entre risas) Estamos en eso, no se puede saber todavía… están los dos jefes de la música viendo y ahora viene la elección. Hay un gran universo de músicos. Lo que sí, la música es mendocina y tiene el sabor nuestro, por más que sea una milonga.

- ¿Cuando planteas el espectáculo decís que hay que transformar lo sencillo en algo gigante, ¿cómo es eso?

- Conte: Ahí está la estrategia del director, en cómo hacer para resignificar un objeto tan chiquito en algo que se transforme en algo gigante. Tiene que ver mucho con el dibujo que uno proyecta en la escena entre el artista y el elemento plástico que se utiliza. El dibujo coreográfico no está sólo, está acompañado por una luz determinada, pensada hacia donde queremos llevar el estado de ánimo del público. Es sentarse a pensar cómo poner esa luz para que el bailarín o actor produzca un efecto tan fuerte que supere el láser, un monstruo, una montaña que se corre.

- ¿Es por eso que no usarás los cerros?

- Conte: Exactamente, no los vamos a usar con gente pero los vamos a usar desde lo técnico. Yo como artista nunca he ido a los cerros, pero si he conocido la sensación de los que van, es horrible. Más allá de que la Vendimia sea históricamente trabajo de cerros, pero era otro trabajo de cerros. Los artistas están olvidados en los cerros, tienen que subir mucho antes, están ahí esperando que les toque...

- ¿Por qué decís que se sienten olvidados?

- Conte: Yo, porque lo he vivido desde adentro y se pierde lo maravilloso que tiene que es la cocina, el atrás del escenario. En los cerros el artista no se siente reconocido ante el espectador, el bailarín necesita que el espectador le transmita energía y en los cerros nunca la va a tener. Es una forma de pensar mía que corresponde a una estética, a mí como artista no me gustaría que me mandaran a los cerros.

- ¿Cómo esperan pasar este tiempo que queda hasta que llegue la fiesta?

- Meinari: Con miedo. Lo bueno es que somos varios, así que cuando uno tiene miedo, el otro no, y así sucesivamente.
- Conte: En realidad somos muy unidos, somos como la familia Ingalls, todo el tiempo cuidándonos, y para un laburo tan grosso es fundamental la contención.

- ¿Cuánta gente van a colocar en el escenario?

- Conte: El máximo, que son 700 y pico de bailarines, más los músicos que estarán.

- ¿Siempre serán los mismos los músicos o van a variar?

- Conte: Hay una banda eje, que es la banda mayor y que tiene una estructura básica, pero van a ir apareciendo algunos músicos que son más específicos, que van a interpretar ciertos temas, pero va a haber músicos rotativos.

- Finalmente, ¿Cómo se imaginan el día después de la fiesta?

- Conte: Borrachísimo, yo me imagino tirado en una acequia con botellas de vino (risas).
- Meinari: Creo que con la labor cumplida, de eso que no te olvidás nunca, que es parte de la historia personal de cada uno. En este momento tenemos sólo el reconocimiento de una obra porque aún no la hemos llevado a cabo.
- Conte: Yo lo veo como la analogía del parto que está relacionado con el dolor y la felicidad. El dolor visto desde muchos puntos de vista; el físico, el de abandonar ese estado y la felicidad de pasar a un estado nuevo y ver eso nuevo.
- Meinari: De todas maneras creo que el equipo está dispuesto a darlo todo, por eso esperamos que salga como lo soñamos, como la pensamos, que guste, porque todo el equipo tiene la camiseta puesta a full por hacerla.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (5)
5 de Diciembre de 2016|01:42
6
ERROR
5 de Diciembre de 2016|01:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Lo productivo son las críticas constructivas. Me parece que hay que darle a esta dupla una oportunidad y después opinar. Qué tiene de malo que la fiesta sea para el turismo. Lamentablemente esa es la mentalidad de los mendocinos que nunca nos va a permitir crecer en ese sentido.
    5
  2. Realmente dejar mensajes aqui sirve únicamente para descargar energias, jajjaa... no creo que sirva de nada, con respecto a la vendimia ya nada se puede hacer, llevamos décadas de fraude y conceptos pacatos y vulgares en cuanto a lo artístico y a lo operativo, la vendimia es una porqueria, hay muchas fromas de decir lo mismo, esta gente siempre encuentra la más chata e íbrida, con un par de fuegos artificiales arreglan todo. que tengamos suerte !!! chau.
    4
  3. Leer el título, ya me produce tristeza "Es inevitable que la Vendima sea para el turismo". La verdad, decepcionante. ¿y las raíces? Lo que podrían hacer esta pareja es anotarse en alguna obra en el exranjero o en otra provincia, porque la Vendimia es bien mendocina y así debería ser, pero con directores como éstos, estamos al horno. Repito, me llenó de tristeza y eso que no soy asistente a las fiestas, pero soy muy mendocino.
    3
  4. No estoy para nada de acuerdo con el post de farsante, lo escrito es como una transferencia freudiana. Lo que no significa que esté de acuerdo con las afirmaciones de esta dupla:¿vendimia igual turismo? pregunten en los cerros, ahí se palpita la fiesta, ahí tienen más ideas de como "sentir" vendimia.La nota es bastante rara, que sea un "suicidio trabajar juntos" es una frase tan poco feliz, éxitos para los que dirigen y sin preconceptos por favor
    2
  5. ME PARECE Q COBOS TIENE Q DEJAR DE LADO SU PELEA CON JAQUE Y DEJAR DE CONTRATAR GENTE INEPTA COMO LOS SON ESTOS DOS PERSONAJES, TIENEN MUY POCA EXPERIENCIA EN VENDIMIA, NI SIQUIERA PUEDEN ORGANIZAR UN VENDIMIA DE CAPITAL... SEÑOR COBOS PIENSE UN POQUITO EN LOS MENDOCINOS Y DEJE LADO LOS AMIGOS.
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016