Bolognezi: habrá un careo entre dos testigos importantes

María Gabriela Altamirano es una testigo que estuvo a punto de ser aprehendida porque se sospecha que sus testimonios fueron inventados. Debido a estas dudas, las defensas de Abdo Girala y de "Metralleta" Pérez solicitaron un careo con el travesti "Georgina", ya que ambas supuestamente estuvieron juntas cuando se producía el crimen del joven de San Martín.

Hoy se produjo, quizá, la jornada más importante en el juicio oral que se lleva adelante en San Martín por el crimen a José Luis Bolognezi.

Antes de que finalizara la jornada número 11 del debate, estuvo a punto de quedar detenida la testigo María Gabriela Altamirano, una de las cinco personas que hoy concurrieron al tribunal. Y se aprobó la solicitud de la defensa para realizar un careo entre Altamirano y el travesti “Georgina”. En tanto, Roberto Bonivardo, el padre de uno de los ex imputados en la causa, denunció que “la familia Bolognezi no quiere saber la verdad por dinero”.

Altamirano, quien en todo momento trató de evitar a la prensa, inició su declaración a las 10. En ese momento dijo “me citaron para saber si Pérez –alias “el Metralleta”- le había contado algo a mi hermano”.

Dicho esto, la testigo indicó al tribunal que ella nunca había presenciado el crimen. Dee se modo se desdijo con lo manifestado en tres declaraciones realizadas durante la instrucción de causa, y hasta desconoció las firmas que figuraban en dichas declaraciones. “No son mías”, sostuvo.

Por ese motivo, se solicitó una pericia caligráfica, para constatar si de verdad ella había firmado –o no- las declaraciones en cuestión. Y se ordenó llamar a un perito de la Ciudad de Mendoza con el fin de realizar la pericia en ese momento. “Que sea lo más breve posible”, dijo, aludiendo el trámite judicial, el presidente del tribunal, Pedro Bernardo Carrizo.

Luego de emitida la orden judicial, Altamirano, quien había concurrido con su hijo de 14 años, fue trasladada hasta la Cámara del Crimen que se encuentra frente a la Sala de Audiencias donde se celebra el juicio –en el local del Consejo Profesional de Ciencias Económicas-. Recién cerca de las 13.20, regresó al debate, aunque con una postura distinta y reconoció que había mentido.

Por requerimiento de la fiscal de Cámara, Nancy Lecek, Altamirano explicó que había negado sus declaraciones y las firmas correspondientes “porque había sido amenazada por declarar en esta causa”.

“Un día golpearon al puerta de mi casa y al abrir me encontré con un hombre que me dijo que no tenía que declarar en contra de su hermano. Me pegó en el ojo izquierdo, por lo que estuve una semana con el ojo tapado. Después de eso nunca más me presenté a una citación, por miedo. Tengo un nene y una nena muy chiquita. Después del golpe grité y un amigo –del agresor- le dijo: ´Dante, vámonos porque hay gente´. Después nunca más lo vi”, explicó Altamirano.

Cuando comenzó a ser preguntada sobre los hechos que supuestamente presenció, la testigo reconoció: “Ahora no me acuerdo mucho, no quiero volver a mentir”, apuntó.

A continuación, contó que esa noche ella estaba cerca de donde fue asesinado José Luis Bolognezi, debido a que su madre estaba por ser operada del corazón y estaba internada en el Hospital Alfredo Perrupato.

“Vi que golpeaban a un chico, nada más. Yo estaba del otro lado de la estación de GNC –La jirafa-. Era un grupo de tres o cuatro personas, no sabría decirle con exactitud. Ahora no recuerdo las características físicas de los sujetos. Escuchaba que hablaban pero no recuerdo qué. A quien me pareció ver en el momento fue a Pérez. Ahora, viéndolo de nuevo, no sé si era él o alguien parecido”, narró.

Luego contó que el hombre parecido a “Metralleta” Pérez “estaba parado al lado del chico” y que “había un auto amarillo clarito”.

Detalló, además, que después se encontró con “Georgina”, el travesti llamado Guillermo Sosa, que trabaja por las noches en el Parque Sarmiento en San Martín, y que “ella –por Georgina- se asomó, vino corriendo y dijo que esto venía para quilombo, ya que ella como trabajaba todas las noches en la calle no quería problemas con nadie”, señaló.

Recordó que al volver al hospital le contó a su madre lo sucedido y que la respuesta fue que no tendría que haber ido a esa hora –entre las cinco y las cinco y media de la mañana- a comprar agua mineral y que lo debería haber hecho “al otro día”.

Aseguró que un día tuvo “un cargo de conciencia” y se acercó voluntariamente hasta el juzgado para contar lo que había visto.

Entre sus dichos, se destacó lo que contó sobre Carlos “Metralleta” Pérez: “Puede que lo haya visto en la casa de mi hermano –Pedro Javier Altamirano-. No estoy segura de que haya sido el mismo. Fue en una fracción de minuto. Creo que había esa noche uno o dos vehículos cargando gas y en el minimarket había una o dos personas. Sí había gente en el minimarket”, añadió.

Agregó que la amenaza que recibió en su domicilio en Junín fue luego de que realizara la denuncia ante la Justicia: “Mi esposo se enojó cuando se enteró de que había declarado”, completó.

También confirmó que su hermano era amigo de Carlos “Metralleta” Pérez y que ella tiene “una relación difícil hace tiempo con mi hermano”.

Luego de que tanto la fiscal Lecek como el querellante Alfredo Guevara no realizaran más preguntas, fue el turno de la defensa de Carlos “Metralleta” Pérez, representada por Alejandra Ruiz, quien solicitó que dijera dónde se encontraba precisamente cuando vio los hechos descritos: “Estaba al frente de la GNC. Al costado del baldío. Georgina vio desde lado de la ruta y dijo que seguro que a un boludo más le estaban afanando”, recordó.

Alejandra Ruiz marcó cuatro contradicciones, entre lo que declaró hoy y lo que había declarado en la instrucción; situación que generó la solicitud de la defensa, tanto de Abdo Girala como de Carlos “Metralleta” Pérez Maturano, de realizar un careo entre Altamirano y “Georgina”.

Por su parte, tanto la Fiscalía como la parte querellante se opusieron al careo; oposición que fue desestimada por el juez Carrizo: “Es de alta relevancia la realización del careo y se rechaza la oposición de la fiscal de Cámara y de la querella”, marcó.

El testimonio de Altamirano prosiguió con un relato en el que volvió mencionar a Pérez: “El ‘Metralleta’ le contó a mi hermano que él no lo había matado al chico y que sí lo habían hecho los otros muchachos”, contó.

Asimismo expresó que “el pibe Girala y el otro se habían ido a San Luis a la casa de un primo mío, que además tiene contactos con mi hermano”. Esto último dijo haberlo conocido por su mamá, “por un comentario que le había hecho mi hermano”. Y que ese dato se lo quiso comentar “al comisario”, aunque no recordó el nombre del comisario citado.

La testigo recordó que al momento de presenciar los hechos “alguien tenía agarrado al chico por atrás de los brazos y Girala le pegaba. Como el chico gritaba, Girala le dijo ´calláte hijo de puta´”. Y agregó: “Entonces Pérez le dijo a Girala ´pará un poco´”.

Finalmente, Altamirano admitió a Guevara que estaba bajo un tratamiento psiquiátrico “por la violación de mi hijo”, dijo.

Bonivardo cargó contra la familia Bolognezi y Daniel Girala

Daniel Girala fue denunciado por el testigo Roberto Luis Bonivardo, padre el ex imputado en la causa por el crimen a José Luis Bolognezi, quien apuntó al padre del acusado Abdo Girala de haberlo buscado para recaudar fondos para entregarle a un policía que investigó el caso.

Esto lo dijo cuando recordó una visita que Girala realizó al negocio de Bonivardo, distribuidor de golosinas en la Zona Este, y habló con un empleado a quien le comentó que necesitaba $ 2.500 para contribuir en la investigación que llevaba adelante el suboficial Orlando Funes.

“En un primer momento quise hacer la denuncia por eso y el abogado Walter Sar Sar me aconsejó que no la hiciera porque era mi palabra contra la de él”, declaró.

Contó sobre la segunda visita que recibió por parte de Girala, esta vez en su domicilio particular, “un día jueves, a los 15 ó 20 días del hecho, cerca de las 12 de la noche”.

“Yo ya me había acostado. Mi señora estaba afuera regando y me llamó. En ese momento vi que era Daniel Girala, quien sin mencionar el asunto del dinero me contó que a Bolognezi lo habían matado por un asunto de droga y que iba a cambiar la carátula de la causa. Entonces me mencionó a los policías Coria, “el Puntano” y a Santoni”, detalló.

Relató que el martes posterior a la visita de Girala, recibó la llamada de un policía de Investigaciones, de nombre Sergio Romero, “quien me dijo que quería hablar conmigo, en mi negocio o en Investigaciones, yo le pedí que fuera en Investigaciones porque en mi negocio no había intimidad”, sostuvo.

Respecto a la solicitud de dinero, Bonivardo reflexionó que “si le pago a un policía es como que lo estoy sobornando, no me parece, menos cuando se tiene a un hijo involucrado”, marcó.

En ese momento ingresó sopresivamente a la Sala de Audiencias, Daniel Girala, acompañado por su hija Sharbela.

Sin advertir la presencia de Girala en el debate, Bonivardo prosiguió: “Fue una conversación breve. Su presencia me incomoda. Parecía que estábamos tramando algo”, analizó.

“Declaré con Romero, después con Santoni, después con Shultz, a quien le pedí que mi declaración quedara bajo secreto de sumario, porque todo lo que se decía al otro día salía reflejado en al prensa”, comentó.

“La familia Bolognezi no quiere saber la verdad”
Bonivardo, en conversación con la prensa se despachó contra los intereses de la familia Bolognezi: “Nosotros tenemos una entrada y una salida del barrio donde vivo –del Barrio Verde Colonial, donde el padre de Bolognezi es sereno-“.

“Esa noche mi hijo –Alejandro Bonivardo- llegó a la una y media en bicicleta, después salió a las ocho de la mañana para ir a trabajar conmigo. Resulta que al chico lo matan a las seis y media de la mañana y el papá de Bolognezi, que hacía tres o cuatro años que trabajaba ahí, no fue capaz de preguntarle a sus compañeros de trabajo si lo habían visto entrar y a qué hora a Alejandro. Entonces no quería saber la verdad. Que me disculpen los jueces, pero no quería saber la verdad. Es indudable que quieren dinero”, disparó.

Video: Bonivardo acusa a la familia Bolognezi de especular por el dinero.

Opiniones (1)
21 de septiembre de 2017 | 05:51
2
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 05:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hasta cuando se va a mentir en esta causa? Tan ignorante ha sido la policia, que al buscar testigos ni siquiera se preocupó de que por lo menos tubiesen una vision relativamente parecida entre ellos? Pagen corruptos y dejen de incriminar gente inocente y que de una vez el alma de ese pobre chico descanse en paz!
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'