Jornada bursátil del miércoles: Euro, petróleo y oro, sin techo

Mientras la crisis toma nuevos caminos, el euro llegó a 1,47, el petróleo superó los 98 dólares y el oro se anotó en 845 dólares. El mercado cambiario reflejó una gran oferta, con le Banco Central como el mayor comprador, haciendo que la jornada terminada equilibrada.

Otra jornada llena de nerviosismo, donde cualquier comentario actúa como disparador de conductas casi alocadas y alejadas de la racionalidad. Pareciera que los operadores de los mercados han entrado en pánico y son capaces de provocar movimientos impensados.

Hoy, se anunciaba -algo que todos descontaban- una nueva reducción en las reservas de petróleo de EE.UU. y esto sirvió de disparador para una nueva carrera alocada de precios que llevó el valor de barril del WTI a 98,62, aunque sobre el cierre se replegó a 96,70, otro valor récord en un clima de marcada inestabilidad.

En este clima, el mercado cambiario volvió a sentir presiones y, ante los rumores de una nueva baja en las tasas norteamericanas, el euro volvió a dar otro salto para tocar por primera vez el valor de 1,47 frente al dólar, aunque al cierre retrocedió hasta 1,4639. En este caso, también influyeron declaraciones de un funcionario chino, que dijo que ese país comenzará a diversificar su tenencia de divisas de reserva, deshaciéndose de dólares.

El efecto pánico se volvió a sentir en el mercado de los metales, donde nuevamente el oro fue noticia, ya que volvió a alcanzar otro valor récord en los últimos 27 años, al alcanzar la marca de 845,50 dólares la onza. Nuevamente la incertidumbre volvió a pesar para que una corriente compradora se lanzara sobre el metal amarillo, que en dos años ha duplicado su valor.

Todos estos efectos cayeron sobre la bolsa neoyorquina, que sufrió una caída muy importante de 360 puntos, para dejar al indicador Dow Jones con una pérdida diaria de 2,65%. En este caso, también sumó temor el balance de General Motors, mostrando una inmensa pérdida trimestral de 39.000 millones de dólares que, si bien se trata de un ajuste por previsiones fiscales, la anota más la pérdida más elevada en toda la existencia de la compañía.

La bolsa argentina, a contrapelo, no siguió la tendencia y terminó neutra, aunque con una gran volatilidad durante el desarrollo de la rueda. A la repercusión de lo ocurrido en los mercados globales, se sumó la noticia del aumento de las retenciones a las exportaciones de granos, que afectaron a los papeles de las principales empresas alimenticias, mientras muchas empresas energéticas empezaron a mostrar pérdidas en sus balances, como ocurrió con Transener.

El mercado cambiario reflejó una gran oferta, con le Banco Central como el mayor comprador, haciendo que la jornada terminada equilibrada, pero en muchas casas de cambio se anotaba la baja de centavo, para vender a 3,15.
Opiniones (0)
17 de noviembre de 2017 | 18:04
1
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 18:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia