Vallecitos: La belleza exterior y la pobreza interior

Es uno de los sitios más extraordinarios de Mendoza. La belleza de sus paisajes lo convierte en alimento diario para los amantes de la montaña. Sin embargo, la naturaleza decidió castigar con furia a los trabajadores del paraje, pues hace dos años que la nieve no se hace presente. Vallecitos y sus postales de la crisis y de la esperanza.

Vallecitos es uno de los lugares más hermosos de Mendoza. A sólo 80 kilómetros de la ciudad, es emplazamiento de montaña con diversas opciones para el turismo y del deporte. Aquellos que aman la montaña, tienen en claro que éste es uno de los mejores lugares del mundo.

Así lucían el sábado los caracoles de Vallecitos.


Como bien sabemos los mendocinos, hay en Vallecitos un centro de esquí (el más cercano a la ciudad capital) y varios refugios rodeados de preciosos cerros de distintas alturas fatigados constantemente por deportistas. Quienes se dedican a las actividades de montaña, no sólo el esquí, tienen opciones de ascensión a diversos cerros del Cordón del Plata, como el Plata (el más alto, con 6300 metros de altura) y muchos otros como el Vallecitos, el Franque, el Stepanek, el Adolfo Calle, el San Bernardo o el Lomas Blancas.

No obstante, tanta belleza, desde hace dos años, no ha venido acompañada por la bonanza mercantil, dejando a la gente que trabaja en esta zona en una situación especialmente delicada, pues ya son dos las temporadas sin la nieve suficiente como para echar a andar el complejo y sus refugios.

Así las cosas, hablamos con Alejandro Geras, director del complejo de esquí Vallecitos, sobre la temporada: “La situación es gravísima. Ya llevamos dos años sin abrir nunca el complejo para esquiar. Ni siquiera hubo nieve para jugar. Estamos en una franca situación de crisis”, inicia Geras.

Foto de los buenos tiempos, cuando hay nieve para los deportistas.

Recién a mediados de agosto hubo una nevada importante y no fue suficiente como para abrir el complejo. “Fueron 35 centímetros y, por lo menos, necesitamos 80 en la base. La idea es que, una vez compactada, la nieve en la base tenga por lo menos 40 centímetros para que no haya peligro”, sigue.

Al respecto, le comentamos a Geras que, este fin de semana, hicimos un trekking y la nieve fue incesante durante el sábado y el domingo y nos responde: “Si hubiéramos tenido nieve en la base, nos habría servido, pero esta nieve, con los primeros soles se va a ir”.


La década infame


Cada diez años, la mala onda parece inundar los cerros del Vallecitos, de modo que no son lo suficientemente bendecidos por la nieve.

“Es así. Esto nos ha pasado cada diez años. No hubo nieve en 1988 y 1989; pasó lo mismo en 1998 y 1999 y ahora, en 2008 y 2009”, explicita Alejandro y algún experto tal vez haría bien en detenerse en este fenómeno.

Florencia Da Souza, Juan Carlos Albornoz y Viviana García Sotelo, periodistas de MDZ en un descanso en la Veguita, de Vallecitos.



Hay un problema más para agregar: “A esto se agrega que se están atrasando diez días cada diez años los días de nevada fuerte. Antes, era a principios de agosto y últimamente es casi el 20 de agosto”.

Sin reservas


El panorama planteado ha puesto en alerta rojo a las personas que viven de Vallecitos.

En general, se trata de personal temporario: instructores de esquí, patrullas, operadores de la telesilla, trabajadores del bar de altura, la tienda de alquileres, el kiosco y la playa de estacionamiento, sobre todo.

Hablamos de unas sesenta personas que llevan dos años laborales en terapia intensiva.

“Lo único que pudimos abrir fue el salón y con limitaciones por la gripe A, pues nos obligaban, para no multarnos, a no tener menores dentro del salón. Además, por supuesto, se nos cayeron todas las reservas”, continúa Alejandro Geras.

“Hay algo que especialmente quisiera destacar y es el apoyo que hemos tenido con la actual gestión. Vialidad se está portando cuando hemos necesitado máquinas”, indica el entrevistado.


La oferta


Como hemos dicho, crisis mediante, prácticamente toda la gente que trabaja en Vallecitos lo hace de manera temporaria. Si bien no hay censo al respecto, se trataría de unas cien personas en total.

La oferta de servicios es acotada pero muy respetable. Por un lado, está el Centro de Sky Vallecitos, que dirige Geras, con todos los servicios básicos para un centro de esquí de pequeña proporción, incluyendo medios de elevación, servicios de comidas y alojamiento.

También hay otros refugios con atención al público en general. Está el San Bernardo, propiedad de un francés; también el San Antonio, propiedad de la comuna de Luján, pero consecionado a la empresa Cordón del Plata y el Mausy, del Club Andinista.

Además, está el refugio de la UNCuyo y el de Regatas, además de las casas de los particulares.

“Aquí, a todos sin excepción, nos ha ido mal, muy mal”, concluye Alejandro Geras.


Cero apoyo


Finalicemos aclarando que, según nos informa Geras, Vallecitos no recibe absolutamente ningún apoyo oficial bajo ninguna de sus formas: “Cero pesos, siempre ha sido así, por lo menos, desde 1992”.

Este el paisaje interior de un paisaje exterior extraordinario.

El dique Potrerillos, desde el Lomas Blancas de Vallecitos.

Aún manteniendo su carácter familiar y con precios razonables para comer, alojarse y divertirse, a Vallecitos le cuesta convertirse en una unidad de negocio genuina dentro del panorama turístico de Mendoza, entre otras cosas, por los caprichos de la nieve que no llega. 

No obstante, el empeño continúa y hay intenciones de trabajar en conjunto para que este extraordinario lugar tenga las visitas que merece.

La conclusión se cae de madura: en Vallecitos buscan el antídoto contra la crisis por el lado de la decidida esperanza.

 

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 23:49
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 23:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial