Tuppersex: el sexo a domicilio

Es una nueva modalidad en donde un vendedor asiste a una casa y ofrece diversos productos eróticos a los clientes. Los precios varían, hay artículos que cuestan 30 pesos hasta otros que llegan a los 1.200 pesos.

Una casa, un grupo de amigas, todas mujeres, se acomodan en el living. Llega la vendedora y empieza a mostrar sus productos. Hace unos años atrás se podría estar en presencia de un reunión de ollas Essen o de perfumes Avon o similares, o bien, más atrás en el tiempo aun, las famosas reuniones de Tupperware. Sin embargo hay una diferencia sustancial. No se trata de olla, perfumes o recipientes plásticos, sino de consoladores y estimuladores sexuales.

Las llamadas TupperSex son reuniones que, como sus ingenuas predecesoras, son organizadas en cualquier casa con fines comerciales. El Modus Operandi siempre es similar, el grupo de amigas se entera por una cadena de mails, un aviso publicitario o hasta por Mercado Libre y se contacta vía mail o vía mensaje de texto. Se coordina una fecha y una casa y comienza la espera. La vendedora llega en el horario pactado y sobre alguna mesa pone en exposición sus productos. Prohibido no tocar, según publica 24CON.

Una de las empresas encargadas de este servicio explicaron que “el perfil de las personas que  llaman es de entre 27 y 45 años, mujeres y hombres tanto hetero como homosexuales. La mayoría de las veces en las reuniones son sólo mujeres o sólo hombres, pero también hemos tenido mixtas y realmente son muy divertidas”.
 
El mercado de juguetes sexuales y estimuladores es vasto y amplio por lo que en el primer contacto es necesario hacer una preselección. “Tenemos más de 1000 productos a la venta y es imposible llevarlos todos. Llevamos una valija con alrededor de 100 productos variados desde disfraces hasta vibradores pasando por juguetes anales, estimuladores femeninos y masculinos, esposas, juguetes fetiches, consoladores, cremas, lencería erótica  y todo lo que se le pueda ocurrir” explicaron las organizadoras de las Tuppersex, quienes también aclararon, "los precios varían, tenés desde anillos de 30 pesos a muñecas que alcanzan los 1.200 pesos".

Esta práctica que es común en otras latitudes desembarcó en Argentina hace poco más de tres años, pero poco a poco se va abriendo camino, atravesando tapujos y penetrando dentro de los hogares y las reuniones de amigas que buscan juguetes para divertirse.
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 22:41
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 22:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'