Deportes

Adriano, el arma no tan secreta de Dunga ante Argentina

El delantero brasileño fue el verdugo de la Selección argentina en la Copa América de 2004 y ahora espera correr con la misma suerte, el próximo sábado en Rosario por eliminatorias.

"Verdugo" de la "albiceleste" en la final de la Copa América de 2004, el delantero brasileño Adriano espera una oportunidad para confirmar su fama de "verdugo" de Argentina en el "superclásico" de este sábado en Rosario, por las eliminatorias del Mundial de Sudáfrica 2010.

"Si tengo la chance de ingresar en el equipo titular, haré mi máximo para ayudar nuestro equipo a ganar", dijo en una entrevista a dpa el "Emperador", quien probablemente iniciará el partido en el banquillo de suplentes, pero que llegó a entrenar con los titulares, conformando un poderoso ataque con Robinho y Luis Fabiano.

El técnico, Carlos Dunga, quien volvió a convocar a Adriano para la selección brasileña por primera vez desde marzo pasado, no da pistas sobre el equipo titular, pero los mismos jugadores de la "verdeamarela" no tienen dudas de que el centrodelantero es un arma -no tan secreta, pero sí poderosa- para derrotar a la "albiceleste" en su propia cancha.

"Adriano es un delantero de gran calidad, tiene olfato para el gol y es una preocupación para cualquier portero", afirmó a dpa el mediocampista Julio Baptista.

El "Emperador", quien se recupera en el Flamengo carioca de una grave crisis personal, sólo tiene buenos recuerdos de los duelos que libró contra los "archirrivales" de Brasil en el fútbol sudamericano.

El mejor de ellos es el de la final de la Copa América 2004, en la que Argentina, claramente superior, iba ganando por 1-0 y ya se preparaba para festejar el título cuando, en los descuentos del segundo tiempo, Adriano empató el partido con un disparo cruzado.

El gol sorprendió a los argentinos, que a la postre fueron derrotados en la tanda de penales y vieron sepultado su sueño de conquistar su primer título internacional importante desde 1993.

"Realmente Brasil no jugaba bien aquél partido, y Argentina era mejor. Pero creo que el factor decisivo no fue mi gol, sino el hecho de que nuestro equipo nunca dejó de creer en la posibilidad de un empate", aseguró a dpa un modesto Adriano, quien destacó además que los brasileños no se dejaron afectar por las provocaciones de los rivales cuando creían que tenían ganado el partido.

"Este fue otro mérido del equipo brasileño. Nosotros no perdimos la tranquilidad en ningún momento, aun cuando todo apuntaba a que perderíamos la paciencia. Nuestro premio fue el título".

En 2005, el "Emperador" volvió a brillar en la victoria por 4-1 sobre Argentina en la final de la Copa Confederaciones de Alemania, y con ello se confirmó -al menos para sus compatriotas- como una especie de "verdugo" de la "albiceleste".

Pero el "Emperador" no acepta ese título: "A raíz de los buenos partidos que realicé ante ellos, es natural que haya cierta preocupación. Pero esa preocupación no se refiere solamente a Adriano, sino a todo el equipo brasileño".
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|22:10
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|22:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016