Deportes

Sufriendo, Independiente derrotó a Atlético Tucumán

El equipo dirigido por Américo Gallego venció por 4 a 2 al "Decano" en uno de los encuentros de la segunda fecha del torneo Apertura. Gandín, Patricio Rodríguez (2) y Núñez anotaron los goles para el conjunto de Avellaneda, que consigió el primer éxito del campeonato.

Independiente dio vuelta un marcador adverso y goleó como visitante a Atlético Tucumán por 4 a 2 pero con sufrimiento, frente a la dignidad de un equipo que terminó jugando con nueve hombres, por la segunda fecha del torneo Apertura de fútbol.

El primer gol lo convirtió César Montiglio a los 21 minutos; el mismo futbolista se tuvo que ir expulsado antes de los 25.

Ya en el complemento empató Darío Gandín al aprovechar el rebote de un penal que le atajó el arquero Ischuk, en 19 minutos y Patricio Rodríguez, la figura del partido, anotó el 2-1 y el 3-2, a los 22 y a los 40 respectivamente. Leonel Núñez se anotó el suyo a los 45.

Atlético se quedó con nueve jugadores a los 34 por expulsión de Fabio Escobar, quien había ingresado rato antes y alcanzó la transitoria hazaña del empate a través de Luis Rodríguez, en 36.

El partido constituye la segunda derrota del recién ascendido Atlético, que comenzó su campaña jugando contra dos grandes, visitará a Huracán y recibirá a Boca en las próximas jornadas.

Independiente no solamente ganó su primer partido, también se encontró con los goles, un triunfo como visitante y puntos para mejorar el promedio frente a un rival directo en la tabla que determina los descensos.

Sin embargo, nunca la pasó bien en este partido por más que el resultado insinúe otra cosa.

Atlético, como resulta lógico con todos los equipos ascendidos, salió con todo a jugar este encuentro y a los 3 minutos el experimentado Claudio Sarria mandó una media vuelta desde la medialuna, que se fue muy cerca.

Pasados los 20 minutos de juego, César Montiglio se fue cerrando desde la posición de "11" y mandó un zurdazo al otro palo una vez que neutralizó la acción de Lucas Mareque, al comienzo mal en la marca. Fue el primer gol del partido.

Apareció entonces toda la impotencia del visitante porque Independiente iba y no podía: Gandín tuvo una buena oportunidad cuando Atlético ya jugaba con diez pero salvó el arquero Lucas Ischuk, cuya figura comenzó a crecer.

El rojo se brindaba por la igualdad pero así y todo sufría con algunos contragolpes, de modo que el 2 a 0 rondó a los 30 .

La anemia ofensiva de Independiente continuó en el inicio del segundo tiempo y eso posibilitó que Atlético se empeñara en nuevos ataques o que el partido empezara a aburrir, según el momento del encuentro.

Pero los visitantes dispusieron más de la pelota y en parte, la salida de Montiglio pesó porque era un jugador que explotaba un sector débil de la defensa roja.

Con todos los problemas de Independiente, Silvera recibió en buena posición sobre el cuarto de hora y quiso definir con clase, un tiro por elevación que superaba al arquero en la salida, pero la aparición de Deivis Barone resultó providencial ya que salvó sobre la línea.

Fue cuestión  de que Independiente se animara y, simplemente, fuera al ataque. Así llegó un penal cuando Damián Musto no pudo evitar que una pelota le diera en la mano dentro del área y así, Darío Gandín ejecutó mal, atajó el arquero dando rebote y la cosa terminó en gol del mismo ejecutante.

Los ánimos se alteraron en el estadio porque la gente y el cuerpo técnico se enojaron con el árbitro Diego Abal al ver a su equipo disminuido numéricamente y con un penal en contra.

Sacó partido el rojo porque en una buena jugada, Silvera se fue por la punta izquierda, mandó el centro y Patricio Rodríguez definió en la puerta del arco.

Luego el partido estuvo brevemente interrumpido sobre la media hora del complemento por agresión al juez de línea (con un objeto contundente) que controlaba el ataque de Atlético.

El partido tuvo de todo porque sobre los 36 minutos, Luis Rodríguez aprovechó una escapada al recibir un pase en profundidad, esquivó la salida de Hilario Navarro y marcó el 2-2, en acción rápida y vistosa. 

El golpe era duro para Independiente pero Patricio Rodríguez se acordó de su gol a Boca en un torneo de verano y le pegó de media distancia, un derechazo que entró por el ángulo superior derecho de Ischuk para el 3-2.

Hubo tiempo para más y Núñez pudo festejar un gol, después de que recibió un pase de la figura, Patricio Rodríguez y definió con un pelotazo bajo entre el arquero y un defensor.
En Imágenes