Por qué los vinos de la Patagonia son únicos

Según un informe publicado por el diario La Mañana del Sur, el terruño austral presenta condiciones que son únicas en el paisaje del vino mundial. La conjunción de latitud, insolación, suelo, amplitud térmica y viento determina la particularidad de los varietales patagónicos.

El terruño austral presenta condiciones de clima, suelo, insolación y viento que son únicos en el paisaje del vino mundial. Así lo destaca un informe publicado por el diario neuquino La Mañana del Sur.

Según se detalla en la nota, cinco son los factores que determinan la particularidad del terruño patagónico –entendido como la conjunción de clima, suelo e intervención humana- y, en consecuencia, de sus varietales. Estos son: latitud, insolación, suelo sedimentario, amplitud térmica y viento.

Así explica el matutino por qué los vinos de la Patagonia son únicos:

Primero, no existe otra región en el país que sea tan austral, con una latitud de 38º Sur. Y en el mundo, sólo Nueva Zelanda supera en latitud a los viñedos patagónicos.

Segundo, por la insolación. La latitud hace que la cantidad de horas de luz durante el verano sea mayor que cualquier otro terruño de Argentina y eso garantiza color en los vinos.

Tercero, porque el suelo sedimentario, típico de los lechos de ríos, como el Neuquén o el Río Negro, en los que se asienta la vitivinicultura en el sur del país. Algo que si bien comparte con otras zonas de Argentina, en el caso de El Chañar, especialmente encuentra cambios importantes de suelo entre la barda y la parte central del valle, con una porción creciente de arcillas hacia el medio. El dato es que en una fracción pequeña de terreno se pueden lograr diferencias importantes, siempre cortando en forma trasversal al eje del río.

Cuarto, por la amplitud térmica marcada entre el día y la noche. En promedio ronda los 15ºC pero con picos bajos, una amplitud que aumenta en la medida que la madurez avanza sobre el mes de marzo, mejorando la relación entre taninos duros y fruta en los vinos.

Quinto, porque el viento constante provoca que las uvas tengan un hollejo más grueso, de forma que la estructura de los vinos está garantizada por mayor concentración de color y cierta robustez que se desvanece en la medida que el vino evoluciona en la botella.

Estos factores, agrega el informe, determinan la particularidad de los varietales. El Pinot Noir encuentra en estas condiciones una relación distintiva, que le da identidad en el concierto mundial, con vinos de mejor estructura al promedio.

Algo similar ocurre con el Malbec, que tiende a ser más carnoso y floral que el resto de los vinos del país. Mientras que el Cabernet Sauvignon, los años que madura bien, da vinos de excelente calidad.

Los blancos, tanto Chardonnay como Sauvignon, son más chispeantes, de acidez y frutosidad marcadas, de forma que resultan filosos y refrescantes al paladar.

Fuente: Diario La Mañana del Sur Neuquén.



Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 18:52
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 18:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia