Deportes

Clubes, aficionados y Lippi rechazan la acreditación para hinchas

La acreditación de ingreso a los estadios de fútbol que el gobierno de Italia pretende lanzar encuentra una tibia recepción por parte de los presidentes de los clubes y una fuerte oposición de la afición, cada vez más crítica a medida que se acerca el día de entrada en vigor del proyecto.

El objetivo es identificar a quienes ingresan a los estadios y mantener alejados a aquellos simpatizantes que tuvieron condenas por actos violentos en los últimos cinco años.

Para aquellos que posean la credencial será más sencillo comprar la entrada y acceder al estadio, también en el caso de partidos con ingreso restricto por razones de seguridad. Los clubes les ofrecerán a cambio descuentos y otros beneficios.

Quienes no posean su acreditación no tendrán permiso para seguir a su equipo cuando jueguen de visitante.

El entrenador de la seleccion italiana, Marcello Lippi, se unió hoy al debate desde el show televisivo online KlausCondicio en el sitio web YouTube, donde se opuso abiertamente a la medida.

"No me gusta la acreditación para los aficionados (para seguir un partido como visitante). Es algo que crea ghettos. Aún cuando yo soy el entrenador de la selección nacional, digo, a vuelo de pájaro, que este instrumento no me convence", argumentó Lippi.

"Al escuchar la palabra 'credencial del aficionado', pienso en los simpatizantes que cenan por la noche y planean ir al otro día a ver un partido a Turín o Milán, pero no pueden ir porque no tienen la credencial.

"Digamos que me desagrada cualquier forma de clasificación (de nombres de personas), más todavía una que tenga que ver con los aficionados".

La prohibición para los aficionados con un historial de violencia es la más rigurosa contra los seguidores organizados, que reclaman que de esta manera tendrán un segundo castigo.

A mediados de agosto, unos 70 grupos en representación de los clubes italianos más importantes se reunieron en Latina, una localidad cerca a Roma, para preparar sus estrategias de oposición a la medida.

"Todos debemos permanecer fuera del estadio, con una sola consigna: cerca de nuestros hermanos, quienes nunca más podrán ingresar al estadio por la credencial", indicó un simpatizante durante el encuentro.

Habrá una concentración en Roma el 5 de septiembre, cuando se hayan jugado ya dos rondas del torneo local y la liga se detenga por las eliminatorias del Mundial de fútbol de 2010, por las que Italia deberá jugar con Georgia. Se planificaron también nuevas protestas fuera de los estadios durante la temporada.

Un ejemplo lo dio el martes un grupo de simpatizantes de Sampdoria, que protestaron a las puertas de la sede central de la liga profesional de fútbol (Lega Calcio), cita en Milán.

El mismo día, en Roma, carteles que señalaban "Abajo con la credencial para los aficionados" fueron ubicados en las paredes exteriores de la federación italiana de fútbol (FIGC).

Los presidentes de los clubes italianos, que el martes tuvieron una reunión en la Lega, parecían dubitativos y perplejos respecto de la credencial y en general esperaban que se realizasen algunas modificaciones en su regulación.

Mientras que el vicepresidente del Milan, Adriano Galliani, declaró que se trata de una "herramienta para mejorar el clima en los estadios", el presidente del Palermo, Maurizio Zamparini, coincidía con la aversión de Lippi respecto del control de las personas.

"En general soy contrario a aquello que limita la libertad de las personas", señaló Zamparini. "Si uno empieza por limitar la libertad para tener mayor seguridad, uno termina perdiendo ambas".

Entre quienes están a favor de la credencial se encuentra Massimo Cellino del Cagliari y el presidente del Lazio, Claudio Lotito, quien recibió apoyo por parte del presidente del FIGC, Giancarlo Abete.

La credencial, dijo, ayudará a reconocer antes que a identificar a las personas. "Cuatro meses (desde el 1 de enero) son suficientes para abordar la cuestión", indicó Abete.

El ministro del Interior, mientras tanto, parece no bajar la guardia: estima que, de unos 450 grupos de simpatizantes violentos, cerca de la mitad se relacionan con asociaciones políticas radicales.

Analistas políticos temen sobre todo actos de violencia por parte de aficionados de Roma, Lazio y Napoli, junto a grupos más reducidos del Milan, Inter, Juventus y Atalanta.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|21:34
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|21:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016