Bolognezi: hay optimismo en la querella

Alfredo Guevara, abogado de la familia Bolognezi, se mostró optimista por los testimonios de Ana María Puebla y de Antonio Guillermo Sosa, alias "Giorgina", que es un travesti. "Giorgina" vio la camioneta del ex boxeador en el lugar del crimen.

Este miércoles  se concretó la quinta jornada, hasta el momento la más larga que debió ser dividida en dos tramos, por el juicio que se lleva a adelante en San Martín por el homicidio a José Luis Bolognezi.

Según el abogado de la parte querellante, Alfredo Guevara, la jornada fue positiva en términos de que advirtió distintas coincidencias en las declaraciones realizadas tanto por Ana María Puebla y Guillermo Antonio Sosa, alias “Giorgina”, un travesti que trabajaba cerca de donde se produjo el hecho el 14 de setiembre de 2002.

“Este último testimonio –por el de Giorgina- es coincidente con el de Ana María Puebla. Si bien no coincide el vehículo, sí coincide en los horarios y demás circunstancias. De ahí el resto es olvidable todo”, expresó en torno a los demás testimonios que se brindaron durante este miércoles y que fueron muy contradictorios y no aportaron mayores datos para el esclarecimiento del hecho que se investiga.

Ana María Puebla, fue la primera persona en declarar por la mañana y "Giorgina" la última, ya que Santiago Villegas Sandoval, quien debía hacerlo, después no lo pudo hacer por orden del presidente del tribunal, Pedro Bernardo Carrizo, quien advirtió que Sandoval había bebido al mediodía.

Sandoval  alcoholizado

“Yo tengo mal olfato y desde aquí le siento el olor a alcohol. Por eso dejaremos su declaración testimonial para otro día”, ironizó Carrizo.

Sandoval se molestó un poco, se meció sobre la silla desde donde debía enfrentar los requerimientos del tribunal y lanzó: “Yo no sé para que me han llamado. Estuve siete años en cana y ahora no sé para qué me citan. Otro día no puedo venir porque se me complica”, contestó, motivando nuevamente la orden del juez Carrizo.

Puntualmente a las coincidencias a las que se refirió Guevara, estas rondaron en torno a los horarios. Según Giorgina,  entre las 5:30 y las 6 del 14 de setiembre de 2002, vio “atravesado, no derecho” estacionado el auto “del Metralleta Pérez”, cerca de la zona donde fue encontrado el cuerpo sin vida de José Luis Bolognezi.

“Yo había estado trabajando. Y fui al Túnel –un reservado- con un cliente. Volví a las cinco y media o a las seis menos cuarto. Venía por Corvalán desde el Sur al Norte y me dejó en la esquina del Parque Sarmiento. Cuando crucé al Club San Martín vi al auto del Metralleta con las dos puertas abiertas, con movimiento dentro. Había un grupito de más de tres personas”, contó Giorgina.

Luego declaró que antes de lo descripto había visto por la zona a Pérez: “Cerca de las once o de las once y media lo había visto pasar al Metralleta”, apuntó.

Además sostuvo que en esa oportunidad lo vio manejando el auto de color claro a Pérez y que iba acompañado por otro hombre que no supo reconocer.

No obstante, incurrió en una contradicción respecto a su anterior declaración, cuando fue consultado por la fiscal Nancy Lecek sobre si conocía si Pérez era el cobrador de Daniel Girala. Hoy dijo que no sabía y en su anterior declaración había respondido lo contrario. Por ello explicó que lo sabía porque era “un rumor de todo el pueblo” que era el cobrador de Girala.

En tanto, el travesti confirmó que el minimarket de la estación de servicio La Jirafa a esa hora estaba abierto y atendiendo: “Habían sillas afuera y las sombrillas estaban puestas”, remarcó.

Además contó que había sido advertida “a través de una amiga que me dijo en un cumpleaños mío que era una huevon,a porque si se enteraba el Metralleta que había declarado, me iba a pegar”, manifestó.

Sobre la noche del hecho además confirmó que cuando llegó “a la parada en el Parque Sarmiento, estaba Alejandra”, una ex compañera de trabajo de Giorgina que habría dejado la prostitución de lado por haber formado pareja.

También confirmó, luego de ser consultado por la fiscal Lecek, que lo conocía a Genaro Lucero y también al “Bocón” Leal, la persona que según “Metralleta” Pérez habría cometido el crimen.

Asimismo informó que en el pasado, antes de que prestara su primera declaración indagatoria por el caso, había sufrido “persecución policial”, de parte de los efectivos “de Investigaciones”.

Escudero, el testigo desorientado

Antes, cerca de las 15:10, comenzó su vaga declaración Sergio Gustavo Escudero, quien dijo haber presenciado la golpiza que recibió el joven Bolognezi aquella noche.

Primero contó que se había quedado toda la noche dando vueltas por San Martín con el fin de hacer tiempo hasta que comenzaran a dar turnos en el Hospital Alfredo Perrupato. Luego de que fuera advertida la contradicción sobre sus dichos de hoy respecto a los realizados el 7 de febrero de 2003, hubo nuevas contradicciones.

Declaró que venía caminando desde la terminal de ómnibus en San Martín hacia el Oeste, mientras en la declaración anterior sostuvo que su marcha había sido en sentido contrario, desde el salón de fiestas RT hacia el Este.

Pero antes expresó que al momento de los hechos él estaba cerca del tanque de agua del Parque Sarmiento. Que se cruzó hasta la cuadra del Club San Martín y que desde allí vio lo que al principio le pareció un juego.

“Pensé al principio que era un juego. Después vi que no era así y estuve a punto de meterme, pero por temor a que tuvieran un arma no lo hice”, describió.

Agregó que escuchó gritos de “no me peguen” y que uno de los agresores tenía el pelo largo “y los otros cortito”. Agregó que los agresores venían caminando “desde la estación –La Jirafa- y lo tomaron sorpresivamente”.

También se contradijo cuando comentó que no lo conocía a Daniel Girala, padre de Abdo, uno de los acusados, y debió rectificarse cuando se le leyó nuevamente su anterior testimonio tras lo cual admitió que le había ofrecido dinero y un abogado a cambio de que se hiciera cargo del crimen.

Hoy no declararon, a pesar de haber estado citadas, María Gabriela Altamirano y Olga Arriola. La primera será conducida mañana jueves por la fuerza pública ante el tribunal, mientras que la segunda fue excusada por el momento de su obligación por una descompostura que sufrió antes del mediodía.

Olga Arriola, otra de las testigos clave en el juicio que hoy se descompuso y debió ser excusada por el tribunal.

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 07:50
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 07:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia