Drogas: Un fallo que es puro humo

¿Cambiará en algo la realidad argentina el fallo de la Corte que despenaliza el consumo personal de drogas? No. Tampoco cambiará la vida de los adictos. Se ha creado la falsa sensación de "libertad y progresismo", una tardía Woodstock argentina.

La Corte generó jurisprudencia y, a partir de un fallo que se conoció este martes, consumir estupefacientes en un ámbito privado no será delito.

Hasta allí la información que ocupó la mayor cantidad de espacios posibles en los medios de todos los idiomas.

Sin embargo, salvo algunas cuestiones muy puntuales e individuales, la incidencia de este fallo en la vida de la sociedad argentina no tiene, ni por asomo, la dimensión que se le pretende dar.

¿Para qué servirá?

- Para que quien antes se drogaba en un ámbito no público lo sigan haciendo, sin más.

- Para que un pibe al que le encuentran un porro en el bolsillo no termine ocupándole tiempo y recursos a la policía, pero siempre que se le instruya correctamente a la policía que esto debe ser así.

- Para fomentar una serie de debates necesarios de contenidos médicos, sociológicos, educativos y políticos.

- Para que los sectores más exaltados tengan motivos para exaltarse una vez más por los vicios ajenos.

- Para que los sectores más liberales y/o progresistas sientan esta falsa sensación de libertad o progresismo que se está transmitiendo.

Nuevamente se pretende hacer creer –erróneamente- que la vida de la gente puede ser regida a cuentagotas mediante la emisión de fallos judiciales.

Como un “Gran hermano penal”, la Justicia se erige en rectora de lo que se puede y lo que no se puede, cambiando cada tanto de opinión para alimentar el monstruo burocrático del cual viven centenas de miles de personas que tienen en sus manos decidir cosas tales como, por ejemplo:

- Cuánto es “una pequeña cantidad” de marihuana. ¿Es un gramo? ¿Diez gramos? ¿Un gramo doscientos? Estas preguntas –que no fueron respondidas en el fallo de la Corte- serán alimento de cientos de miles de nuevos expedientes que se formarán al respecto, para interpretar, claro está, el antecedente emitido el martes.

- Cuál es el “ámbito privado”. ¿Lo es un bolsillo? ¿Lo es, aun transitando por la calle? ¿Lo es en un VIP de un boliche, en la casa de un amigo? ¿Es privado consumir drogas en el privado ámbito de un baño de un estadio? Más insumos para el debate jurídico que vendrá luego de, por supuesto, detener, procesar y someter al “Gran hermano penal” a muchos de quienes hoy están festejando el supuesto inicio de la era Flower Power en la Argentina.

¿Qué es lo que no cambiará?

La vida seguirá igual, o peor, si no se trabaja sobre cuestiones que regulen la coexistencia colectiva y no sólo casos particulares.

Lo que falta: una nueva legislación de drogas, la determinación de qué áreas específicas del Estado deben trabajar y cómo en la prevención, bajo qué enfoque único y premisas homologadas. ¿Deben ser las áreas de salud?, ¿educación?, ¿las áreas juveniles?, ¿las fuerzas de Seguridad? Hoy lo hacen todos y cada uno a su manera. Cada manera, contrapuesta a la del otro.

Lo que no cambia: el avance de la pasta base (el paco, crack), la falta de lugares en donde informar y atender consultas de los “primerizos” en materia de consumo de estupefacientes, la ausencia de sitios de tratamiento para adultos adictos al alcance del bolsillo, las escasas y contadas oportunidades de ofrecerles tratamiento a niños y jóvenes.

Tampoco cambia mucho que digamos, para ser francos, la realidad de los consumidores que creen que a partir de ahora vivimos en una Argentina con estilo holandés. No es así. Nadie se animó a plantearlo en serio, más allá de las amenazas publicitarias del Gobierno que lo único que lograron fue, por oposición, darles aire a los rectores de la moral ajena.

Pero si hay algo dramático que no sufrirá alteración será, sin dudas, la estructura del tráfico y distribución de estupefacientes, el verdadero cáncer social que mata más que el consumo de drogas y que condiciona la vida de miles de personas cada día, con la inseguridad.

Es que así como los microtraficantes y sus cómplices silenciosos de los barrios han encontrado en esta tarea su estrategia de supervivencia (por lo menos, hasta alcanzar la mayoría de edad, poco antes de que mueran en manos de algún competidor en los clásicos “ajustes de cuentas”), los grandes dealers de la droga también tienen sus cómplices silenciosos. Pero ellos no mueren, no van a la cárcel y, además, ganan el dinero que se les hace humo de las manos a los pibes de aquí a la vuelta.
Opiniones (3)
23 de octubre de 2017 | 17:53
4
ERROR
23 de octubre de 2017 | 17:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Según opiniones periodísticas este nuevo horizonte legislativo permitirá "invitar" a los consumidores a denunciar narcotraficantes -Si no le ofrezco al consumidor una alternativa para la obtención de droga, no veo prospere ningún tipo de denuncia en contra de ningún traficante,. Callejón sin salida. Según parece, ya existen datos, detenidos, direcciones, rutas y mucho material relacionado al narcotráfico -La denuncia de un consumidor solo sirve para poner en la picota y ante el denunciado, a un infeliz del más bajo estrato social (en lo posible) con el consabido desenlace del "ajuste de cuentas" y sin garantías de protección. Una cagada bah. Según parece, todo individuo, dentro del ámbito privado, puede hacer lo que quiera con su vida, pués bien; -Habría que definir en que momento un consumidor pone en peligro su vida (como quien cuelga de un balcón obligando a policias, bomberos y medicos a asistir a su encuentro) y quienes se pueden mantener en pie sin involucrar el uso de los servicios públicos mencionados. Como nadie va a arrogarse semejante tarea, la zona gris que prevalescerá aumentará cual nube de humo sobre el entorno de los consumidores. Creo yo, lo ideal sería administrar la droga que consumidor necesita para realmente tener un control (como con el alcohol) sobre el consumo. Algunos piensan que dar droga es matar a una persona (pienso que lo desmedido es el problema, si no pediría tambien que prohiban el uso de automóviles hasta que se compruebe que no son nocivos para la salud por los gases y por los accidentes que provocan); la mayoria piensa así porque no sabrían responder la tan temida pregunta de sus hijos; "pa, que está haciendo ese señor y que es ese humo?" (por alguno que fume en la vía pública) bueno. Todo esto encadenado, lo que yo haga, el juez, el policia, el consumidor, el adicto, el padre, el hijo y (parafraseando al innombrable) doña Rosa desde su balcón es lo que, con tiempo, deberá engranar y aceitar bien para la real convivencia. No creo que resistir los cambios sea una solución. Y cualquier cambio,de la mano de una propuesta, siempre estará mejor recibido que la critica más elaborada. Walter Cortés DNI 26.663.265 (uno que ve que en la historia humana pasó lo que tenía que pasar)
    3
  2. creo q lo q el fallo genere va a depender de todos: consumidores, politicos, la sociedad, los especialistas y los medios de comunicacion... yo creo q es un avence porq es una llamada de atencion, no se si al circulo del narco en si, sino al sistema q lo sostiene (q deberia combatirlo) me refiero a q denuncia al enfasis en el consumidor (cuestion q los numeros denotan y que los mismos narcos han manipulado en pos de su impunidad). no soy de los q creen q va a salir todo el mundo corriendo a fumarse un porro... soy de los q creen que hay q empezar a debatir en serio la hipocresia en la que estaba sumida la justicia, por eso soy optimista
    2
  3. Posible solución
    Una posible solución al tema del narcotráfico, creo que sería la legalización del cultivo para consumo personal. Está claro que el hecho de que hayan despenalizado en consumo no va a cambiar las estructuras del narcotráfico para nada. Y si, tendrían que preocuparse por cómo parar el consumo de pasta base que destruyendo a los pibes. De todas formas me parece bueno no tener que caer en cana por llevar un porro en el bolsillo, así de paso la cana s epone a laburar de verdad, no?
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017