Asaltaron una panadería y le apuntaron a la cabeza a una nena de cinco años

Un delincuente que junto a un cómplice había entrado a robar a una panadería le apuntó a la cabeza a una nena de cinco años, hija de la propietaria, para asaltar el local, situado en la ciudad balnearia de Mar del Plata.

El violento incidente, que dejó shockeada a la pequeña, se produjo ayer en una panadería situada en Luro y Juncal, de esa ciudad, informaron fuentes policiales.

El delincuente decidió intimidar a la niña cuando una de las empleadas salió corriendo del local para alertar a la Policía, y en ese momento amenazó al resto de los concurrentes con matarla.

Según la información difundida hoy por el diario La Capital de esa ciudad, todo comenzó cerca del mediodía de ayer cuando los delincuentes entraron al local.

Una de las empleadas reconoció a los delincuentes, dos jóvenes de entre 19 y 23 años, antes de que comenzaran a concretar el asalto, ya que eran los mismos que la semana anterior habían llevado adelante otro atraco.

La mujer salió inmediatamente corriendo hacia el sector de panificación, con la intención de alertar a la Policía por teléfono.

En ese momento, uno de los delincuentes, con gestos nerviosos, apuntó a la nena de cinco años y amenazó a la madre, la dueña del local.

"Si te movés o tu empleada se anima a hacer algo, te la mato", gritó el asaltante, de acuerdo con la información conocida hoy.

En tanto, la empleada intentó llamar con un celular al 911, pero no fue atendida en forma inmediata por la central y no pudo frustrar el asalto, según se indicó.

Mientras uno de los sujetos mantenía apuntada a la menor, otro intentó abrir la caja registradora y recién lo logró cuando la tiró al piso, para apoderarse de todo el dinero.

Enseguida, caminó hacia el fondo del local, para reducir a dos empleados y al padre de la nena.

Se vivió uno de los momentos más tensos cuando el delincuente le pidió al dueño de la panadería que le abriera la caja fuerte y el hombre, entre súplicas para que no le hicieran daño a su pequeña hija, le dijo que no podía hacerlo porque no contaban con las llaves.

El panadero logró convencer a los ladrones, que se conformaron con el dinero de la caja registradora y se fueron, sin lastimar a nadie.

El asalto dejó secuelas emocionales en la pequeña hija de los propietarios del local.

"La nena quedó mal. Esta shockeada. Se larga a llorar sola y tiene miedo", contó la mamá de la pequeña, quien aseguró que los delincuentes fueron los mismos que habían asaltado el local quince días antes.
Opiniones (1)
20 de agosto de 2017 | 23:14
2
ERROR
20 de agosto de 2017 | 23:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. esa basura merece consideración despues de lo que hizo con la pobre nena? pena de muerte ya !!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial