Armando Cardoso: "Confío en que la Policía va a encontrar a mi hijo"

Así lo manifestó el padre de Marcos Cardoso (13), el chico desaparecido en Luján el miércoles pasado. El hombre reconoce que todo "está muy confuso" pero reúne esperanzas al saber que su hijo no ha sido hallado bajo el agua. Sin embargo, el Cuerpo de Bomberos continúa la búsqueda en los canales de riego del Este.

Armando Cardoso confía y espera que su hijo, Marcos (13), entre por la misma puerta de su casa, lugar en que lo vio por última vez. El hombre, cada vez, reúne más esperanzas al ver que su hijo no está siendo hallado bajo el agua. No obstante, el Cuerpo Central de Bomberos reanudó sus tareas de búsqueda en la zona Este.

“Confío en que la Policía va a encontrar a mi hijo”, suelta Cardoso con una voz más animada que el viernes pasado cuando le comunicaron que la mochila de Marcos había aparecido en un canal de riego en Palmira. El padre está conforme con la búsqueda de la Policía y desestima las decenas de versiones que se tejen en torno a la desaparición de su hijo.

“Sé que hay llamadas anónimas. Están aportando otros datos que no habían salido antes”, sostuvo Cardoso, quien prefirió no expresar sus sospechas: “Está todo muy confuso. Alguien sabe de esto, pero no quiero culpar a nadie”, soltó el progenitor que vive en la lateral del Acceso Sur de Luján a escasos 300 metros de la escuela Villalobos, donde Marcos habría sido visto aquel miércoles en la mañana.

La principal hipótesis, que aún no está descartada, es que Marcos haya caído al canal San Martín que pasa por detrás de la escuela. Aunque al principio se hablaba de un accidente, en el fin de semana se empezó a especular seriamente de que habría sido arrojado. Incluso en la jornada ayer se hizo dos allanamientos ordenados por el fiscal que instruye el caso, Fernando Giunta. Sin embargo, tanto las medidas judiciales como las intensas búsquedas de Defensa Civil y Bomberos han arrojado resultados negativos.

Al tiempo que Cardoso dice que le “da más esperanzas que esté con vida” el hecho de que Marcos no aparezca en el agua, Bomberos retomó el operativo en la zona Este. Según explicó el jefe del Cuartel Central, Marcelo Dapás, “los trabajos continuarán hasta que la Justicia lo indique. Aún así siempre hay una alerta ante cualquier novedad”.

Desde los tomeros de Irrigación hasta los propietarios de las fincas están avisados sobre la desaparición del adolescente, por lo que todos están alarmados ante el mínimo hallazgo. Aunque ya se va a cumplir una semana de rastreo, hasta el momento no se ha descartado ninguna hipótesis pese a las nuevas historias que se han tejido en torno al paradero de Marcos.

En cuanto a la posibilidad de que el menor haya sido llevado a trabajar en una zona rural, el padre manifestó: “No lo creo porque él no salía de su casa” y detalló que su hijo sólo se ausentaba cuando estaba en la escuela, a la cual llegaba haciendo un recorrido que no lo acercara al cauce. Su hermano menor, Reynaldo, confirmó esto: “Él nunca iba por el borde del canal”.

Por otro lado, desde ayer las tareas emprendidas por Defensa Civil de Luján se han dado por concluidas. “Todo el recorrido del canal San Martín y del Galigniana ha sido hecho. Ya no podemos hacer nada. Quedaba pendiente con el perro rastreador revisar la zona aledaña al cauce. Ayer al mediodía se hizo y dio resultados negativos”, explicó el titular del área Ulises Vitale.

En tanto, el Ministerio de Seguridad comunicó oficialmente que se dará una recompensa de $20.000 a quienes proporcionen algún dato sobre el paradero del chico. También su nombre y foto ha sido ingresado a la lista de Missing Children, organismo que interviene cuando menores de edad desaparecen de su hogar.
Opiniones (0)
19 de septiembre de 2017 | 09:42
1
ERROR
19 de septiembre de 2017 | 09:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes