"Piazzolla. El mal entendido" una biografía sobre la vida del gran músico

Una biografía sobre Astor Piazzolla (1924-1992), escrita por los periodistas Diego Fischerman y Abel Gilbert, propone una "tarea detectivesca" para abordar la complejidad de un personaje que con su música alteró el panorama del tango, sacudió la nostalgia y reflejó toda una época de la Argentina.

La escritura de “Piazzolla. El mal entendido” requirió según los autores, “revisar materiales descartables, observar logros a la luz de contextos más amplios, indagar partituras y, por sobre todo, escuchar su música en ’consonancia’ con otros paradigmas de su época“.

En una entrevista con Télam, Fischerman se refirió a algunos aspectos desarrollados en el libro, recién publicado por Edhasa:

- Télam: Hay un elemento en la música de Piazzolla que se juega en la interpretación. Ese fuera de campo que hace a sus versiones irrepetibles ¿en que lugar deja a su rol como compositor?

- Fischerman: En las músicas de tradición popular, artísticas o no, la composición no está del todo separada de la interpretación. “Yesterday“, en todo caso, es una por los Beatles y otra cuando la hacen otros. No se trata de dos versiones, como podrían serlo dos interpretaciones de una Sonata de Beethoven. Las obras de Piazzolla verdaderamente interesantes -el que se encuentra al frente de sus orquestas de los 40 y los 50, en el Octeto, en sus Quintetos, en el Noneto o el Sexteto- en la partitura están incompletas. Existen con ese grado de profundidad, de densidad que las hace inconfundibles, cuando las toca él o aquellos a quienes las dedicaba, como Troilo, Francini, Fresedo o Basso.

- T: En el libro se relaciona al tango con una ciudad imaginaria, anacrónica que no se corresponde con la Buenos Aires heterogénea de los años 60 ¿Esta imagen real sería reflejada por la música de Piazzolla?

- F: Es curioso porque esa ciudad imaginaria representa al porteño. O, por lo menos, a la imagen que quiere tener de sí mismo. Pero la ciudad de Piazzolla es más real. Es decir: allí suenan las contradicciones y está presente la riqueza de la ciudad de ese momento, con el jazz, con el rock, con la inmigración, las obras en construcción, el ruido y el movimiento perpetuo.

- T: Gershwin es mencionado en el libro como un modelo para Piazzolla en la medida que sintetiza “lo erudito y lo popular“ ¿Este modelo previo no se desdibuja con el tiempo?

- F: No para Piazolla y en parte porque aquí todo llega con retraso y, también, porque la velocidad de las cosas era otra. Sobre todo cuando algo se desplazaba de género. Lo que había estado en la vanguardia en los 30 podía estar en el cine industrial en los 60, y era moderno. Gershwin, o Villa-Lobos, fueron, no sólo aquí, modelos de una modernidad posible hasta bien entrado el siglo XX. Y me atrevería a decir que esa posibilidad de una música en que lo “alto“ y lo “bajo“ se influyen mutuamente aún no ha perdido vigencia. Incluso en sus proyectos más comerciales, en los 70, Piazzolla tiene siempre ese modelo en perspectiva.

- T: Resulta interesante el rol de traductor que le adjudican a Piazzolla en la escritura de su música, donde la lengua tango le da cabida a otras lenguas... 

- F: Con Abel pensamos que toda creación es, en algún sentido, una traducción. Y un malentendido. El tango lo es, desde ya. Y afortunadamente. No hay una música más rioplatense y en ella no hay rastro de folklores rioplatenses anteriores. Allí todo es mestizo y aluvional. El no hace otra cosa que continuar la historia del tango. Conscientemente o no, ve (escucha) que es en la transformación donde está la posibilidad de permanencia.

- T: La imagen de Piazzolla aparece contrastada con la literatura, con escritores como Borges, Cortázar ¿la música es inseparable del entramado cultural de la época? ¿es necesario acudir a otras disciplinas o actores para explicarla?

- F: Cuando se aborda un hecho cualquiera hay múltiples maneras de hacerlo. Uno se acerca a ese objeto como si entrara a una cueva con un casco de minero. Va a iluminar una parte, nunca la totalidad. No es necesario acudir a otras disciplinas o actores para explicar a Piazzolla pero con Abel creímos que hacerlo nos permitiría “iluminar“ ciertos aspectos que de otra manera quedarían a oscuras. Su propia música reclama pluralidad, en tanto se despliega en múltiples direcciones. Nos pareció, además, que Piazzolla era interesante porque, en gran medida, explicaba a la Argentina y porque la Argentina, con su binarismo, su matriz autoritaria, sus sobreactuaciones y sus salvajismos, lo explicaba a él.

- T: ¿En el imaginario del porteño la figura de Gardel es todavía antagónica con la de Piazzolla?

- F: Es posible. Pero la música tiene muchas maneras de circular. Su poder de configurar identidades tiene que ver con una de ellas y es la que, en materia de tango, siempre ha tenido hasta ahora exclusividad. A nosotros eso no nos interesa tanto como la propia música. Sin duda, el que no es capaz -o no quiere- disfrutar tanto con Gardel como con Piazzolla, se pierde algo.

- T: ¿Por qué nadie pudo continuar con su legado, basta con decir que fue irrepetible? ¿No quedó también él fijado en el tiempo?

- F: No se pudo, no tanto porque no hubo legado como porque no hubo nadie capaz de recibirlo, por lo menos dentro del tango. Cuando desarrolló su carrera no había, salvo alguna excepción, ni nuevas orquestas, ni nuevos compositores, ni nuevos intérpretes. Tal vez el único legado posible lo recogió cierto rock: Spinetta, el Charly García de “Viernes 3 AM“, el Fito Páez de Ciudad de pobres corazones. Ahora hay muchos músicos jóvenes volviendo al tango desde el principio, porque estaba desaparecido, salvo como amenidad para turistas. Habrá que ver si de allí surgen músicas nuevas e interesantes.

- T: Piazzolla siempre dijo que en el tango el baile era un puesta en escena de la que se podía prescindir, algo que no comparten hoy los turistas seducidos por “ese abrazo que se baila"...

- F: Son cosas distintas. El tango como baile, se rige por otros códigos, que como música. Pasado de moda volvió como atractivo exótico (sigue sin ser el baile popular mayoritario, lugar ocupado por la movida tropical y el reggaeton). Antes la popularidad y la circulación del tango como música de escucha y de baile estaban ligadas. Hoy son independientes y pueden aparecer o desaparecer por separado.

 

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|05:32
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|05:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic