Deportes

Gorosito tendría las horas contadas en River

River juega cada vez peor y pierde. Los jugadores no entienden al técnico, se repiten los problemas del torneo anterior y ya se habla del fin de un ciclo. De visitante, no gana desde la segunda fecha del Clausura.

Aunque el director técnico de River, Néstor Gorosito, no quiera hablar, su silencio es una evidencia más de lo mal que está el plantel: no sólo por los resultados, sino por la nula o mala relación entre la mayoría de los jugadores y el entrenador.

La paciencia de los hinchas, que se renovó, volvió a ponerse en duda cuando se perdió, nada menos que en el Monumental, 2 a 1 ante Lanús por la Sudamericana. Y la cosa se puso peor después de caer ante Banfield por 2 a 0 en un partido clave como es el primero de cada torneo, pues es el fundamental para tener cierto envión anímico. Envión del que carece River.

Con Gorosito, River no gana como visitante desde la segunda fecha del torneo anterior, cuando se impuso a Central por 2 a 1. Este dato sirve tal vez como parámetro para darse cuenta de dónde está parado el Millonario.

Pero su mal momento no se centra en eso, sino –y sobre todo- en que no hubo logros: a nivel internacional no ganó nada y en el plano local no sólo estuvo lejos de la pelea en el torneo anterior, sino que recibió goleadas históricas (San Lorenzo y Huracán). Y, como si fuera poco, no se ve un futuro mejor.

River apuesta a Marcelo Gallardo, Ariel Ortega y Matías Almeyda, tres históricos que no pueden con ganas conseguir aquello que se consigue –además- con un buen estado físico y partidos en Primera.

Pero peor todavía es que después de ellos, no hay nadie que pida pista. Diego Buonanotte es el único, pero no tiene la titularidad asegurada por una decisión de Gorosito. Fabbiani sigue sin aparecer (el delantero fue especialmente pedido por el entrenador) y el equipo queda parado ahí, en la misma nada.

Para colmo de males, las incertidumbres que impone el entrenador al momento de armar el equipo titular y de pensar en el esquema de juego, provocan un clima de tensión en el plantel: nadie sabe si será titular al partido siguiente ni cómo se saldrá a jugar.

Todo esto lleva a una gran incertidumbre que genera el propio entrenador, justamente la persona que debería poner orden y claridad.

El resumen de esta situación se da en que el viernes pasado Gorosito anunció una gran cantidad de cambios para enfrentar a Banfield respecto de los titulares que habían caído 2 a 1 ante Lanús.

Musachio, Barrado, Archubi y Buonanotte salieron por cuestiones tácticas. El propio Buonanotte no debe saber por estas horas qué sucede con él, ya que es el mejorcito del equipo y sin embargo no tiene la titularidad asegurada.

Si Buonanotte se siente así, no hace falta imaginar demasiado para saber qué pasa por la cabeza de los jugadores.

Es por eso que en las próximas horas se realizará una reunión entre el entrenador y los encargados del fútbol de River.

Las relaciones tirantes entre los jugadores se vienen dando desde el mismo comienzo de su ciclo y esto es algo que los directivos conocen bien.

Habrá llegado, entonces, el momento de parar la pelota en River y mirar la cancha. Los cambios que se necesitan están a la vista y la cirugía debe ser urgente si se quiere evitar que el equipo de Núñez siga cayendo en desgracia.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|05:39
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016