La directora de El Sauce responsabilizó a la Justicia por el hacinamiento de los pacientes

Patricia Gorra, directora de la institución, relativizó la denuncia por maltrato y hacinamiento de pacientes al indicar que ocurrió la semana pasada y que no habían 28 pacientes en el piso como dijo ATE. Y responsabilizó a la Justicia por la derivación de pacientes que -se ve en las fotos- son tratados como animales.

Quienes conocen El Sauce por dentro, reconocen que el problema no es nuevo, sino que data de hace años y que las autoridades no pueden darle solución alguna, a pesar de los cambios de gobierno. Por ello, y ante la denuncia planteada por ATE Salud -que distribuyó unas fotos tremendas de pacientes durmiendo en colchones tirados en el piso, y hacinados-, la directora del hospital psiquiátrico, Patricia Gorra, desmintió que la mitad de los pacientes duerma en el suelo, y si bien reconoció que la situación existió, responsabilizó a la Justicia por el desborde que sufre una institución marcada históricamente por el estigma.

La situación de los enfermos judicializados en el neuropsiquiátrico fue denunciada por ATE Salud esta mañana. Fuentes de la institución aclararon que la situación no es nueva y que se sucede, por lo menos, desde hace diez años.

Gorra admitió que es cierto que el desborde existió en el pabellón de pacientes judiciales y explicó que esta derivación efectuada por la Justicia "no puede rechazarse. Es cierto que hemos tenido que agregar camas con colchón en esa oportunidad, como sale en la foto, en el piso porque no hay más espacio físico para agregar camas".

Sin embargo, la directora se encargó de aclarar que en la actualidad no hay pacientes que atraviesen esta situación pero también reconoció que han habido oportunidades en que la sala ha albergado a 80 pacientes.

El pabellón judicial es, por cierto, una sala cerrada con capcidad para 42 camas, dada la peligrosidad que revisten algunos enfermos para el resto de la comunidad e, incluso, para sí mismos. Además del término "enfermo", también tienen otro apelativo: "inimputables", por su condición mental al cometer un delito.

"Esos pacientes han sidos dados de alta", indicó Gorra, y agregó que el médico debe esperar una orden judicial a su vez para otorgarle el alta médica. En este sentido, explicó que "hay pacientes que están uno o dos días y esos pacientes que salen en la foto, ya no están".

Según Gorra, es el único servicio psiquiátrico cerrado con el que cuenta la provincia, lo que acrecienta la posibilidad de que se sature frecuentemente: "Es verdad que a veces en que se sobrepasa por la demanda judicial la capacidad de camas del servicio", afirmó.

"Esto no depende estrictamente de Salud, depende de lo judicial, de lo policial", destacó Gorra.

Según la directora de El Sauce, el pabellón anteriormente era un servicio más amplio, pero se decidió cambiar la forma de asistencia del paciente judicializado para que estuvieran en mejores condiciones, y que -además- estuvieran más contenidos por la institución. Esto, evidentemente, ha sido desmentido por las imágenes expuestas por MDZ esta mañana. Y Gorra también lo reconoció.

Para solucionar esto, la médica sostuvo que no sólo habría que agregar más camas, sino también convenir con la Justicia para acelerar el alta psiquiátrica de los pacientes.

"Hoy hay 137 pacientes internados y todos tienen su cama, no es cierto que sea la mitad de los pacientes", aclaró la médica que, antes de asumir la titularidad del neuropsiquiátrico, era responsable del mentado pabellón.
Opiniones (2)
20 de agosto de 2017 | 23:17
3
ERROR
20 de agosto de 2017 | 23:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Como ex-miembro de la salud mental a nivel hospital público, es una realidad muy triste, lo que algunos jueces de familia y también penales, hacen con los Hospitales Psiquiatricos Públicos, " psiquiatrizan el delito o la situación social emergente". internando a los "pacientes", cuidan su sello y cargo en la justicia, sin importarles en absoluto los criterios del médico de guardia; la capacidad de camas, nada..."Ellos son los Jueces"
    2
  2. Trabaja en la Junta Médica de salud Laboral de la DGE, y trata a los docentes que allí asisten por licencias como si fueran culpables de estar enfermos o como vagos que no quieren trabajar. Esa es su opinión de los docentes en general, además de que es despectiva en su trato. Si no puede cumplir bien su función en la Junta, mucho menos va a asumir su responsabilidad como funcionaria, como la mayoría de los que Jaque pone en funciones. Le son funcionales a él pero disfuncionales para el resto de la ciudadanía.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial