Premian a un joven geólogo argentino por su destacada labor en la búsqueda de petróleo

Federico Dávila es profesor de la universidad de Córdoba y diseña modelos que permiten explorar los terrenos para hallar crudo. Recibirá el Premio Estímulo que da anualmente la Fundación Bunge y Born a investigadores menores de 40 años.

A los 35 años, el geólogo Federico Dávila ya tuvo varias ofertas de trabajo en países desarrollados, pero decidió apostar a la Argentina.

Desde Córdoba, da clases en la universidad y diseña modelos que permiten explorar mejor ciertos terrenos para hallar petróleo, entre otras aplicaciones, consignó el diario Clarín.

Hoy recibirá el prestigioso Premio Estímulo a jóvenes científicos de la Fundación Bunge y Born, que se otorga anualmente desde 2001 a brillantes investigadores menores de 40 años.

La entrega del premio será hoy en un hotel porteño. También será reconocida la trayectoria de Víctor Ramos, otro geólogo, ya que este año la Fundación Bunge y Born eligió por primera vez reconocer a los mejores en la disciplina que estudia la forma interior del globo terrestre, su formación, y sus cambios.

"Yo quiero investigar en mi país. En los años 90, tuve que poner dinero de mi bolsillo para hacer mi tesis de doctorado, pero durante estos últimos cinco años la situación de la ciencia estuvo mejorando", relató.

Dávila ya consiguió mucho a su edad. Se doctoró en la Universidad Nacional de Córdoba, en 2003.

Ahora se dedica a hacer modelos sobre la evolución de cuencas, que son grandes depresiones del terreno. Realizó estudios en cuencas que están en las provincias de La Rioja y Catamarca, y la llanura pampeana, y en la cuenca de Atacama en Chile.

Publicó en las mejores revistas de geología y tres capítulos en libros. En 2005, recibió el Premio Storni de la Asociación Geológica Argentina, y fue becario Fullbright de los Estados Unidos, y de la Royal Society de Gran Bretaña.

"En Córdoba, es muy común que la gente salga a juntar mica, cuarzo, y otros minerales de las sierras. Me di cuenta que me gusta saber cómo se forman las montañas y cómo son sus relaciones con las depresiones cercanas", destacó.

Vive ahora con su esposa y su hijo de 7 años en las afueras de Río Ceballos, con un paisaje ideal para su profesión: "Estamos en una casa con visión hacia las sierras".

Su segundo hijo viene en camino. "La parte más romántica de la geología es ir a un lugar desconocido y descubrir rocas o estructuras", comentó.

Además de ser investigador del Conicet, Dávila da clases en la universidad de la capital cordobesa (viaja todos los días en micro).

"Hoy, no podemos vivir sin la minería. Diría que, en una oficina, más del 90 por ciento de los objetos tienen algún componente derivado de la minería. Pero creo que debería controlarse y multarse más la actividad minera en la Argentina. Un ejemplo a seguir es Australia", concluyó.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 20:53
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 20:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes