Deportes

El campéon minimosca Sosa recuerda: "Nadie apostaba un peso por mí"

Tímido aún después de hilvanar nueve defensas exitosas del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el mexicano Edgar Sosa esboza una discreta sonrisa antes de recordar que "nadie daba un peso" por él.

Nadie apostaba un peso por mí, ahora soy un sólido campeón", dice Sosa tras subir a la báscula y dar un peso de 53 kilos 500 gramos cuando falta un mes para realizar la décima defensa del título el 15 de septiembre ante el puertorriqueño Omar Soto en México.

Sosa, que el 23 de agosto cumple 30 años, vuelve a sonreír, saluda a reporteros, camarógrafos y personal del CMB y del equipo de promotores que lo esperan en la oficina del CMB (Consejo Mundial de Boxeo).

"No conozco nada del rival, pero me entreno con la misma dedicación previa a cada pelea", manifiesta y reconoce que en cada pelea "se compromete más y más" como si fuera la primera vez en que subió al cuadrilátero a pelar por un campeonao mundial.

Sosa se mueve de un lado para otro, prueba un poco de café del vaso de uno de sus asistentes y sale un momento de la oficina. Está ansioso por ir al gimnasio a entrenarse después de salir a correr en las primeras horas de la mañana.

Fuera del cuadrilátero es una persona tímida, pero cuando sube al entarimado la timidez desaparece y se convierte en una máquina de tirar golpes.

"Estoy convencido de lo que hago", agrega el monarca, mientras reacomoda la gorra de beisbolista con el patrocinio de una cerveza.

Y agrega. "Esta no me la quito porque es la que me da de comer", dice Sosa al ajustarse la prenda deportiva con ambas manos, al hacer referencia a esa marca patrocinadora.

Cámaras, reflectores y micrófonos cubren casi al peleador mexicano, quien conquistó el 14 de abril de 2007 al estadounidense Brian Viloria, por decisión en 12 asaltos.

Tras su mayor logro hasta ahora, Sosa luce con orgullo la marca perfecta de defensas.

Sosa retuvo por primera vez el título al imponerse por descalificación a Luis Aberto Lazarte en el balneario mexicano de Cancún. Después venció por nocaut técnico a seis retadores y por decisión unánime a dos más.

De su siguiente defensa del cetro, el 15 de septiembre frente al puertorriqueño Omar Soto, el monarca espera demostrar que es el mejor peso minimosca del mundo" y "cumplir el sueño de realizar la décima defensa" del fajín verde del CMB.

"Demostraré en la pelea que soy el mejor de peso minimosca del mundo", había manifestado previamente el campeón, quien antes de ser el más sólido campeón de los últimos dos años en México, vivía modestamente como taxista o vendiendo productos alimenticios.

En su más reciente defensa del gallardete, Sosa derrotó a Carlos Melo por nocaut técnico en cinco asaltos en Ciudad de México.

Sosa llega a su cita con una foja de 36 victorias (20 de ellas por k.o.) y cinco derrotas. Soto tiene marca de 14 triunfos (6 k.o.), tres perdidas y un empate.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|19:56
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|19:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016