Bolognezi: comienza el juicio por el homicidio que conmocionó a San Martín

Tras siete años de postergaciones, el miércoles se iniciará el debate oral por el crímen del joven José Luis Bolognezi. En el banquillo se sentarán dos imputados: el hijo de un reconocido empresario del Este y un ex boxeador que ya estuvo preso por el asesinato. Y la duda: ¿será posible el esclarecimiento?

La madrugada del 14 de setiembre de 2002, San Martín sufrió uno de esos cismas que sólo las ciudades donde todos se conocen y los secretos pugnan finalmente por salir a la luz, sea como sea, pueden convivir en tensión. Y con todos los signos visibles de los crímenes que sacuden la modorra de estas ciudades a medio camino entre pueblos y urbes modernas: un cuerpo, un descampado, hijos del poder como sospechosos y marchas del silencio. El homicidio de José Luis Bolognezi, que tras siete años de postergaciones varias, iniciará el camino final hacia el esclarecimiento o la continuidad de las dudas.

A José Luis le decían "El Kote". La última vez que se lo vio con vida fue a la salida de un cumpleaños de quince. Según las versiones, esa noche de setiembre había asistido a más de una fiesta, entre ellas, a la celebración de la hija de una senadora provincial. Quizás, una de las claves de la verdad esté en lo que sucedió en esa fiesta y una hipótesis apunta a que los posibles asesinos lo hayan ultimado por un problema "de faldas".

Luego de esa fiesta, José Luis seguiría el camino de los adolescentes en la noche. Testimonios diversos contaron a los investigadores que lo vieron caminar junto a otra persona por la vera de la ruta 50, a la salida de un cumpleaños de 15.

Otros, declararon haber visto en el interior de un automóvil, acompañado a la fuerza por otros sujetos y hasta hay versiones de que vieron el momento en que era golpeado en un baldío ubicado cerca de la calle Advínculo Moyano y Boulogne Sur Mer.

"El Kote" llegaba a su última noche con 19 años. Al día siguiente, cuando el cádaver es hallado con signos de golpes, asfixia y sin pantalones, San Martín no puede menos que conmoverse. Tanto, que "la calle" comienza a dar indicios de los autores intelectuales del homicidio.

Quizás por esa misma presión social que esta década heredó de la anterior -la de los '90, la menemista-, las marchas del silencio comenzaron a crecer para encontrar a él o los culpables. La más multitudinaria alcanzó a las 5 mil personas que interpeló al poder de turno, a tal punto que funcionarios del Ministerio de Seguridad tuvieron que trasladarse hasta la ciudad del Este provincial para otorgar garantías mínimas a la familia Bolognezi de que la investigación estaba en el buen camino.

Dudas había y muchas, puesto que los tres principales sospechosos eran tres jóvenes pertenencientes a "familias bien" de San Martín.

Entre ellos, el hijo del juez Carlos Dalton Martínez -Sebastián, en aquella época con 24 años-, el de un empresario reconocido -Claudio Bonivardo, de 20-. Posteriormente, ambos quedarían desafectados de la causa. De Dalton Martínez sólo puede decirse una cosa: la Suprema Corte lo separó de su juzgado por detener la investigación del homicidio en la que estaba señalado su propio hijo.

Pero hacia donde señalaban varios dedos era hacia Abdo Girala. Este último, vástago del empresario de neumáticos Daniel Girala. El joven se mantuvo escondido durante varios meses a pesar de que era pretendido por la Justicia.

Abdo no estará sólo el miércoles cuando se inicie el debate oral. A su lado, otro "famoso": el ex boxeador Carlos "Metralleta" Pérez, que estuvo detenido durante un año por este homicidio pero liberado al ser beneficiado por un cambio de carátula.

Tanto Girala como Pérez afrontan el cargo de "homicidio en riña" por la muerte de Bolognezi.

En estos siete años, las postergaciones judiciales constituyen una de las cosas más claras de este caso policial. Entre ellas, la imposibilidad de conformar el tribunal para la realización del juicio.

Finalmente, la Suprema Corte determinó que el proceso sea presidido por la magistrada Carmen Alicia Coronel y secundado por José Antonio Balliro. A ellos se sumará el juez Pedro Carrizo, por decisión del alto tribunal provincial. El detalle: los dos primeros no son jueces del fuero penal, sino del laboral.

A ello debe sumarse las irregularidades cometidas durante la etapa de instrucción del caso, lo que hace pensar a algunos que por las mismas la verdad finalmente estará ausente o, por lo menos, viciada por tecnicismos jurídicos.

Durante casi un mes a partir del miércoles 19 de agosto, la ciudad de San Martín volverá sobre sus pasos para determinar qué ocurrió aquella noche de setiembre de 2002.  
Opiniones (0)
25 de septiembre de 2017 | 13:08
1
ERROR
25 de septiembre de 2017 | 13:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'