Una mujer debe probar por segunda vez que en realidad está viva

El caso de Benta Pereira Lima, quien fue declarada muerta en 1994, ocupó grandes espacios en la prensa de Brasilia en 2002, cuando ganó una larga batalla judicial con la burocracia para probar que estaba viva.

La brasileña Benta Pereira Lima, de 42 años, fue declarada muerta en 1994 por un error burocrático que se creyó subsanado ocho años después, pero ahora ha perdido su empleo y descubierto que los registros oficiales aún la consideran fallecida.

El asunto llegó a tener tal notoriedad, que la mujer hasta fue recibida por el entonces ministro de Seguridad Social, José Cechin, quien le ofreció un promocionado pedido de disculpas oficial.

Pero, pese a lo emblemático del caso, la historia se repite. El diario Correio Braziliense informó hoy que Pereira Lima se quedó sin trabajo hace dos meses y se dirigió a la Seguridad Social para tramitar el correspondiente seguro de desempleo.

Sin embargo, la solicitud le fue denegada porque, como dice un documento oficial que publicó el periódico de Brasilia, "la solicitante ha fallecido".

Pereira Lima dijo a Correio Braziliense que aún no está claro si el error anterior no fue corregido o si es víctima de una nueva equivocación.

"Lo que yo sé es que ya me mataron dos veces", declaró.

Ahora, deberá encarar otro engorroso proceso burocrático para demostrar que no está muerta.

Según autoridades consultadas por el diario, todo pudo deberse a "un nuevo error de digitalización" en los sistemas de la Seguridad Social o en los registros de fallecimientos de la capital.

El caso será investigado, aunque Pereira Lima se verá obligada a presentar otra vez una larga lista de documentos para probar que está viva, sin trabajo y en condiciones de cobrar el seguro de desempleo.
Opiniones (0)
26 de septiembre de 2017 | 14:25
1
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 14:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María
    26 de Septiembre de 2017
    Devastación en Puerto Rico tras el paso del huracán María