Para la Justicia encender un cigarrillo en un avión no es delito

Pese a la vigente prohibición, encender un cigarrillo en un avión no es delito. Esto fue confirmado mediante un polémico fallo de la Cámara Federal porteña. La determinación fue por una denuncia realizada porque un pasajero encendió un cigarrillo en un baño de una aeronave en pleno vuelo.

En un polémico fallo, la Cámara Federal porteña consideró que prender un cigarrillo en el interior de un avión en pleno vuelo no constituye delito, pese a que está terminantemente prohibido.
  
Con este fallo, la Cámara, con la firma de los jueces Eduardo Freiler, Eduardo Farah y Jorge Ballestero, confirmó el sobreseimiento del pasajero Rubén Armando Bravo, quien había sido denunciado por un comandante de Aerolíneas Argentinas.
  
El 9 de marzo pasado, el comandante Antonio Botta denunció que "durante el vuelo efectuado a bordo de la aeronave matriculada LV-Bax, siendo aproximadamente las 21:15 horas, se encendió un indicador en la cabina de mando que daba cuenta de que se había activado el detector de humo en uno de los baños".
  
"La tripulación se acercó a dicho sector con los matafuegos correspondientes, pudiendo constatar que uno de los pasajeros, que fue identificado como Bravo, había encendido un cigarrillo", detalla la resolución.
  
En primera instancia, Bravo fue indagado por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral por la figura contemplada en el Código Penal y que reprime a quien "sin crear un peligro común, impidiera o entorpeciera el normal funcionamiento del transporte aéreo".
  
Luego de ser sobreseído en primera instancia, el fiscal federal Carlos Rívolo apeló la medida al considerar que "la conducta endilgada a Bravo podría encuadrar en la figura que sanciona a aquel que ponga en peligro la seguridad de una aeronave".
  
Sin embargo, para los camaristas, la conducta del pasajero "resulta atípica" y en consecuencia confirmaron su sobreseimiento, ya que para poner en riesgo a la aeronave "será necesario que el hecho sea ejecutado con ánimo tendiente a crear el peligro concreto".
  
"Si bien el accionar de Bravo motivó que la tripulación de la aeronave adoptara una actitud preventiva –dirigirse inmediatamente al sector donde fue activado el detector de humo, llevando consigo los matafuegos correspondientes-, lo cierto es que el haber encendido un cigarrillo no ocasionó un riesgo real y concreto, ni afectó bien jurídico alguno", agregaron los jueces.
Opiniones (0)
22 de agosto de 2017 | 07:01
1
ERROR
22 de agosto de 2017 | 07:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes