Deportes

Maradona, Guardiola y el pacto por la felicidad de Messi

El delantero argentino podría perderse el primer partido de la Liga española con el Barcelona si obtiene la autorización para poder marcharse antes para preparar el partido ante Brasil.

Es un pacto no escrito, pero acordado por la selección argentina y por el Barcelona desde que el diplomático Josep Guardiola se hizo cargo del equipo azulgrana: que Leo Messi sea feliz para beneficio de todos.

Hace más de un año, Guardiola fue partidario de que Messi cumpliera su sueño de ir a los Juegos Olímpicos de Pekín. Puso fin a la guerra en los tribunales que el Barcelona había emprendido y ganado por retener al jugador, prescindió del astro para una importante eliminatoria en agosto por la Liga de Campeones y hizo feliz a Messi.

El argentino regresó con la medalla de oro olímpica colgada al cuello y pagó con creces la generosidad de su técnico. Realizó su mejor temporada con la casaca azulgrana y el club completó un histórico triplete con la Liga, la Copa del Rey y la Liga de Campeones.

"Lo único que me preocupa es que Leo esté feliz, con su familia y en el equipo. Y que el equipo le siga queriendo tanto como ahora, nada más", dijo Guardiola durante la pasada temporada con la voz baja, calmada, con ese mimo con el que cuida a su estrella.

El cariño es recíproco. "El míster es una persona especial que está más allá de lo que es el terreno de juego. El entrenador mira mucho el aspecto humano. Es alguien muy cercano al jugador, es muy detallista con los jugadores, sobre todo en los temas familiares, y por eso aquí la gente lo quiere mucho. Conmigo se portó muy bien desde el primer minuto", dijo Messi en una entrevista en mayo con el diario barcelonés "La Vanguardia".

Un año después, la diplomacia de Guardiola, el Barcelona, Diego Maradona, seleccionador argentino, y la AFA (Asociación del Fútbol Argentino) entra de nuevo en acción para continuar con la luna de miel y prolongar la felicidad de Messi.

Maradona, que aceitó la temporada pasada su amistosa relación con Guardiola, reservó a Messi el miércoles debido a unas molestias en el aductor de la pierna derecha en el partido amistoso que ganó la albiceleste a Rusia por 3-2.

Nada grave, según dijo hoy Messi. Un gesto de Maradona que el Barcelona sabrá agradecer.

A falta de que se someta hoy a más análisis, el astro argentino confirmó que quiere "jugar todos los partidos posibles hasta el día 28" y que ha pedido "permiso" para ausentarse del primer partido de Liga, el lunes 31 de agosto ante el Sporting de Gijón.

El objetivo es tener una semana para poder preparar bien el duelo entre Argentina y Brasil el 5 de septiembre en Rosario, ciudad natal del delantero.

El choque es decisivo para las esperanzas de clasificación de la albiceleste para el Mundial de Sudáfrica 2010. Argentina es cuarta en la clasificación a falta de cuatro partidos. Sólo los cuatro primeros obtienen pasaporte directo para el Mundial y el quinto debe jugar un repechaje con un equipo de la Concacaf.

Todo hace pensar que el Barcelona devolverá el favor a Maradona librando a Messi de disputar el choque del 31 de agosto -el primero de la Liga-, pese a que las normas FIFA le permiten liberar al jugador cinco días antes, por lo que no estaría obligado a prescindir de él.

A cambio, el astro podrá estar en los dos partidos por la Supercopa de España, el 16 y el 23 de agosto, y en la final de la Supercopa de Europa en Mónaco ante el Shaktar Donetsk ucraniano el 28 de agosto.

Y así todos felices, sobre todo Messi, al que se cuida con mimo a través de ese pacto no escrito por su felicidad, por el que también se le renovará su contrato para que sea el mejor pagado del plantel azulgrana tras el fichaje del sueco Zlatan Ibrahimovic.

"Messi seguirá siendo el centro del equipo", aseguró Guardiola pese a la llegada del ariete del Inter de Milán. Que nadie discuta al número uno.

"Quiero la triple corona y después el Mundial de Sudáfrica 2010 con Argentina, obvio", dijo Messi en una entrevista que publicó en mayo el diario "Clarín".

El primer objetivo lo logró ya y el 5 de septiembre quiere dar el primer paso para el segundo, que culminará o no en junio. Y todo resulta más fácil si Messi, posiblemente el mejor jugador del mundo, sigue siendo feliz.
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|21:37
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|21:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016