Deportes

Maradona fue el centro de la fiesta de los rusos

Moscú se vistió de fiesta para vivir el amistoso entre Rusia y Argentina, un estadio lleno que ovacionó al técnico argentino, quien mantiene la misma vigencia que en sus mejores tiempos.

La victoria de Argentina fue la frutilla del postre para Maradona, porque vivió cuatro días en el paraíso, en un hotel donde le sobraron comodidades y con todo tan organizado, que se sorprendieron propios y extraños.

Guillermo Tofoni, actual poseedor de los derechos los partidos amistosos del seleccionado argentino, no dejó nada al azar. Y el resultado de Argentina lo acompañó.

El organizador del partido estuvo en todos los detalles, menos en los de la Federación Rusa, que no le acertó ni a los nombres de los jugadores argentinos, bautizando en la planilla oficial al "Kun" Agüero con el nombre de Lionel, seguramente desorientados por la ausencia de Messi.

Igual la fiesta fue total. Claro, los rusos hubieran preferido otro resultado final, otro rendimiento de su equipo, que insinuó en el comienzo del partido con llevarse por delante al seleccionado argentino pero se quedaron todos en Moscú con las manos vacías y con mucha tristeza.

Por cualquier parte del planeta que pase Maradona se convierte en el centro de atracción y Moscú no fue la excepción.

Desde su arribo a la capital rusa medios de prensa e hinchas de fútbol lo siguieron por todos lados, pero pocas imágenes pudieron tomar del mejor jugador del todos los tiempos, algo que Diego deberá cambiar para no provocar enojos innecesarios.

Pero este miércoles Moscú se vivió para vivir una fiesta y pese al resultado adverso los rusos disfrutaron de un día inolvidable.

¿Inolvidable? Sí, porque desde temprano cerca de 40 mil personas colmaron el estadio del Lokomotiv y toda la ciudad siguió de cerca, por la televisión estatal, el partido entre argentinos y rusos.

Alentando como en las canchas argentinas, lo que podría denominarse como la "barra brava" del Lokomotiv alentó a los suyos los 90 minutos, con gritos, aplausos y bombos.

Esta vez no se escucharon argentinos y sólo alguna bandera perdida en los palcos del estadio 4 estrellas del Lokomotiv asomó como para que algún desprevenido se diera cuenta que los dirigidos por Maradona jugaban allí.

En el inicio del partido, todos los rusos con cerveza en mano dentro de la cancha, imaginaron una gran fiesta cuando su equipo se puso en ventaja, pero el gol de Sergio Agüero y los que siguieron los golpearon y mucho.

La diferencia de categoría entre los dos equipos era grande en cancha como inesperada, porque los dirigidos por Maradona, jugando en muchos momentos decididamente mal, ganaron con justicia, pero su peso individual.

Para Argentina fue todo redondo, porque ganó, llega tranquilo al partido con Brasil y el grupo se fortaleció, porque en Moscú vivió en un verdadero paraíso.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
3 de Diciembre de 2016|03:42
1
ERROR
3 de Diciembre de 2016|03:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016