La pobreza vista desde una mesa decorada con masas finas

Yo no soy un ejemplo y no soy representativo de nadie, pero resulta que resulto invitado a una reunión de “fuerzas vivas” o algo así, en el Cuarto Piso de la Casa de Gobierno. Se nos convoca, nada menos, que para hablar de los pobres, pero ninguno de nosotros lo es, lo cual no es precisamente un buen comienzo, pero ahí estamos, rodeados de pesos pesados.

Hay veces en las que te conmueve más una película de cine francés que el hambre de un niño que vive a un tiro de fusil de tu computadora. Hay veces en las que pasamos al lado de un mendigo que pide limosna escuchando la canción del verano en el MP3. Hay veces en las que nos es imposible dar con la respuesta adecuada para nuestro propio hijo y sus excesos y carencias y hay otras en las que te pasás tres días sin bañarte ni afeitarte ni rezar un rosario a la milagrosa.

Hay veces, incluso, que esas cosas nos tienen como protagonistas, en primera persona del singular. Por eso, a veces, lo correcto es decir: en ocasiones, yo no me hago cargo del mundo y y me disfrazo de Judas y manejo con más de dos copas de vino encima y puteo a los otros automovilistas y me atraso en el pago de mis impuestos y le miro el orto a la mujer de mi prójimo y digo que no al cajero automático cuando me ofrece hacer una donación de cinco mangos y después hablo de la pobreza mientras espero el turno en la carnicería los sábados por la tarde.

Yo no soy un ejemplo: a veces soy así y a veces soy asá y tengo en claro que no soy representativo de nadie. Los que no tienen voz jamás tendrán a alguien que sea “la voz de los que no tienen voz”. Los pobres, aunque mayoría, están tan solos como el sol.



¡Guau!, mansos muñecos...



Todo esto viene al caso porque resulta que resulto invitado a una reunión de “formadores de opinión” de Mendoza en el Cuarto Piso de la Casa de Gobierno. Se nos convoca, nada menos, para hablar de “la pobreza”. Llamativamente, ninguno de los convocados es pobre, lo cual no es precisamente un buen comienzo, pero ahí estamos.

Ya sentado, miro a mi alrededor y, ¡guau!, mansos muñecos, están todos acá, hasta un budista: importantes políticos y empresarios, gente que, sobre todo, define los destinos laborales de centenares de miles de mendocinos y figura en las páginas de Sociales de los medios de comunicación. Y también algunos periodistas, "formadores de opinión": ¿qué tal?

Me ronda una misma idea hasta transformarse en contradicción: se supone que somos “representativos”… ¿Representativos de qué?

Antes de que busque una respuesta, un mozo deja sobre la mesa un plato con facturas con crema pastelera y cambio rápidamente de intereses.



Perlas negras



Vamos al punto: la charla giró, en general, en torno a dos tipos de discursos: unos muy poco interesantes y otros muy interesantes.

Los discursos muy poco interesantes apuntaban hacia un mismo punto: “Señores, la pobreza es terrible, nuestro país es rico y nuestra gente es pobre; Mendoza no debe permitir que haya un solo niño con hambre, bla, bla, bla…”. Ya saben ustedes.

Dentro de este grupo, con el respeto del caso, incluyo en primer lugar al Obispo Casaretto y el mentado “Documento de los Obispos. Bicentenario en justicia y solidaridad”, publicado a fin del año pasado y vuelto a presentar en la ocasión que nos convoca. El documento dice que hay pobreza y esto ya lo sabemos y Casaretto ante la expresa pregunta sobre qué acciones concretas propone la Iglesia Católica dijo que “ninguna”, pues “nosotros hablamos de lineamientos, no de acciones; las acciones las tienen que ejecutar ustedes, los actores”. Así, es fácil.

También me permito incluir. con el respeto del caso, a Celso Jaque, gobernador de Mendoza, quien, fiel a su estilo, se comprometió “a trabajar en el tema”. Toda buena intención, si la hubiere, será insuficiente hasta que nuestro gobierno demuestre en concreto que bajan los índices de pobreza y que sube los índices de inclusión, porque de muy poco sirve que un indigente, gracias a un plan social, “ascienda a pobre”, si no media su certera inclusión social, lo cual supone un cambio en el modo de distribución de la riqueza.

Incluyo también, con el respeto del caso, a Jorge Nanclares, titular del Poder Judicial, quien reconoció las carencias existentes y la falta de políticas de inclusión social para terminar, fiel a su estilo, con una frase del tipo “tenemos toda la predisposición para trabajar con el gobierno, más allá de las controversias (entre el Judicial y el Ejecutivo) que sirven para entretener a los medios de comunicación”.  La predisposición, está claro, no alcanza y las controversias que “entretienen” se refieren, nada menos, al planteamiento de una Reforma Judicial.

Finalmente, con el respeto del caso, cito a un sindicalista, creo que de Luz y Fuerza y pido perdón por mi ignorancia, pero su nombre no viene al caso, aunque sí sus lugares comunes. Con esforzada verba, el hombre ocupó parte del tiempo de todos en dejar frases vacías de contenido como “ante la pobreza faltan sentimientos más humanos” y “los mendocinos tenemos que aprender a ayudar”.



Perlas blancas



Los discursos muy interesantes apuntaron hacia un mismo punto: “Muchachos, paremos ya de hablar de la pobreza y hagamos cosas concretas, una agenda de trabajo. Tomemos un compromiso si realmente nos preocupa el tema”.

Dentro de este segundo grupo hubo varios protagonistas, pero citaré sólo a cuatro: Adolfo Brennan (presidente de la Red Argentina de Bancos de Alimentos), a Gabriel Bustos Herrera, periodista de Los Andes y a los empresarios José Alberto Zuccardi y Fernando Barbera. Vamos a sus dichos y a su silencio en la reunión.

Adolfo Brennan: “Compartimos el documento de los obispos, pero el diagnóstico ya lo conocemos. En cuanto a las acciones, hay soluciones micro, pero no hay políticas públicas. Debiéramos ponernos un objetivo número uno, que es del terminar con el hambre en Mendoza. A mí, me gustaría salir de esta reunión con una agenda concreta de trabajo. Acá estamos todos y no nos ponemos de acuerdo para trabajar. Propongo que formulemos una agenda de trabajo y que el gobierno presente una política pública para combatir la pobreza”.

 

José Alberto Zuccardi: “El camino para atacar la pobreza es la generación de trabajo y para eso hay que articular políticas públicas y privadas. La verdad es que trabajamos por separado. En nuestro caso, quiero aclarar que nosotros no nos sentimos representados por lo que en Argentina se denomina ‘el campo’. En Mendoza, no exportamos soja; nuestro trabajo tiene el valor agregado del trabajo de nuestra gente. Acá hay que exportar más fideos, en lugar de más soja. Respecto de la inclusión social, podemos hacer mucho más de lo que estamos haciendo. Necesitamos más emprendimientos nacionales que generen trabajo y trabajar en conjunto con los gobiernos”.

 

Gabriel Bustos Herrera: “En el 2002, se publicó un documento con participación de la UNESCO, en cuatro tomos: ‘Aportes para el desarrollo humano de la Argentina’. Después de todo lo que allí se dice, va a ser muy difícil que en esta reunión seamos originales respecto de lo que hay que hacer con la pobreza. Aparte, se trabajó un libro para la provincia: ‘Por un desarrollo convergente y equitativo en Mendoza’. Sin embargo, la pobreza sigue siendo un escándalo y no tenemos aún una política de Estado permanente”.

Fernando Barbera: Incluyo a Fernando (en la foto, de remera, a la derecha de Adolfo Brennan) porque no dijo nada. Y no dijo nada a pesar de todo lo que viene haciendo desde hace años, con acciones concretas, por los más desfavorecidos. Y esto me consta. El ejemplo de la acción en el silencio es alimento genuino.




 

Los que más y los que menos



Hubo en esta reunión una sentencia esclarecida y perteneció a Silvia Ruggieri, ministro de Desarrollo Humano, Familia y Comunidad: “Todos hablamos de la pobreza como un problema estructural recurrente, pero no logramos un acuerdo para entender desde dónde miramos la pobreza y así, no terminamos por saber lo que es. La pobreza es una desigualdad social. Y esta desigualdad debe resolverse con un equilibrio que no está resuelto, que es la brecha que hay entre los que más ganan y los que menos ganan”.

Así es: mucho de todo esto tiene que ver con lo que ganan los que más ganan y lo que pierden los que más pierden. Bien lo dijo en el cónclave mi colega y amigo Marcelo Torrez: “La teoría del derrame que nos han vendido es una farsa. El que más gana quiere ganar más y no reparte... En esta reunión no están representados los pobres y nosotros no sabemos qué es lo ellos piensan. ¿Por qué no discutimos aquí, por ejemplo, como redistribuir la renta?”.

Realmente hablar de la pobreza alrededor de una mesa decorada con masas finas es metáfora de un insulto y esto habrán de estar pensando y con razón algunos lectores. Del mismo modo, suponer que la pobreza se solucionará porque un grupo de curas escribió un documento y un grupo de “referentes sociales” se reunió para dar a conocer sus pareceres, es cuando menos un error.

No obstante, se supone que aquí hay responsabilidades directas que tienen que ser asumidas y quedó flotando el compromiso de constituir un grupo de trabajo para aportar soluciones. Veremos. Si así ocurre, con el tiempo se sabrá quiénes lo asumen en verdad y quiénes seguirán, como siempre, haciendo “payanitas” con sus buenas intenciones y guitarreando con la panza llena. Y me incluyo, amigos, en primera persona del singular.

 

Opiniones (24)
16 de octubre de 2017 | 21:11
25
ERROR
16 de octubre de 2017 | 21:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No supe entender tu juego de palabras, disculpame, estar a tu altura no es fácil, nuevamente, perdón.
    24
  2. En esta viña del Señor, hay de todo. Pobres del bolsillo y pobres de la mente. A los pobres del bolsillo, cuesta hacerlos rico de la mente. A los ricos del bolsillo, no les interesa ser ricos de la mente. Son como el agua y el aceite, que no se mezclan. Creo que se necesita algun catalizador llamado "Dignidad".
    23
  3. Buena nota, otra carga vergonzosa que tendremos que llevar.
    22
  4. Coincido con todo. Y lo que es peor es que, después de la reuniòn, todo quedò en el vacìo, en la nada. Me parece, desde mi humilde opiniòn, que la soluciòn para eliminar la pobreza y las desigualdades pasan por generar trabajo y educaciòn.
    21
  5. He aquí la ecuación. La pobreza es tan pobre como nuestros espíritus, nos refleja, como la clase política, empresaria o religiosa. Por ahí nos vamos acomodando un poco entre ser funcionales a la mierda y vivir de ella, y criticarla un poco a lo pequeño burgués.(facturas! que no masas!)El punto es que nosotros mismos somos partes de la solución. Si no fijate en Barbera, que me inspira, porque también sé de su acción y de la de muchos otros sin prensa. Vamos a tener que estar más atentos con nosotros mismos. Gracias por el recordatorio.
    20
  6. Ulises, como spre, excelente tu nota. Luna, una forista que alertó sobre algo que hace tpo vengo observando...que está pasando que no se ven figuras femeninas en taaaaaatas reuniones de estos 'muñecos'? raro no???? Que dejen de mentir-nos, de robar-nos, de estupidizar-nos, de matar-nos con sus engaños y fraudes...cinicos e hipócritas. En mi caso, ando ultimamente realizando esfuerzos realmente sobervios por no caerme de la CLASE MEDIA BAJA....y por favor ! cuanto cuesta mantener la honestidad y la dignidad en estas condiciones.....no te duermas Ulises.
    19
  7. Muy buena nota Uli.... Sólo falta agregar a aquellos que tambien hablan de pobreza en las mesas de la peatonal y sólo cuando un pibe se les acerca a pedir una moneda, mientras degluten con voracidad sanguchitos de palmitos y entonan su paladar con una buena corona..... O los diputados que discuten la pobreza al mismo tiempo que firman el aumento de sus dietas... Hipocresía, pura hipocresía maestro. Felicitaciones de nuevo, cada día me da màs orgullo estar entre sus amigos. Ale Rotta
    18
  8. La pobreza nos tapa, desde el área respectiva sólo se hace asistensialismo y se miente con las estadísticas pero para vos la ministra ruggieri es evita. Que farsa. Te declarás amigo de Torres, espero que a diferencia de el vos seas honesto.
    17
  9. Excelente nota Ulises¡¡¡ Lamento tener que pensar lo mismo que vos, acerca de mí. Me pareciera que fue una "linda reunión, ( fuí invitado pero no pude concurrir),para buscar culpables". Lamento estar pensando en que podría estar ayudando aquí y ahora a muchos niños que no tienen comida. No lamento no haber podido concurrir a este cónclave, donde se dijeron muchos argumentos de buenas intenciones; cuando el camino al infierno está plagado de justamente, buenas intenciones. Saludos Edgardo Palet DNI: 23184822
    16
  10. INDUDABLE Y ACEPTABLE TU NOTA ULISES. ME QUEDÓ MUCHO LO DE "OCUPARSE" ACÁ LA POBREZA NO SE ELIMINA PORQUE NO SE QUIERE, Y YA LO DIJE ANTES, LA PALABRA CLAVE ES "CONTRATOS" HABLANDO DE HACER, HUBIERAS HECHO QUE TE DAN GANAS DE IR AL BAÑO Y DEJÁS LA BOMBA PEGADA COMO UN CHICLE
    15
En Imágenes
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes