Rechazan la extracción compulsiva de sangre para identificar a hijos de desaparecidos

La Corte suprema avaló en cambio la obtención de material genético a partir de restos de igual valor probatorio conseguidos por otros medios, como por ejemplo cepillos de dientes, peines y ropa interior. Respaldó la validez del allanamiento de su vivienda y el posterior secuestro de prendas y objetos personales en busca de material genético para determinar su identidad.

La Corte Suprema de Justicia argentina se pronunció hoy en contra de la extracción compulsiva de sangre como prueba para determinar la filiación de dos supuestos hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar.

El máximo tribunal avaló en cambio la obtención de material genético a partir de restos de igual valor probatorio conseguidos por otros medios, como por ejemplo cepillos de dientes, peines y ropa interior que se puedan decomisar en allanamientos a los respectivos domicilios, informaron fuentes judiciales citadas.

La Corte revocó así la medida dispuesta por la Cámara Federal y la jueza federal María Servini de Cubría que ordenaba la extracción compulsiva de muestras de sangre de Emiliano Matías Prieto y Guillermo Gabriel Prieto.

Respaldó en tanto la validez del allanamiento de su vivienda y el posterior secuestro de prendas y objetos personales en busca de material genético para determinar su identidad.

Ambos figuran anotados como hijos del matrimonio integrado por el ex suboficial de la Marina Guillermo Antonio Prieto y Emma Elidia Gualtieri Rugnone, pero serían hijos biológicos de distintas madres desaparecidas durante la dictadura que gobernó entre 1976 y 1983 en Argentina.

En 2003, la Corte sostuvo que el Estado no puede obligar a la víctima, mayor de edad, a dar su sangre para conocer su verdadera identidad y utilizar ese dato para incriminar a sus supuestos apropiadores.

La cuestión volvió a plantearse cuando, a raíz de un informe del Banco Nacional de Datos Genéticos sobre la posibilidad de determinar el ADN por medios alternativos a la extracción de sangre, Servini de Cubría ordenó el allanamiento de Guillermo Gabriel Prieto, donde secuestró cepillos de cabello y de dientes.

Durante la última dictadura militar cientos de niños y bebés nacidos en centros clandestinos de detención fueron apropiados y privados de conocer su verdadera identidad.

La organización de derechos humanos Abuelas de Plaza de Mayo ha logrado hasta el momento localizar y restituir la identidad de 98 de estos niños que fueron apropiados durante el régimen militar.
Opiniones (0)
23 de septiembre de 2017 | 14:14
1
ERROR
23 de septiembre de 2017 | 14:14
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'